05.06.2020 

Día Mundial del Medio Ambiente: Cambio climático, el debate más urgente

La producción de bienes y servicios se "divorciaron" de los ciclos naturales del planeta y exigen cambios urgentes para frenar el calentamiento global.

 La producción de bienes y servicios se "divorciaron" de los ciclos naturales del planeta y exigen cambios urgentes para frenar el calentamiento global. Daniela Keesler y Gabriel Blanco, investigadores y docentes de la Facultad de Ingeniería de Olavarría, abren la discusión hacia un posible escenario sin combustibles fósiles, de la mano de cambios tecnológicos y económicos, pero también sociales y hasta culturales.

Cuando hay un solo tema que ocupa la primera plana y, además, representa una situación que atraviesa la existencia a lo largo y ancho del país, es muy difícil jerarquizar el resto de las discusiones. Pero incluso antes de que el coronavirus obligue a resguardar en aislamiento a media población mundial, existió y aún existe otro asunto urgente que atender. Que siempre fue difícil de jerarquizar porque toca bases muy consolidadas del entramado económico y productivo de las naciones, aunque incluso se pueda analizar como una causa de todo lo que se está viviendo en esta época: el cambio climático.


Hace más de 40 años que la Organización de las Naciones Unidas instaló el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente, como fecha para fomentar la acción ambiental e impulsar a pensar sobre las prácticas de consumo y los modos de producir (alimentos, bienes, servicios). Y para poder mejorar el panorama, que de seguir así no es en absoluto alentador, se necesitan voluntades, profesionales de disciplinas científicas, de las ciencias naturales, sociales, económicas, de la política, educadores, jóvenes. Cuantos más, mejor.


Todo un desafío pero, si no se revierte el camino actual, el punto de no retorno llegará en un par de décadas cuando la temperatura media global sobrepase en 1,5°C los niveles preindustriales.