132719

02.07 | Información General 

Científico argentino ganó el "Oscar Verde" por liderar la protección del águila coronada

El investigador del CONICET José Hernán Sarasola recibió el premio Whitley Award de la mano de la princesa Ana en Londres, por sus aportes a la conservación del águila del Chaco

José Sarasola acababa de graduarse como licenciado en Reaprovechamiento de Recursos Naturales cuando, paseando por un campo de La Pampa, tuvo un encuentro inesperado que le cambió la vida.

En la entrada de uno de los tantos campos pampeanos, José divisó un ave estaqueada entre los alambres y maderas de una tranquera. Se acercó y observó el cuerpo sin vida de una especie que no conocía: el águila coronada o también llamada águila del Chaco.

Ese animal muerto le haría desarrollar una vocación por el conservacionismo de esa especie y otras tantas del centro y norte argentino que ya lleva 25 años y le permitió hace pocas semanas recibir el "Óscar Verde del conservacionismo", el Premio Whitley Award 2019 de la mano de la princesa Ana en Londres, hija de la reina Isabel II.

"Mi interés por las aves rapaces nace en 1997. Comencé a trabajar con ellas después de mi graduación y luego en particular con el águila de Chaco, una especie que habita los lugares áridos o semi-áridos de América del Sur y que particularmente no estaba registrada como especie en La Pampa", explicó a Infobae el doctor Sarasola, investigador del CONICET, que luego de su paso por la universidad viajó a España y se doctoró en Biología en la Universidad de Sevilla.

Esa imagen del águila coronada abatida y puesta en una tranquera lo cambió. "Había sido colocada allí a propósito porque en la gente de campo existe la creencia que el exponer de esta forma a los animales abatidos hace que otros se mantengan alejados", precisó Sarasola y no solamente refiriéndose a las águilas, sino también apuntando a los zorros y pumas como amenazas al ganado y animales de campo de los vaqueanos.

Sarasola se propuso identificar cuál era la situación de esta especie y halló que el águila del Chaco estaba en problemas: era una especie en extinción y además de la caza furtiva estaba amenaza por erróneas creencias de los hombres de campo, las electrocutaciones por los postes de luz no cubiertos y también por los tanques de almacenamiento de agua sin protección o rampas de escape.

"Estos factores combinados son los responsables de la muerte del 70% de los jóvenes aguiluchos que estudiamos los últimos años. Estimamos que mueren alrededor de 300.000 aves por año", precisó Sarasola.

"Nuestra pelea contra la extinción de las especies y pérdida de hábitats parece ser muchas veces una tarea imposible. Pero uniendo entre todos cada esfuerzo individual, estoy seguro que estoy seguro que podremos resolver esta crisis mundial medioambiental que estamos viviendo", afirmó Sarasola durante la premiación en Londres.

Y agregó: "La educación y el compromiso de sus habitantes y particularmente de los más chicos es la llave en todas las propuestas de conservacionismo ambiental. Las nuevas generaciones representan el futuro y también representan el futuro de la naturaleza que queremos preservar".

Fuente: Infobae.com