02.02.2020 | Policiales 

Salvaje ataque en Azul: "Todos me escucharon gritar pero nadie ayudó"

Milagros Ulloque, quien fue víctima de una salvaje agresión en la intersección de calles Constitución y Alfredo Prat de la ciudad de Azul. 

Apenas habían pasado las 5 de la mañana del sábado. Milagros Ulloque regresaba a su casa, ubicada en Villa Piazza Norte, caminando tranquilamente como lo hacía a menudo. Cuando dobló en Constitución notó que una persona se le acercaba sigilosamente corriendo por detrás, como intentando que la joven no advirtiera su cobarde presencia.

"Empecé a correr, a gritar, a pedir auxilio a mis vecinos, ya que estaba a una cuadra de mi casa. Grité, grité y grité", relató Milagros ayer a EL TIEMPO, al contar detalles del violento episodio de robo y de violencia de género del que fue víctima. La joven fue interceptada por un muchacho de unos 17 años que la golpeó salvajemente, dejando no sólo heridas en el cuerpo sino también de las que no se ven a simple vista. "Me corrió, me tackleó, me dio un golpe en el rostro y me tiró al piso. Quería llevarse la mochila pero en el tironeo se me cayó el celular, que tenía escondido, y me lo empezó a pedir. No se lo quise dar, me resistí mientras gritaba porque una vecina salió a mirar por la ventana, pero me siguió golpeándome tan fuerte en la cara que decidí soltar el teléfono y tirarlo un poco lejos para que lo vaya a buscar y así poder salir corriendo", contó la víctima de este lamentable episodio de violencia.

Milagros se enfrentó al miedo que le generaba la posibilidad de que el delincuente la matara -sí, eso es lo que realmente sintió- y pudo escapar en dirección a su domicilio. "Me fui corriendo a casa, ya que ningún vecino salió a socorrerme. Eso fue lo que pasó, todos me escucharon gritar pero nadie salió a ayudarme". "Llegué a mi domicilio y empecé a golpear la puerta. Cuando salieron de mi casa corrieron a buscar a esta persona e inmediatamente llamamos al policía para que lo encontraran", agregó la joven.

Milagros aseguró que no será fácil olvidar el rostro del cobarde y violento agresor que puso en peligro su vida. "Tenía más o menos 16 o 17 años, de contextura flaca. Vestía un buzo de polar color verde militar. Yo le vi el rostro y si lo cruzo lo puedo reconocer. Yo lo vi y ahí fue cuando empezó a golpearme en el rostro porque le estaba viendo la cara", expresó.

La joven contó que luego de ser asistida en su domicilio fue trasladada al Hospital Pintos para ser atendida de las lesiones que le causó el cobarde delincuente. Luego se dirigió a radicar la denuncia por este hecho en sede policial, donde "se comportaron muy bien. Incluso trataron de ubicar el celular y fueron a varios lugares a ver filmaciones de cámaras, pero la verdad es que esta persona no aparece".

también que, anteriormente, "hace tres semanas atrás, ya me habían robado un celular en la esquina de mi casa, en Constitución y Córdoba, pero no había sido tan violento como en esta ocasión".

"Quiero que encuentren a este chico, para que se haga justicia. No sé en qué estado estaría para golpearme de esa manera. Es más yo ya le había tirado el celular y seguía pegándome en la cara. Además quiero las chicas se cuiden y que sepan que les puede pasar a ellas también", advirtió Milagros en el final de la charla con este diario.

Fuente: Diario EL TIEMPO de Azul