142642

29.03 | Información General "En la primera línea"

Todos hacemos el mayor esfuerzo para estar lo mejor preparados posible

Entrevista a Alejandra Capriata, efectora de salud del Hospital Municipal describió la situación actual y cómo se preparan frente a la pandemia.

"En la primera línea"

Alejandra Capriata hace un poco de historia en torno de lo que ha sido el rol de los trabajadores de la salud en contextos de crisis reciente. "Después del recital del Indio Solari otra vez todas las atenciones se vuelven a centrar en Salud. Pero cuando las cosas salen mal, los fiscales al otro día a quienes llaman es a los médicos, no a los políticos. Lamentablemente fue así. Y tuvimos que salir nosotros a cubrir a nuestros médicos que habían estado de guardia (durante el recital) porque los fiscales querían averiguar qué había pasado. Y lo que había pasado era más de lo mismo: un sistema que a veces hace agua por todos lados, recursos médicos y de enfermería que no alcanzan, y tapando agujeros. Entonces comprendo que las autoridades están haciendo un gran esfuerzo para tratar de que todo esté bien, para tratar de estar lo mejor equipados y lo mejor presentados y todos haremos el mayor esfuerzo pero a veces no alcanza con eso".

No le eludimos ni un pelo a la responsabilidad

Ofrece entonces una mirada cruda y crítica: "Acá lo que más vamos a poner los profesionales de la salud es la compasión por la gente, no sacarle el cuerpo y hacer lo que muchos políticos no hacen que es poner la cara y dar una respuesta que muchas veces no se hace desde distintos lugares. Entonces es ésa nuestra única heroicidad, nos tratan como héroes cuando nos han tratado como basura, como truchos, como malos profesionales pero somos ahora los que vamos a sacar las papas del fuego. No creo que ninguno de los políticos de turno vaya a terapia a ventilar a ninguno de los pacientes -tal vez sí a familiares, a amigos, a los padres- y vamos a ser nosotros los que estamos ahí. Porque no le eludimos ni un pelo a la responsabilidad pero queremos que esto se sepa también. Que hemos sido maltratados durante muchos años y ahora se nos agradece profundamente. No queremos ese agradecimiento. Queremos las cosas claras, las reglas de juego claras. Donde seamos valorados como profesionales de la salud".

El planteo de Alejandra Capriata no es exclusivo de su mirada. Se repite en cada parte del país entre enfermeras y enfermeros, entre médicas y médicos. Profesionales de la salud de la provincia de Chaco -inexplicablemente con un altísimo número de infectados y de muertos por el virus- plantearon que "después de los aplausos exigimos reconocimiento salarial, protección de los trabajadores y gestión participativa de la crisis". Y en el mismo sentido, trabajadores del hospital porteño de Ramos Mejía advirtieron por estos días, además, que "si no nos proveen de todos los elementos de protección, no vamos a atender. Porque el primer derecho es nuestra propia vida".

Esta crisis socio sanitaria obliga a la sociedad a replanteos profundos. Que deberá cuestionarse no sólo este tiempo presente sino el que vendrá. Karina Díaz, la conductora de subtes, cuenta que entre sus compañeros, tres hoy tienen dengue, enfermedad autóctona si las hay. Y por estos días se pregunta "si esa misma gente que ahora aplaude con fervor a los trabajadores de la salud tomó dimensión cuando a las enfermeras las pasaron como administrativas en capital o acerca del sueldo miserable que cobra un médico. Siento que hay una cierta hipocresía. Igual que cuando nos dicen a nosotros que gracias, que somos los que transportamos a la gente pero cuando paramos porque denunciamos el estado deplorable esa misma gente es la que nos putea. Esto muestra otras cosas también. Pero creo que lo que nos está pasando era inimaginable y ahora estamos tratando de remontarla".

Hoy está la condición humana al descubierto. Desde lo más hondo. Los costados más profundos que desnudan solidaridades y miserias. Y sólo la etapa post-epidemia permitirá saber si hubo un cambio radical en el reconocimiento a los definidos estos días como esenciales o fue simplemente una unidad temporal ante el espanto y el miedo.

Escribió Claudia Rafael // [email protected]

*QUIZÁS TE INTERESE: "No somos héroes, ni máquinas"