130769

16.05 

Segundo proceso de ablación de 2019, de "un donante multiorgánico que hace un año no lo teníamos"

Es lo que dijo el Dr. Diego Bassano, cirujano ablacionistade nuestra ciudad. "Fue un operativo que terminó hace unas horas, estuvimos todo el miércoles y toda la madrugada del jueves".

El equipo de Procuración de Órganos y Tejidos del Hospital Municipal "Dr. Héctor M. Cura", concretó en horas de la madrugada de este jueves el segundo proceso de donación del año.

En esta ocasión un paciente fallecido en el Hospital Municipal "Dr. Héctor M. Cura" permitirá que una persona de sexo masculino, de la provincia de Buenos Aires, en lista de espera del INCUCAI (Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante) pueda acceder a un trasplante hepático y de bazo. Asimismo, a partir de dicho proceso, dos personas tendrán la posibilidad de acceder a un trasplante renal.

El Dr. Diego Bassano, cirujano ablacionista y coordinador hospitalario de trasplante en el nosocomio local, explicó: "Fue un operativo que terminó hace unas horas, estuvimos todo el día de ayer (miércoles) y toda la madrugada de hoy (jueves) trabajando en lo que fue el segundo proceso de ablación de 2019. En esta oportunidad se trató de un donante multiorgánico, hace un año no lo teníamos".

Profesionales del Hospital Británico llegaron a Olavarría para coordinar el traslado de hígado y bazo, en tanto que personal del INCUCAI, trasladó los órganos renales.

Para la concreción de este operativo se contó además con la colaboración de personal de Defensa Civil, del cuerpo de Bomberos Voluntarios y del Aeródromo local, centro de operatoria para vuelos sanitarios y de ablación.

En nombre del Servicio Pr.O.Tej. (Procuración de Órganos y Tejidos) local, Bassano agradece "en primer lugar, el gesto solidario y altruista de la familia del donante. También al personal de la Unidad de Terapia Intensiva, Quirófano y servicio de Ambulancias de nuestro Hospital. A todos ellos muchísimas gracias".

Diego Bassano resalta permanentemente el rol de las familias: "ellos son quienes toman la decisión más noble que se puede tomar ante la pérdida de un ser querido. Es muy difícil poder trascender a ese momento y poder hacerlo con un gesto súper altruista que es esto de dar esperanza al milagro que otra persona pueda tener vida a través de los órganos del familiar fallecido. Es de una humanidad gigante".