139821

07.01 | Política 

Ley Fiscal: Kicillof aplica cambios en Inmobiliario y le tira la pelota a Cambiemos

El gobierno bonaerense entregó a Juntos por el Cambio una nueva propuesta fiscal que incorpora algunos de los cambios exigidos por la oposición e introdujo una modificación en la escala del impuesto inmobiliario, que mantendrá una suba del 75%, aunque alcanzará a menos propiedades. 

El texto, que aún no ingresó a la Legislatura, fue entregado a los representantes de Juntos por el Cambio, durante un encuentro que encabezó la vicegobernadora Verónica Magario. La oposición, que más temprano había presentado un pliego con nueve puntos que incluía un tope máximo del 55% de aumento para el Inmobiliario, se encontraba reunida esta noche para analizar la letra fina del proyecto.

Según se indicó, la propuesta duplica el valor fiscal de las partidas alcanzadas por el aumento del 75%, alcanzando a menos propiedades. "Esto significa que podríamos estar hablando de propiedades que están por arriba de los 300 mil dólares en su valor real", señaló Magario tras el encuentro con representantes de la oposición.

"De esta manera cedemos en parte la recaudación. Con esto podemos llevar adelante lo más importante que nos está planteando nuestro gobernador que es trabajar en las escuelas, hospitales, en combatir el hambre y fundamentalmente trabajar en post del crecimiento y la producción de esta provincia que así lo necesita", afirmó la vice bonaerense.

Fuentes del Ejecutivo adelantaron que no se moverán del 75%, aunque alcance a menos partidas, ya que para Kicillof el corazón de la propuesta debe mantener la "progresividad", y ello implica impactar con un mayor aumento a las propiedades de mayor valor.

Además, en el texto modificado se dio marcha atrás con el incremento de Ingresos Brutos a la producción nacional de medicamentos y a la tasa al acopio de granos en los puertos provinciales. Tampoco figurará el cambio en Patentes, que disponía que el 20% del cobro de los modelos 2009 quedara para la Provincia en lugar de ser destinada por completo a las comunas.

Magario también explicó que en la nueva propuesta fiscal los clubes de barrio quedan eximidos del gravamen inmobiliario, que habrá mejoras para profesionales y que se elevan los montos imponibles de la facturación de las pymes rurales e industriales. También adelantó que se definió que los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo "no paguen impuestos en la provincia de Buenos Aires"

Negociaciones

El Gobierno aspira a ingresar la nueva iniciativa a Diputados este martes. El objetivo de máxima es que el proyecto tenga un trámite rápido en ambas cámaras, pero eso dependerá de la postura que adopte Juntos por el Cambio.

Legisladores e intendentes de esa fuerza mantuvieron contactos tras la reunión con el oficialismo, y por estas horas analizaban sus alcances y la postura a adoptar.

Antes de la reunión, dieron a conocer un "pliego" de nueve puntos para modificar, entre los que figura una escala de entre el 10% y el 55% de aumento para el Inmobiliario, en consonancia con la inflación de 2019.

En caso de no haber acuerdos, una de las posibilidades que evalúa el Gobierno es enviar la última versión de la ley para dar lugar al debate parlamentario. El proyecto se aprobaría en Diputados, pero luego podría modificarse en el Senado. "Cambiemos deberá explicar de dónde conseguir los fondos que se pierdan con el achatamiento de la escala del Inmobiliario", advirtieron.

Reunión y ayuda

El presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof repasaron este lunes las alternativas de las negociaciones por la Ley Impositiva, durante un encuentro mantenido en la Casa Rosada.

La reunión ocurrió luego de que el Presidente recibiera al intendente de Lanús, Néstor Grindetti, uno de los negociadores de Juntos por el Cambio en el debate por la Ley Fiscal. Ambos encuentros fueron leídos como una intervención de Fernández para ayudar a Kicillof a destrabar las resistencias opositoras a su proyecto.

En tanto, trascendió que Fernández mantuvo contactos con el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, quien junto a Emilio Monzó mantiene un bloque de cuatro diputados separados de Juntos por el Cambio. Tras los llamados, el histórico jefe comunal envió señales positivas en favor de la aprobación de la ley.