08.12.2019 | Columnistas 

Las pruebas PISA o la educación como una herramienta de transformación

Cada vez que se conocen los resultados de las pruebas PISA, las opiniones públicas alzan condenas sin analizar el espíritu de las evaluaciones ni el contexto. Verónica Danelli y María Elisa Risé, educadoras y responsables sindicales en Suteba y Claudia Lajud, antropóloga y docente, analizan las evaluaciones estandarizadas y globales. Y piensan una educación para todos donde las PISA no influyen más que para descalificar a la escuela pública. Y manipular la educación como una mercancía 

Silvana Melo [email protected]

En el final de un gobierno que deja al país con un 40,8% de pobreza, los resultados de las pruebas PISA asoman desde la globalidad para decir que más de la mitad de los alumnos de 15 años no comprende lo que lee y siete de cada diez no puede resolver un cálculo sencillo. Cuando la educación será la herramienta fundamental para no volver sobre sistemas que dejen en el camino a amplios sectores de la población, habrá que poner en discusión estos mecanismos de medición globalizados y estandarizados pero, fundamentalmente, las decisiones de estado que asignen recursos destinados a políticas públicas transformadoras. Y no a evaluaciones que no conducen a una educación que sea herramienta para la construcción de un país mejor. Para las PISA, Chile está en el tope regional y Argentina quedó apenas por sobre Panamá y República Dominicana. En el contexto actual latinoamericano, parece haber un mecanismo que funciona caprichosamente en la prueba y que hoy queda desnudo de toda desnudez.

La nota completa en la edición impresa de diario EL POPULAR