22.07.2019 AMORES PERROS

¿Cómo proteger a tu mascota del frío?

Muchos afirman que los animales no necesitan abrigo porque en la naturaleza enfrentan las inclemencias del invierno gracias a su pelaje y condiciones naturales. Sin embargo, las mascotas sí pasan frío, y debemos cuidar especialmente a los animales domésticos enfermos, cachorros o ancianos.

Hasta ahora el invierno nos ha dado altos y bajos de temperaturas, pero sin duda las mañanas se han vuelto más frías, al igual que las noches. Por eso debemos considerar que, aunque algunos días hay sol, el frío puede llegar a afectar a nuestras mascotas.

No todos tienen pelaje para el frío

Si bien los animales cuentan con protección natural (pelaje y grasa), a veces no es suficiente. Hay que considerar que el frío no afecta de igual manera a todos, por ejemplo, los perros de razas nórdicas tienen una gruesa capa de grasa y un pelaje bien tupido, pero los de pelo corto y pequeños de tamaño sufren con mayor intensidad, como por ejemplo los perros "salchicha".

Edad y estado de salud

Al igual que los humanos, en los perros y gatos ancianos es muy común que sufran de problemas articulares, como la artrosis a nivel lumbar, patologías que siempre empeoran con el frío intenso. Es importante abrigarlos cuando están en la calle o salen al patio.

También los animales enfermos y los cachorros son más sensibles al frío, por eso es importante protegerlos, ya que su sistema inmunológico no está suficientemente preparado. Es importante chequear que estén las vacunas al día y estar atentos a síntomas como decaimiento, congestión o falta de apetito.

Alimentación adecuada

La nutrición debe ser balanceada siempre. Si tu mascota vive en el patio, tené en cuenta que suelen comer un poco más en invierno para generar calor.

Paseos y ropa

No suspender los paseos diarios, pero hacerlos a horas de menos frío y cubiertos con chalecos. Para buscar ropa que los proteja del frío, se debe considerar el tamaño de nuestra mascota para que la prenda no les incomode en su rutina diaria.

Hay que tener presente que no deben llevar ropa puesta en el interior de la casa, es como nosotros, nos abrigamos para salir.

Cambios de temperatura y humedad

Se deben evitar los cambios bruscos de temperatura. Es aconsejable que el perro o gato no esté demasiado cerca de un foco de calor, y que no salga a la calle en horas de máximo frío.

Si las mascotas duermen en el exterior, asegurarse que no estén mojados y que sea un espacio cubierto. La humedad es uno de los peores enemigos de las mascotas por lo que si tu perro o gato se moja con la lluvia, debes secarla rápidamente.