131446

02.06 | Información General SUPLEMENTO FINDE// Entrevista a Romina Gutiérrez

Combatir el "otro yo" y sentirse bien

En la era de la imagen, "el verse bien" es sinónimo del "sentirse bien". La apuesta a la visibilidad, de la vida y de los cuerpos en las redes sociales, es para Romina Gutiérrez un factor que incide en el autocuidado propio en el último tiempo. Como personal trainer y bikini fitness, reconoce que cada vez más hombres y mujeres se preocupan de lo estético y eso deriva en cuidar el físico y llevar una vida más saludable.

Yanela Alves

[email protected]

La nueva era de la imagen nos propone nuevos juegos virtuales y nos incita a mostrar, a exponer, a dejar cada vez menos en la esfera de lo privado. No hay parámetros ni esquemas para decir si eso es "bueno" o "malo" aunque algunos entienden que es "peligroso" o puede derivar en hechos no deseados. De todos modos, cada uno hace con sus redes lo que desea. Aunque lo cierto es que desde hace unos años, Facebook e Instagram se fortalecieron como los espacios para las imágenes de los viajes, los momentos en el trabajo o las situaciones cotidianas en familia pero también de rostros, cabelleras, ropa de moda, poses y cuerpos.

Figuras que se muestran como son, que pasan por algún "filtro" milagroso o que son fruto del trabajo y el cuidado. Una personal trainer de nuestra ciudad, Romina Gutiérrez asegura que desde hace unos años "a hombres y mujeres les interesa verse bien" y, con ello, hay prácticas, consumos y ejercicios que muchos comenzaron a adoptar y que ya han consolidado como su estilo de vida.

"Verse bien"

Romina Gutiérrez trabaja todos los días con alrededor de 20 mujeres que la contratan para que las acompañe en rutinas de gimnasia pero también las guíe y contenga en planes para bajar de peso o fortalecer los músculos.

En este tiempo, desde su trabajo personalizado, se dio cuenta que el bienestar corporal y emocional es un denominador común en adolescentes y adultos sin distinción de sexo y eso sí que es muy bueno.

Pero quizás uno de los motivos centrales sean las nuevas tecnologías y el afán por "mostrar": "las redes sociales son furor en todos los sentidos. El laboral o para buscar pareja. Muchas mujeres hacemos books, nos queremos ver sexys", explica. Al mismo tiempo aclara que el hombre es el que más se preocupa por "verse bien" en las fotos. Y hasta entiende que hay una cierta rivalidad en ambos sexos por ver quién se "está mejor" en lo físico, "a veces es un poco competitivo pero eso se ve afuera de lo que es el gimnasio, en cómo se visten por ejemplo, porque muchos van a la peluquería muy seguido, se hacen manicuría, etc". Lo cierto es que "hoy todo el mundo consume lo que tiene que ver con estética, es increíble cómo se ocupan del cuidado físico", explica.

Las rutinas

Buena alimentación, descanso, y ejercicio. Romina Gutiérrez hace 5 años que trabaja acompañando en la transformación de muchas personas que quieren un cambio en sus vidas. Ella reconoce que cuando estamos en meses cercanos a comenzar el verano "no doy abasto, todos enloquecemos". En este caso, hace un plan que incluye una rutina, alimentación, un seguimiento diario y control cada 15 días por medio de fotos que me mandan de sus perfiles".

Cada actividad que realiza se basa en la persona, si ya entrenaba, si tiene sobrepeso, etc. Lo que tienen todas las mujeres que acuden a ella es "conciencia en el bienestar" y reconoce que "en estos últimos años ha crecido muchísimo porque muchas personas van al límite y hasta llegan a asustarse y es ahí cuando recurren a una buena alimentación, hacer ejercicios, y eso se ve a diario en el parque con gente de todas las edades trotando, caminando, haciendo mucho deporte lo cual me pone feliz porque está bueno que la gente tome conciencia de que se debe hacer un 50% con la actividad y otro 50% con la alimentación para estar saludables".

Reconoce que "hoy en día, necesitamos calidad de vida" y más allá de lo estético, el "sentirse bien" y portar un cuerpo sano, "da seguridad".

Mi otro yo

Consumimos todo el tiempo productos, elementos, servicios para lograr el bienestar, y también alimentos. El desafío está en luchar con uno mismo, que no gane "mi otro yo", la mente que a veces nos invita a consumir lo que nos hace mal o realizar actividades que nos llevan al mundo sedentario, que ese es nuestro peor enemigo. "Tengo chicas con sobrepeso a las que les hablo mucho, sé lo que se siente y les digo que cada una de ellas son mi objetivos, a mí que me encantan los objetivos y metas, trato de estar y acompañarlas".

Lo importante para Romina Gutiérrez es reconocer que cada una de ellas "tiene historias diferentes y siempre les digo que si me hacen caso conseguirán lo que quieren y más también".

De hecho cuenta con gente que está a su lado desde hace varios años, y "lo valoro porque es gente que a veces le cuesta pagarme pero le digo que no dejen porque todo lo que hacemos si no siguen, lo pierden por no tener seguimiento.

Más allá del conocimiento sobre los ejercicios, "trato de que aprendan, les quede y no dependan de mí, pero muchas buscan ayuda y que estés cerca". Y vuelve a repetir que mediante sus planes "no busco que se vean bien sino que se sientan bien, seguras de sí mismas, que no tengan miedo de salir a la calle, que se quieran muchas ven a la competencia en el espejo y yo estoy para ayudar".