131961

14.06 | Información General Referente de la Asociación de Profesionales de la Salud participó de la reunión de la Mesa de Emergencias

Capriata incentiva para que el Municipio actúe más rápido en las ayudas

La semana pasada, un grupo representativo de referentes barriales y titulares de comedores y merenderos solicitó la "emergencia alimentaria" en Olavarría. Ahora se encara un relevamiento exhaustivo para tratar de ampliar la ayuda a las familias más complicadas. 


La semana pasada, referentes barriales volvieron a participar de una reunión debido a la delicada situación económica que atraviesan varias familias en distintos puntos de la ciudad y emitieron un duro documento, donde instaron al Municipio a declarar la "emergencia alimentaria" en el Partido de Olavarría. En ese contexto, de la reunión de la Mesa de Emergencias participaron también referentes del sistema público de salud, como las doctoras Silvia de la Torre y Alejandra Capriata.

Sobre su intervención en la reunión, la doctora Capriata precisó a EL POPULAR que "la invitaron a Silvia (de la Torre) porque conoce a muchos de los que participan en esa mesa de emergencia alimentaria y ella me invita porque, obviamente, la cuestión alimentaria en los niños es básica y en momentos de crisis empieza a ser un problema importante".

La profesional explicó que "fuimos más que nada para escuchar, para ver en qué podemos colaborar. Somos dos personas que siempre estamos atentas a las circunstancias de los pacientes que pasan por delante nuestro y estamos viendo de un tiempo a esta parte que, por los problemas económicos que tenemos, la pasan muy mal".

Ante la crisis económica, "no solamente se agudiza todo en el invierno por el tema del frío sino que también empiezan a aparecer cuestiones de que no se llega con la comida y cuando hay 2 o 3 chicos el tema de la comida se hace cuesta arriba: no te calentás bien, no te alimentás bien y empiezan a aparecer los problemas".

Desde ese punto de vista, "la idea nuestra fue acercarnos y escuchar. Están muy organizados, tienen representantes en muchos barrios. Así que conocen bien la gente de su barrio, saben cuáles son las familias que están al borde y con esta situación no tienen oportunidad de reaccionar".

Capriata reconoció que "el Municipio ayuda a algunas familias con la tarjeta de alimentación, que es de 500 pesos, pero si vas al supermercado con 500 pesos no llegás ni al día 10. Estaba en 250 pesos y lograron llevarla a 500 pesos pero la idea es que la sigan aumentando porque a la gente que realmente la necesita y la tiene no le va a alcanzar con eso".

RELEVAMIENTO

Otra cuestión es colaborar con los referentes barriales, "asesorarlos y acompañarlos en todo lo que sea. La idea es confirmar cuántas familias tienen, esas familias cuántos chicos tienen y cuántos adultos grandes tienen; problemas de calefacción; abrigo; las cosas esenciales y básicas", refirió sobre los próximos pasos.

Como contrapartida, "ver la posibilidad también de charlar con gente del Municipio para que puedan reaccionar a tiempo. Entiendo que es un año electoral, que lamentablemente se pueden utilizar estos momentos para cuestiones políticas pero hay que poder superar esa visión y si tenemos que salir a los barrios donde esto está sucediendo, hagamos eso porque creemos que es un Municipio que tiene recursos pero tiene que poder mover más rápido porque el invierno es ahora, los niños y los bebés se enferman ahora y se tiene hambre ahora", sentenció la médica.

"Ya sabemos que hay familias asistidas con el Municipio, con una pobreza que es más estructural, de muchos años, que se la está asistiendo, ya sea con la bolsa de comida, con la tarjeta y desde distintos lugares de Desarrollo Social" pero "si a nosotros nos impactan los aumentos de tarifas y lo que ha aumentado la comida en este último año, entre las familias con más necesidades se empieza a bajar la calidad de lo que se compra. Por ahí se consigue una leche a 5 pesos pero no tiene la calidad que tiene que tener porque un chico tiene que tomar leche entera".

Como consecuencia de las restricciones, "no digo que ahora haya problemas graves de salud pero van a aparecer. Si en pleno invierno te alimentás mal y te abrigás mal, va a ser un combo difícil para la salud, sobre todo de los chicos y los más ancianos".

De esa manera, "nos vamos a tomar una semana o 10 días para hacer el relevamiento, también se propuso hacer una colecta y en el momento uno trata de responder y ayudar pero acá tiene que venir una ayuda más desde el Estado. Vamos a tratar de acercarnos una vez que tengamos los datos para sentarnos con la gente responsable del Municipio y decirles lo que está pasando".

Alejandra Capriata consideró que "no podemos quedarnos con la afirmación de que 'no hay hambre, hay más necesidades'. Vamos a ir caso por caso si es necesario con Silvia; vamos a chequear esto y lo vamos a corroborar. Si nuestra palabra ayuda en la confianza para que responda el Municipio, ahí estaremos; creo que forma parte de nuestra tarea", estableció.

Leé la nota completa acá