23.01 | Información General 

Tandil: un hombre falleció al ser aplastado por el cuatriciclo que conducía

Era mecánico y estaba probando el rodado. Procuran establecer las causales del accidente fatal. Vecinos consternados se quejaron por la alta velocidad que los vehículos alcanzan en la cuadra. 

El trágico accidente sucedió ayer por la tarde en Sol de Mayo al 600, entre Mosconi y Saenz Peña, cuando Lucas Sebastián Marcos, un mecánico de 35 años, salió a probar un cuatriciclo marca Dinamyc, 200 cc, que estaba reparando y terminó siendo aplastado por el mismo.

Si bien las causas del hecho deberán ser establecidas, los frentistas mencionaron distintas posibles hipótesis. Por un lado, que el acelerador se habría trabado levantando una velocidad muy alta, que al detenerse invirtió el móvil. Por otro que el mecánico transitaba con mucha celeridad y los frenos se bloquearon provocando que salga despedido, cayendo el rodado sobre él. Y finalmente, que el conductor habría hecho una mala maniobra generando el vuelco en el que quedaría atrapado. Lo que sí pudieron confirmar es que el hombre no llevaba colocado el casco reglamentario y sufrió heridas en el cráneo que resultaron fatales.

Fue la gente del vecindario la que inmediatamente llamó a Emergencias y fue trasladado en ambulancia al Hospital Ramón Santamarina, pero lamentablemente falleció. Según informaron desde el nosocomio, ingresó al Servicio de Emergencias Médicas en paro cardiorespiratorio.

Tal como se conoció, el llamado ingresó a las 16.45, haciéndose presente en el lugar personal de la comisaría Tercera y de Policía Científica. Finalmente intervino el fiscal Luis Piotti de la UFI 3, quedando la carátula como "Muerte por accidente".

Los testimonios

Según contaron los vecinos de la cuadra, escucharon un fuerte ruido pasadas las 16.30 suponiendo que se trataría de un choque entre dos vehículos o algo similar. Cuando salieron se encontraron con el hombre debajo del cuatriciclo, sin casco, inconsciente y muy lastimado.

"Yo estaba adentro y al escuchar el estallido salí porque pensé que había sido contra el portón de mi casa", dijo uno de los ciudadanos. El individuo aseguró que desde Beiró hasta Saenz Peña todos levantan a 100 kilómetros por hora como si fuera una autopista.

Aparentemente la víctima tenía hace relativamente poco el taller en la cuadra de Sol de Mayo al 700, donde alquilaba el garaje de una casa para realizar las tareas mecánicas, por lo tanto no era muy conocido en el barrio. Los vecinos, de todas maneras, se mostraron muy consternados por el hecho y aseguraron que se deberían tomar medidas para que se reduzca la velocidad al transitar, principalmente porque es habitual que los niños jueguen en la vereda o anden en bicicleta por la calle. (El Eco)