30.05.2019 ESTILO DE VIDA//

Azul, el "nombre" de la tranquilidad

Es el color de la lejanía, la fidelidad y la inmensidad, debido al mar y al cielo. A causa de la perspectiva y la ilusión de espacio lo percibimos como el más alejado de todos.

Esta cualidad lo ha vinculado a la fidelidad y a las personalidades serenas, ya que la temperatura con que se identifica es el frío.

El azul -uno de los colores primarios junto con el rojo y el amarillo- es el que produce la sensación de más profunda tranquilidad de entre todas las sensaciones que puede generar un color.

Entre sus atributos psicológicos, evoca una personalidad razonable. Y también la afectividad regulada. Excluyendo el resto de colores, el azul reflejará un hipercontrol de la personalidad.

Distintos experimentos han demostrado que contemplar prolongadamente el azul profundiza la respiración, y el pulso y la presión sanguínea descienden. Así, el significado objetivo-fisiológico general es la tranquilidad. Además transmite la sensación de paz y armonía infinitas, de estar en el lugar correspondiente de unión y protección.

Las diversas tonalidades de este color de la meditación y de la expansión espiritual otorgan significados diferentes. El color azul claro se refiere a la generosidad, la salud, la frescura y la mente; mientras el azul marino, al conocimiento, la integridad y el poder.

Culturas alrededor del mundo dotan a este color de diferentes significados, en los países orientales se colocan objetos azules para alejar a los malos espíritus; en China y Japón es el color de la fortuna, para los judíos representa la conexión con Dios y es el color más utilizado en las mezquitas islámicas, pues representa el cielo.

Del color del cielo

- Azul es un nombre femenino. De origen persa, significa "del color del cielo".

- También es el título de una canción del cantante mexicano de pop latino Cristian Castro, perteneciente al álbum homónimo, lanzado en 2001.

- En países como Alemania e Inglaterra "estar azul" (bleu/blue) quiere decir estar triste.

- La expresión "sangre azul" se deriva de la Edad Media: los privilegiados no trabajaban por lo que su piel era muy tersa y dejaba ver sus venas "azules" a diferencia de la piel curtida y mate de los siervos.

- Azul es la traducción al castellano del nombre que su pueblo originario, los aborígenes pampas, daban al arroyo Callvú Leovú, por las flores que crecían en sus riberas. Se trata, claro, de la vecina ciudad de las que nos separan apenas 45 kilómetros y que en 2007 fue declarada Ciudad Cervantina por la Unesco.

Artistas fascinados

En todas las épocas, los artistas se fascinaron por el azul, el color de los "opuestos absolutos". En la pintura, simbolizaba los valores más elevados, pues el azul ultramarino era la pintura más cara, fabricada con piedras semipreciosas de lapislázuli.

El genial Pablo Picasso vio el azul como el color de la distancia y la melancolía. Sin embargo, el pintor más famoso por su dominio del azul fue el francés Yves Klein, que vio el color azul como símbolo, más que como sustancia primordial del arte. Se inspiró en los frescos azules de Giotto en Asís.

El chakra de la garganta

El azul corresponde al chakra de la garganta, por lo tanto va a energetizar todos los órganos de esta zona. Es el primer color frío del espectro.

Su vibración es opuesta a la del rojo y por eso, el azul calma, refresca y evoca lo espiritual.

Es más sedante que el verde, visualizarlo y sentirlo va a producir calma, tranquilidad, paz y serenidad y va a abrir a la inspiración espiritual.

Cuando estemos estresados o con ansiedad sólo tenemos que observar el azul del cielo para sentir de cerca sus beneficios.

Cuando tengamos problemas de sueño, visualizar el azul nos va a ayudar a conciliarlo.

Por otra parte, este es el chakra de la comunicación. Cuando tengamos que hablar en público, llevar algo azul nos va ayudar a recuperar la confianza en el poder de nuestra palabra hablada.

El azul alivia la rigidez de cuello, el miedo a dejar llevarse por la corriente y a ser más flexible.