130936

20.05 ECOLOGÍA

Otro revés judicial para Bayer por el glifosato

Dos jubilados de Estados Unidosle ganaron un juicio por cáncer producido supuestamente por RoundUp. La empresa deberá pagar más de 2.000 millones de dólares.

La tercera no fue la vencida para Bayer, que sigue perdiendo juicios relacionados con los productos supuestamente cancerígenos de su filial estadounidense Monsanto. La empresa apeló los dos primeros fallos y se espera que haga lo mismo con éste.

En este último caso, el jurado de la corte competente de Oakland, California, sentenció a la compañía alemana a pagar un total de más de 2.000 millones de dólares por daños y perjuicios a los dos demandantes, una pareja de jubilados. La mayor parte de esta suma corresponde a los llamados daños punitivos, para los que no existe un equivalente en la legislación alemana.

Alberta y Alva Pilliod habían iniciado la demanda aduciendo que el herbicida Roundup de Monsanto, que contiene el controvertido ingrediente activo glifosato, era responsable de sus enfermedades de cáncer.

Durante el juicio, que comenzó a finales de marzo, la Fiscalía había tratado repetidamente de convencer al jurado no sólo de que los productos de Monsanto causan cáncer sino también que se había intentado ocultar los riesgos mediante estudios manipulados.

Para Bayer, el caso es muy delicado ya que es la tercera condena en pocos meses y seguirán otras demandas. Según el gigante germano, la empresa se vio enfrentada ya a unos 13.400 pleitos en los Estados Unidos en relación con el herbicida Roundup.

Además de la suma mencionada, Monsanto deberá pagarle a la pareja otros 55 millones a modo de compensación por pérdidas económicas y perjuicio moral. "El jurado vio por sí mismo los documentos internos de la compañía que demostraban que, desde el primer día, Monsanto nunca tuvo interés en averiguar si Roundup era seguro", sostuvo el abogado de los demandantes Brent Wisner. "En lugar de invertir en ciencia sólida, invirtieron millones en atacar a la ciencia que amenazaba su agenda comercial", agregó.

Caída y decepción

Esta derrota en los tribunales causó que las acciones de Bayer cayeran un 2,55%, a 55 euros en Fráncfort el 14 de mayo, el día en que se conoció el fallo. Desde que el gigante alemán adquirió Monsanto en junio de 2018 perdió alrededor del 45 por ciento de su capitalización bursátil, lo que equivale a unos 63.000 millones de dólares.

En un comunicado, Bayer se mostró "decepcionada" por esa sentencia y adelantó que va a recurrirla, al argumentar que difiere con una reciente revisión de la Agencia de Protección Ambiental estadounidense sobre herbicidas a base de glifosato.

"El consenso entre los principales reguladores de salud en todo el mundo es que los productos a base de glifosato se pueden usar de manera segura y que el glifosato no es cancerígeno", sostuvo la compañía alemana.

El juicio comenzó a finales de marzo, justo después de que Mosanto fuera condenado a pagar 80 millones de dólares a un septuagenario con un linfoma no Hodgkin provocado por el uso de Roundup.

Una vez más, el jurado consideró que la empresa debería haber avisado de los posibles peligros de su producto estrella. En agosto de 2018, Monsanto fue condenada a pagar 289 millones de dólares a un jardinero afectado por el mismo tipo de cáncer, una cantidad que un juez redujo luego a 78 millones.

"A diferencia de los dos primeros juicios de Monsanto, donde los jueces limitaron severamente la cantidad de evidencia de los demandantes, finalmente se nos permitió mostrar a un jurado la enorme cantidad de evidencia que muestra la manipulación de la ciencia, los medios y las agencias reguladoras de Monsanto para mantener su propia agenda a pesar del daño severo del Roundup al reino animal y la humanidad", expresó el abogado Michael Miller, colega de Wisner.

Ocho años

A Alva y Alberta Pilliod la noticia de la enfermedad les llegó en 2011. A Alva, de 77 años, le diagnosticaron linfoma no Hodgkin (LNH) en los huesos, que luego se expandió a su columna vertebral y su pelvis. A su esposo Alberta, de 75, le encontraron un cáncer cerebral cuatro años después, en 2015. Si bien ambos están en la etapa de remisión, continúan en tratamiento tomando medicamentos por la quimioterapia.

En una conferencia de prensa tras la decisión de la Justicia, el matrimonio de San Francisco explicó la situación junto a su abogado y detalló que, en caso de que en el producto se hubiera advertido que podía ser cancerígeno, no lo hubieran utilizado en sus propiedades como lo hicieron por décadas.

"Nos hubiera gustado que Monsanto hubiera advertido en la etiqueta de la marca 'Peligro, puede causar cáncer'. Nosotros no lo hubiéramos usado, hubiéramos tenido una segunda opción. Las publicidades decían que era sumamente seguro, y eso pensamos", dijo Alva a los medios.

Polémica por las listas secretas

La empresa estadounidense Monsanto confeccionó controvertidas listas de críticos y adeptos no sólo en Francia, sino también en Alemania antes de ser adquirida por Bayer, según asumió el directivo de la compañía agroquímica germana, Matthias Berninger.

Según el director del departamento de Asuntos Públicos y Sotenibilidad de Bayer, es muy probable que estas polémicas listas existieran en toda la Unión Europea (UE), pues el contrato con la agencia de comunicación implicada se había extendido a toda Europa. La empresa anunció que encargará a un bufete de abogados externo la investigación de este tema.

En Francia se están llevando a cabo investigaciones preliminares contra el fabricante estadounidense de semillas y plaguicidas por la recolección ilegal de datos privados. Un fiscal de París abrió una investigación preliminar sobre el tema, reportado por Le Monde -uno de cuyos periodistas aparecía en el listado- y el canal France2. La denuncia apunta al responsable de "la recolección de datos personales por medio fraudulento, desleal e ilícito.

France2 afirma que recibió ficheros informáticos "confidenciales" con la firma de agencias de comunicación que trabajan para el grupo Monsanto.

En un primer documento que data de 2016, una cartografía con el logo de Monsanto y del gigante francés de la publicidad Publicis clasifica a los principales actores del debate sobre los pesticidas en Francia en función de su grado de influencia.

Una segunda agencia de comunicación, Fleishman Hillard "habría por su parte utilizado en 2016 otro archivo", que reúne en particular las direcciones privadas o los números de teléfono no publicados de 200 personalidades.

Estos últimos fueron "evaluados sobre varias temáticas, desde OGM pesticidas con notas de 0 a 5 en función de la credibilidad, influencia y el grado de apoyo a Monsanto", afirma el reportaje. En otro documento, una tabla apunta a 74 "objetivos prioritarios" divididos en cuatro grupos: los "aliados", los "potenciales aliados para reclutar", las personalidades "a educar" y aquellas "a vigilar".

Le Monde, Le Parisien y Radio France, tres grandes medios franceses cuyos periodistas figurarían en dichas listas, anunciaron que acudirán ante la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL), la agencia francesa de protección de datos. No descartaron presentar también yna denuncia ante la justicia.

Fuente:DIB