142934

06.04 | Información General Coronavirus

Científicos de Tandil participarán de estudios de un antiparasitario animal en pacientes

El director del Centro de Investigación Veterinaria de Tandil (Civetan), Carlos Lanusse, afirmó que "estamos frente a la posibilidad de probar una herramienta más dentro de las muchas que se están probando en esta carrera desesperada por bloquear esta pandemia"

Luego de que un estudio in vitro de expertos australianos lograra con la ivermectina, que es un antiparasitario de uso animal, eliminara el coronavirus en 48 horas, un consorcio de científicos argentinos, entre los que se encuentran destacados profesionales del Civetan de Tandil, busca que se llegue a probar para pacientes con la enfermedad.

Ese trabajo, que publicó la revista Antiviral Research y corresponde a una investigación de la Universidad de Monash en Melbourne, Australia, impulsó a un grupo multidisciplinario de expertos de varias universidades nacionales y del Conicet a plantear la posibilidad de trasladar en Argentina esas pruebas de laboratorio a pacientes infectados con el virus. De inmediato se autoconvocaron los investigadores de Tandil que más conocen sobre la droga.

  • El Centro de Investigación Veterinaria de Tandil  (Civetan), que es un centro que pertenece a la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Unicen, al Conicet y Cicpba (Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires) participará de estos estudios.

Los pilares del optimismo

El director del Civetan, Carlos Lanusse, explicó que "lo que hoy tenemos disponible se sustenta en tres pilares fundamentales: en primer lugar, una demostración hecha por la Universidad de Monash en Melbourne en condiciones in vitro donde la ivermectina inhibe el virus a una concentración muy elevada".

"Es un hallazgo científico publicado el viernes, que arranca este espiral de euforia. El segundo pilar fundamental es que nosotros en el Civetan, específicamente en el laboratorio de farmacología, hace muchos años que trabajamos con la ivermectina y otros agentes químicos relacionados. Hemos demostrado a través de muchos años de trabajo las propiedades farmacológicas de esta molécula, conocemos las características farmacológicas de la ivermectina con muchísima precisión. Además de haber trabajado en animales muchos años, hemos trabajado algo en humanos", indicó.

Y el tercer aspecto es que "esta molécula, a diferencia de otros agentes químicos que se están ensayando contra el Covid-19 está aprobada y disponible en el mercado farmacéutico veterinario y humano, es decir, está aprobada para uso en humanos".

"Son tres pilares que generan optimismo para poder conseguir la aprobación para poder hacer un ensayo en humanos. Hay que encontrar un centro hospitalario que tenga mucha casuística con pacientes con coronavirus, que el centro acepte hacer el ensayo clínico en ese hospital, que se pruebe un protocolo de bioética, que significa que hay que cumplir ciertas pautas, que el centro hospitalario lo apruebe y que los pacientes que van a recibir el tratamiento acepten eso", enumeró.

"Hay que ser muy cauteloso, estamos frente a la posibilidad de probar una herramienta más dentro de las muchas que se están probando en esta carrera desesperada por bloquear esta pandemia"

Al respecto, señaló que "ese es un gran escollo que ya no depende de nosotros que somos investigadores de la salud animal, depende de nuestros socios que están trabajando en algunos centros en Buenos Aires donde podría existir la posibilidad de conseguir un número de pacientes para poder diseñar un estudio que tenga una base científica sólida".

Un mensaje de cautela

No obstante, aclaró que "es muy difícil predecir en cuánto tiempo se podría encontrar una respuesta. El mensaje es de mucha cautela, hay sustento científico para ser optimistas pero es necesario identificar una dosis del fármaco ivermectina que se pueda usar en medicina humana para lograr concentraciones en el tracto respiratorio de un paciente enfermo que le pueda producir una inhibición de la replicación del virus".

Detalló que in vitro se trabaja las células del virus y la droga en una placa en el laboratorio, lo cual es "muy distinto a lograr esa cantidad de droga en el pulmón de un individuo enfermo, hay que ajustar la dosis, hay que saber cuántos miligramos hay que darle, cada cuántas horas, cuántos días, falta decidir el régimen de dosificación".

"En este caso tenemos un estudio científico de alta jerarquía publicado el viernes que demuestra que in vitro la ivermectina inhibe la replicación del Covid-19, hay una evidencia científica, entonces no es jugar a ciegas. Lo que puede pasar es que en condiciones de paciente en mano no logremos la cantidad suficiente en el pulmón como para inhibir la replicación del Covid-19 y el tratamiento fracase, eso puede pasar", indicó.

Por eso, consideró que "hay que ser muy cauteloso, estamos frente a la posibilidad de probar una herramienta más dentro de las muchas que se están probando en esta carrera desesperada por bloquear esta pandemia".

Fuente: ElEco.com.ar