137711

12.11 Miguel Ortega, de ARBO

"Con la salida de Evo, retrocedemos 20 años"

El dirigente analizó que los recursos naturales bolivianos -el gas y la mayor reserva de litio del mundo-, que el hasta ayer Presidente nacionalizó, son los motivos por los que "la derecha impulsó este golpe de Estado".

"Con la salida de Evo, retrocedemos 20 años", aseguró Miguel Ortega, mientras Bolivia marchaba a la deriva tras la dimisión del mandatario que ha dirigido los destinos de aquel país desde 2006. "Claro que estamos convencidos de que fue un golpe de Estado", afirmó después, entre sentimientos encontrados que mezclan sorpresa, tristeza y congoja, pero también "la impotencia por las cosas que pasaron, de no poder estar allá, para defender lo que para mí, para nosotros, fue un gobierno dignísimo, creo que el mejor de la historia democrática boliviana".

"La situación es grave", así lo consideró Jiménez Arias desde Bolivia a "Mejor de Mañana"

Aunque nació aquí, Miguel Ortega (43 años) es el referente de la Asociación de Residentes Bolivianos en Olavarría (ARBO), según sus propias palabras, "el presidente interino" luego de que el primero de la lista de la última comisión surgida en elecciones, Zenón Centellas, diera un paso al costado. Periódicamente regresa al país en el que nacieron sus padres -llegaron a Olavarría en 1975-, y del que es originaria su esposa. "Si podemos, cada año, especialmente para los carnavales", una fiesta cara al sentimiento boliviano, generando ocasiones para "observar los cambios que han sucedido" en aquella región.

  • Ahora, el escenario de Bolivia es complicado a partir de las elecciones generales que dieron un nuevo triunfo a Evo Morales, un resultado que fue cuestionado por organismos internacionales con acusaciones de fraude. En medio de esta situación, la policía desafía a la autoridad central en varias regiones, incluyendo La Paz, declarando un cese de actividades al tiempo que el ejército se mantiene primero al margen, pero luego en forma indirecta le retira el apoyo a Morales. La escalada determinó, el domingo último, la renuncia de la dupla presidencial, enfrentamientos y saqueos y una crisis institucional que todavía se mantiene.

Desde aquí, Ortega reivindica "totalmente" las sucesivas gestiones de Evo Morales. Y cuando se le consulta cuáles son las mejoras que introdujo, asegura que "lo primero que se ve cuando nosotros cruzamos la frontera son las carreteras, el tema de que se hayan asfaltado y haya carreteras para todos los departamentos. O los aeropuertos de primer nivel, con los que (ahora) que tenemos la posibilidad de llegar a los departamentos más alejados".

Más allá de la infraestructura, "en lo social, Evo ha incluido a las clases sociales mas bajas, ha cambiado el nombre de Estado por Estado Plurinacional (con todo lo que eso conlleva), y que significa mucho para nosotros que dependemos de los pueblos originarios, que llevamos muchas costumbres y sobre todo, su lengua". De allí, explicó, "que como segunda bandera, en cada presentación de Evo, se usa la Wiphala" y que "nuestra cultura está representada como parte activa en las decisiones del gobierno".

"Las bases de Evo son las campesinas y las de los pueblos originarios, son las clases más beneficiadas" por el modelo que imperó en Bolivia desde 2006, antes "relegadas con los gobiernos de otro signo político". Es que, asumió Ortega, "fue la redistribución de los ingresos lo que persiguió el gobierno de Evo nacionalizando los recursos naturales: obtener ingresos para repartir y darle a los que menos tienen" ya que "los gobiernos anteriores se olvidaban de los más pobres".

De alguna manera y a su entender, esas medidas redujeron la sangría de nativos hacia los países de la región, donde buscaban un mejor destino. "Claro que fue paulatino, pero sí, seguro, yo nunca había visto como en estos últimos años, tanto boliviano de turista por Argentina. Es que al cambio, el valor de la moneda boliviana es muy superior al de la argentina, entonces, les conviene y vienen a hacer turismo. Y eso tiene mucho que ver con las políticas de Evo, de mantener la moneda fuerte, de incentivar el consumo".

Después, valoró que los principales recursos naturales del país son "el gas y lo que hoy se llama el oro blanco, que es el litio, con la reserva más grande del mundo", explicó, en referencia a las 21 millones de toneladas de litio disponibles en el Salar de Uyuni, esto es el 60% de ese metal en el planeta. Y lo relacionó directamente con la motivación "de la derecha para tratar de quedarse con estos recursos".

"Yo creo que el gran pecado de Evo, viéndolo desde el lugar de los opositores, fue la nacionalización de los recursos naturales. Esto en algún momento se paga. Y lo último que pesó fue el darle a Alemania y a China la explotación del litio: eso no es gratis. Así llegamos a esta incertidumbre, a que la única salida que quedó para evitar mayor derramamiento de sangre, fue la salida de Evo en esos términos, ¿no? Claramente, un golpe de Estado", precisó.

Sobre el final, destacó que "creo que la mayoría era consciente de que hubo cambios (positivos) y que Bolivia pasó de ser el país más pobre de la región a tener parámetros y signos económicos similares al promedio de la región". Sin embargo, "hoy se retrocede; con la salida de Evo, retrocedemos 20 años".

En Olavarría, sin números precisos ni censos, se estima que se encuentran radicados unos mil bolivianos entre nativos y descendientes. En tanto, a nivel país los bolivianos constituyen la segunda comunidad numéricamente hablando, detrás de la que nuclea a los paraguayos.