140116

15.01 | Policiales En una casa de Pinamar

Un policía de Tandil robó 70 pesos, lo detuvieron y fue desafectado

El agente de la División de Caballería local se encontraba en la ciudad balnearia afectado al Operativo Sol. Ingresó en una vivienda y fue sorprendido por su dueño, quien logró retenerlo y entregarlo a la policía. Tras ser aprehendido, Asuntos Internos lo desafectó de forma inmediata.

Carlos Vásquez vive en Pinamar y el domingo padeció una situación inusual y preocupante. Cuando regresó de trabajar en la panadería que posee, cerca de las 10 de la mañana, encontró a un intruso en el interior de su casa -identificado como Ezequiel Eduardo Spinato- que había ingresado con fines de robo al domicilio de Medusas 1757, en el que dormían sus cuatro hijos menores de edad.

Spinato era agente de 24 años de la División Caballería de Tandil, que estaba afectado al Operativo Sol en la ciudad balnearia, quien sólo alcanzó a agarrar 70 pesos que el morador tenía en la cocina antes de ser sorprendido. El joven se encontraba desarmado y de civil en el momento de cometer el ilícito.

Lo tironeó de una pierna para bajarlo mientras el joven gritaba: "¡Soy policía!"

La denuncia fue radicada en la Estación de Policía Comunal 1 de Pinamar y se abrió una causa por "Robo en grado de tentativa".  Fuentes policiales confirmaron que tras su detención, el joven fue desafectado del servicio por Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad provincial.

El hecho es investigado por la fiscal Verónica Zamboni, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial Dolores.

La secuencia delictiva

"Me fui a las 6 a hacer las cosas de la panadería y cuando volví, al abrir la puerta, vi una sombra en el fondo del pasillo, pero pensé que era uno de mis hijos. Al verificar que estaban todos durmiendo en sus habitaciones, me di cuenta y vi al tipo saliendo de la cocina hacia el patio", relató.

Al verse descubierto, el ladrón intentó saltar el paredón para recalar en la casa del vecino, pero el damnificado lo tironeó de una pierna para bajarlo mientras el joven gritaba: "¡Soy policía!".

Vásquez se dirigió al interior de su hogar a buscar el celular para alertar al 911 y en ese breve intervalo, el intruso logró saltar a la casa de al lado. Inmediatamente salió de su propiedad para detenerlo antes de que pudiera escapar y así fue como, con ayuda de su vecino, logró retener a Spinato hasta que se hicieron presentes en el lugar las fuerzas policiales que lo aprehendieron.

"Llega la policía, lo detiene y le pregunta cómo había llegado ahí y dice que no sabía, no tenía documentación, arma, nada", refirió.

Fuente: ElEco.com.ar