136832

20.10 | Columnistas ESCENARIO POLITICO

La muerte de las encuestas y el retorno de los actos masivos en el embalaje final hasta las elecciones

Los formatos de campaña atrasan cincuenta años. La calle sustituyó a las redes y aquellos oráculos de las encuestas están hoy cerca de la defunción. Valicenti logró juntar a casi todo el peronismo pero no se sabe aún si esto servirá para ganarle a Galli. Los municipios contra los punteros en el tratamiento de la pobreza. 

Cacho Fernández
 La campaña entró en un tramo algo raro. Efectivamente, en un mundo mediático y atravesado por las redes, las convocatorias se trasladaron a la calle o a los amplios espacios, con el desafío algo riesgoso de tener que llenarlos.


Se dejó de lado en muchos lugares el cuerpo a cuerpo para ir directamente al acto con formato tradicional. Algunos hablan apuntando a su público y la gente que lo rodea mostrando su adhesión.

Detrás quedaron los 360, las visitas sorpresa a una casa de familia o a un medio de comunicación cualquiera. Los candidatos en general se dieron cuenta que habían perdido esa iniciativa anterior y retornaron al efectismo de mostrar mucha gente convocada.

En los '80 y los '90, los espacios políticos competían con el número porque eso era el mayor indicador del resultado de la elección.

La nota completa en la edición de diario EL POPULAR