139754

05.01 | Información General 

Se inauguró el Monumento al Cura Brochero en instalaciones del Reloj Cucú

Entre las diferentes actividades que se desarrollaron en la tarde sabatina, hubo desfiles, presencia de artesanos y varios espectáculos artísticos, quienes le pusieron el broche de oro a la inauguración.

Con una gran variedad de actividades y propuestas, quedó inaugurado oficialmente el Monumento al Cura Brochero en instalaciones del Reloj Cucú, el cual está ubicado en la intersección de las avenidas Pringles y Pueyrredón. La jornada se desarrolló ayer por la tarde con la organización del Grupo Amigos del Cucú.

Una tarde especial sorprendió a barrios cercanos como Villa Floresta, San Vicente y 10 de Junio, luego de la inauguración que se llevó a cabo sobre el Reloj Cucú de un monumento. Dicho reloj está ubicado en Pueyrredón y Del Valle desde abril del año 2011, el cual responde a una réplica del original existente en la localidad de Villa Carlos Paz -provincia de Córdoba- y en donde ayer se realizó la fiesta.

Se trató de la inauguración de un Monumento al Cura Brochero y su mula y un cartel con la consigna "Yo amo a Olavarría", quien también tuvo su presentación formal con nuevas luces led. Todo fue organizado por el Grupo de Amigos del Cucú, integrado por Juan Santucchi, Víctor Espil, Mario Laporte y Claudio Filardo, quienes se encuentran trabajando desde hace un año en las tareas de restauración del lugar.

Llegando al punto de encuentro se notó que algo "diferente" estaba sucediendo en el lugar, no sólo por el corte del tránsito de determinadas calles sino también por la presencia de stands de artesanos a lo largo de la avenida Pringles entre las calles Buchardo y Cortés, conformando una especie de feria. Al mismo tiempo fueron muchos los vecinos que movieron sus sillas hacia las veredas a la espera del comienzo de la programación.

El inicio formal de las actividades fue pasadas las 19, con la conducción del locutor Cristian Di Pino y con Claudio Filardo abriendo la jornada con las primeras palabras. "Acá hay un trabajo de un año intenso", señaló uno de los que cumplieron labores para que el monumento llegue a su estado actual.

Después llegó el momento del descubrimiento del Monumento al Cura Brochero y su mula y la posterior bendición por parte del obispo Hugo Manuel Salaberry. Vale aclarar que la obra fue llevada a cabo por Roberto Gancedo, quien estuvo presente durante la inauguración.

Tras descubrir dicho monumento se presentó el grupo Coro a Viva Voz, quien deslumbró a los presentes con su canto sobre fragmentos de "La Misa Gaucha", justo en el momento que salió Cucú para anunciar las 20 horas. Sin dudas, el momento más divertido de esta fiesta llevada a cabo sobre avenida Pringles.

El padre Marcos Picaroni, quien luego de la celebración se trasladó a San Cayetano para dar su misa de todos los sábados, no se quiso perder la fiesta y cantó su tema en conmemoración al Cura Brochero. La presentación de Picaroni le dio el puntapié inicial al descubrimiento de la placa de la obra, la cual marca la fecha, entre otros datos de la misma.

Antes de iniciar la programación sobre el escenario montado especialmente para la ocasión, se realizó el desfile sobre la avenida Pringles. En el mismo participaron agrupaciones de Gauchos Peregrinos a caballo, Fiat 600, los grupos de ciclistas Rodada Gourmet y Peregrinos en Dos Ruedas, Jeeps, Autos Antiguos y Motos Solidarias, la Agrupación Bomberos Voluntarios y la Guarnición Ejército Olavarría, entre otros.

El cierre de la fiesta estuvo a cargo de varias presentaciones artísticas realizadas sobre el escenario. Durante las mismas actuó la Agrupación de Danzas El Fulgor y cantaron los músicos Rubén Filipuzzi y Daniel Ottino. También se presentó el Ballet Folklórico Municipal y se cerró con un baile popular que convocó a todos los vecinos de la zona.

Durante el acto, integrantes del grupo Amigos del Cucú le entregaron una llave a Julio Ferraro, titular de Obras Públicas municipal, en agradecimiento por toda la colaboración brindada desde el Estado Municipal durante estos años de trabajo.

Vale aclarar que el Cucú cuenta con dos relojes que dan la hora y en sus cuatro paredes tiene pinturas con distintos motivos -un Puente Colgante, la Galera de los Hermanos Emiliozzi, la flor nacional del ceibo y un mapa de la provincia de Córdoba-, junto a una veleta en su cúpula.