131578

05.06 | Policiales Tandil

Falleció un jugador de Grupo Universitario que recibió un disparo accidental

Este martes por la noche falleció Maximiliano Corrado. El joven había recibido un disparo accidental en la cabeza mientras se encontraba con su padre y un amigo en cercanías al arroyo Chapaleofú. Estaba internado en terapia intensiva del Hospital Municipal de Tandil.

Falleció este martes por la noche el joven de 28 años que había ingresado por la tarde al Hospital Municipal "Ramón Santamarina" de Tandil con una grave herida en la cabeza que recibió al dispararse de manera accidental un arma mientras cazaba en un campo cercano a Gardey.

La víctima fue identificada como Maximiliano Nicolás Corrado (28), un jugador de Grupo Universitario reconocido en el ambiente futbolístico tandilense.

De acuerdo a la información enviada por el Comando de Prevención Rural (CPR), el hecho ocurrió este martes temprano por la tarde a la vera del arroyo Chapaleofú, a la altura del kilómetro 192 de la Ruta Nacional 226 cuando Corrado se encontraba cazando junto a su padre y un amigo.

Por causas que se intentarán establecer, el arma de fuego que trasportaba, una carabina calibre 22, se disparó y un proyectil le impactó en el cráneo.

De inmediato arribaron al lugar efectivos del Destacamento de Policía de Gardey, del CPR, y de la Delegación de la Policía Científica, que realizaron las diligencias correspondientes en busca de elementos de prueba en la escena del hecho.

En tanto, una ambulancia del SAME trasladó al joven herido al Hospital Municipal "Ramón Santamarina", donde fue atendido de urgencia.

Según pudo averiguar, horas más tarde el paciente ingresó al quirófano donde fue intervenido para la extracción de la munición, y quedó internado en el área de cuidados intensivos en estado crítico, hasta que cerca de las 23 horas se produjo su deceso.

En principio, por el hecho se habían iniciado actuaciones penales bajo la carátula "Lesiones por accidente", con intervención de la UFI 3, a cargo del doctor Luis Piotti, lo que claramente la instrucción sería recaratulada al confirmarse el deceso.

En el Hospital

Horas posteriores a su ingreso, en la puerta de la guardia del centro asistencial público, los familiares y amigos montaron una vigilia para seguir de cerca el estado de salud del joven, a la que también se sumaron sus compañeros de Grupo Universitario, dirigentes del club y cuerpo técnico.

Allí, la espera se extendió durante varias horas hasta que finalmente se conoció el triste desenlace, que causó gran conmoción en el ambiente futbolístico local. (El Eco)