03.02 | Información General ENTREVISTA// Tras 16 años al frente del Juzgado de Faltas

Elda Donatelli dejó su cargo: "ha sido una decisión política, la acepto y la respeto"

Fue directora por 16 años en el Juzgado de Faltas Municipal. Aclaró que aún no la notificaron formalmente, pero su salida ya es hecho. La reestructuración del área que impulsó el intendente Galli prescinde del cargo. "Más allá de la cuestión política, también era un ciclo cumplido" definió Elda Donatelli.

 Josefina Bargas// @JosefinaB// [email protected]

A través de las ordenanzas 4.506/19 y 4.507/19 aprobadas el 27 de diciembre se dispuso la nueva estructura del Juzgado de Faltas Municipal y la designación de un titular. Estas normas entrarán en vigencia a mitad de este mes cuando asuma el nuevo juez, Luciano Blanco. No obstante, los impactos de la reestructuración ya se observan. La doctora Elda Donatelli dejó la dirección que encabezó por 16 años al frente del organismo municipal.

Estos últimos cuatro años se creó otra dirección con otra funcionaria que era de la línea política del Intendente, que fue la doctora Alem

EL POPULAR dialogó con la también presidenta de la Asociación de Abogados de Olavarría quien indicó que aún no fue notificada formalmente del cese de funciones aunque a mediados de enero finalizó su actividad laboral en el Juzgado al que llegó designada por el entonces intendente Helios Eseverri en 2003. "Estoy contenta, más allá de que por ahí no haya sido una decisión estrictamente personal el dejar el trabajo en el Municipio" definió Donatelli.

-¿Cómo se encuadra tu salida, es una renuncia o una reconfiguración del área?

-La realidad es que yo ingresé en el Municipio el 1º de diciembre de 2003. Luego, en el año 2006, hubo una reestructuración del Juzgado de Faltas en donde se promulgó una ordenanza que establecía que la figura del juez de faltas quedaba a cargo, a partir de ese momento de quien ocupará el puesto de Intendente Municipal y que me designaban y asignaban exclusivamente en el cargo de directora para la instrucción de todos los expedientes que tramitaron en el Juzgado de Faltas para hacer la etapa del plenario hasta la etapa del fallo que era un acto procesal digamos pertinente y de competencia exclusiva del juez de faltas. Así estuve hasta ahora con la ordenanza que mandó el Ejecutivo actual. Dentro del texto de la ordenanza, además de la reestructuración y la designación del doctor Blanco como juez de faltas en ese mismo texto estaba la derogación de los artículos 6 y 7 de la ordenanza 3.023 del 2006 que fue por la cual se me asignaba y designaba en el cargo. Ante la situación, previendo que me iban a comunicar el cese en algún momento porque es una cuestión formal que todavía no se ha hecho, yo lo hablé con el doctor Blanco, que me confirmó que me iban a notificar el cese en el cargo y que ellos iban a prescindir de mi figura. De hecho, estos últimos cuatro años se creó otra dirección con otra funcionaria que era de la línea política del Intendente, que fue la doctora Alem.

Siempre concurrí a trabajar haciendo las tareas que se me asignaban o que se me dejaban hacer.

-¿En estos cuatro años hubo dos personas al frente de la dependencia con la instrucción de los casos?

-Sí, desde lo formal porque en realidad desde lo cotidiano la mayor parte de los expedientes tenían que pasar por manos de la otra colega que era la funcionaria designada por este gobierno.

-¿No dejaste de trabajar en estos 4 años?

-No. Siempre concurrí a trabajar haciendo las tareas que se me asignaban o que se me dejaban hacer. Ahora en virtud de eso justamente y sabiendo que me iban a comunicar el cese, lo que charlé fue quedarme a cargo dos semanas porque la colega tuvo que sacar licencia por una cuestión de salud. Y después sí, tomar las vacaciones pendientes que tenía de 2018 y 2019 para los efectos de evitar que se tuviera que liquidar tantos días de vacaciones.

-¿Y cuándo fue tu última jornada de laboral?

-El viernes 17 de enero. Ayer (por el viernes), inclusive, porque el lunes terminan las vacaciones correspondientes al año 2018, hice el trámite pertinente para tomar las de 2019. Supongo que en ese período va a asumir Luciano Blanco como juez de faltas.

Es un tercio de mi vida dedicado al Juzgado.

-Más allá de los cambios legales o internos, ¿fueron 16 años ininterrumpidos de trabajo en el Juzgado?

-Sí, como directora del Juzgado de Faltas. La realidad es que más allá de la cuestión política, también era un ciclo cumplido porque si lo tomo desde mis años de vida, es un tercio de mi vida dedicado al Juzgado. Ahora es cuestión de dedicarme a pleno al estudio, que ya lo vengo ampliando con la integración de nuevos profesionales. Estoy contenta, más allá de que por ahí no haya sido una decisión estrictamente personal el dejar el trabajo en el Municipio. Igual estoy muy contenta porque fueron años donde profesionalmente he aprendido mucho y principalmente, desde lo humano, me llevo el cariño de mucha gente y la amistad de un montón. Entonces lo tomo desde ese punto de vista. Es una etapa y un ciclo que se cierra, que lo cierro bien porque más allá de la diferencia política, entre comillas, porque siempre en realidad tuve una función técnica en el gobierno que me convocó y en el actual mucho más. Pero contenta porque es un ciclo cumplido y me voy con mucha satisfacción a nivel personal.

Ha sido una decisión política, la acepto y la respeto y me aboco de lleno al estudio.

-¿Cuántas personas tuviste a tu cargo en el Juzgado?

-Cuando arrancamos en el 2003 el Juzgado lo llevábamos adelante con cuatro personas. Después se fue ampliando y fueron pasando un montón de gente que ha estado a mi cargo de alguna manera. El otro día hice una publicación en Facebook tratando de no olvidarme de nadie porque todos han sido valiosos y de todos he aprendido. Cuando ingresé yo venía de mi trabajo particular, el cual nunca dejé por eso tampoco no me produce un cimbronazo laboral y la verdad que cuando empecé a hacer la lista tratando de no olvidarme de nadie ahí me di cuenta de la cantidad de gente a lo largo de estos 16 años con la que fui trabajando. Algunos se fueron jubilando, otros emigraron a trabajos particulares de lo cual también me da gran satisfacción porque algunos hoy tienen determinados trabajos a instancias de que se hizo una relación también personal. Y en algunos casos he instado a que siguieran otras carreras, a que estudiaran, y hoy tienen los logros porque han accedido a empleos privados de otra naturaleza. Así que me llevó eso. Ha sido una decisión política, la acepto y la respeto y me aboco de lleno al estudio.

-¿Además seguís en la Asociación de Abogados de Olavarría?

-En la Asociación de Abogados hasta el año 2021 voy a seguir a cargo. Y a su vez sigo también como consejera del Colegio de Abogados de Azul. Más allá de que esos cargos son ad-honorem, al no estar en el Municipio lo que sí me va a permitir es mucho más tiempo para mi actividad particular y también tener mucho más tiempo para la actividad de la institución, tanto del Colegio como de la Asociación. Ya nos hemos estado reuniendo en el verano programando actividades académicas que se van a desarrollar en el primer y segundo semestre de este año, así que me estoy abocando a ello y también voy a tener más tiempo para mí.