01.07.2020 

Neumáticos Castagnari, la tradicional empresa familiar que comenzó don Mundino hace 60 años

Don Edmundo Castagnari arrancó el trabajo en su gomería de la calle Lamadrid. Hoy, seis décadas después, instalada sobre la Avenida Del Valle con toda la tecnología incorporada en el taller, se convirtió en una de las empresas tradicionales de Olavarría.

El 1 de noviembre de 2019 se cumplieron 60 años de Neumáticos Castagnari. Pero lo importante es saber cómo arrancó la historia, y entonces es Horacio el que la cuenta: "La historia arrancó con mi viejo (Edmundo Pedro, "le decían Mundino"), en la calle Lamadrid entre Pelegrino y Del Valle, en el año ´49. Solo, y después con mi hermano Ernesto (también fallecido) nos sumamos después. Yo empecé a los 13 años a trabajar en al gomería con mi papá. Un viernes salí de la escuela Industrial, no sé qué macana me había mandado y directamente no fui más, ni la regla T fui a buscar, y todavía estoy acá".

"Mi hermano Ernesto, que era mayor que yo, había arrancado antes a trabajar. Dejó quinto año en Industrial y se metió en la gomería. Empezamos con los parches y arreglos de gomas. En esa época atendíamos a todos los taxis, con una enorme clientela, y después seguimos con los recapados. Fuimos los pioneros de los recapados, con autos y también camiones; después estuvimos con los autos de la Promocional 850, ya que compramos un molde especial que habíamos hecho hacer en Rosario para hacer las gomas slip, sin dibujo, y ese molde se lo vendimos a Beterous, aunque en este momento ya no se usa más" siguió recordando Horacio.

"Pasamos después al local de la Avenida Pringles, frente a Ferro, que quedó como depósito actualmente. Ahí comenzamos a trabajar con muchos camiones; era trabajo y más trabajo, pero sin ventas. Y ahora acá, en Avenida Del Valle 3532, que compramos este local en 1985, un par de meses antes de la inundación, aunque el agua felizmente no llegó hasta acá" siguió diciendo Castagnari, quien está al frente de este tradicional negocio olavarriense.

El flamante y espectacular negocio de la Avenida Del Valle luce realmente espectacular. Ya se terminaron aquellas épocas de los recapados. Se transformó en un taller de servicios y ventas. Pero con servicios que tienen la mejor tecnología, con máquinas que inclusive fueron adquiridas en 2019, por lo que Castagnari apuntó a invertir, capitalizarse y brindar el mejor servicio para una clientela que es inmensa, no sólo de nuestra ciudad sino también de otros puntos de la provincia. "Alineación y balanceo de autos y camiones, así como para palas y equipos viales de las canteras. Tenemos lo más nuevo para trabajar. Y la venta como representantes exclusivos de Pirelli, desde hace 35 años" agregó Horacio.

Falleció Ernesto y entonces Horacio tomó el liderazgo. Su otro hermano, Gustavo, estuvo poco tiempo y se dedicó a la abogacía. Pero llegó la tercera generación: arrancó primeramente Fernando (que dejó la facultad y se volvió a Olavarría), Alejandra -ambos hijos de Ernesto- Carla (es contadora y se encarga de la administración) y Marcos -ambos hijos de Horacio-, por lo que forman un equipo compacto junto con los siete empleados (la mayoría con más de 20 años ligados a los Castagnari) que se encuentran en el taller especializado. "Cada uno de los cuatro primos tiene su tarea específica en la empresa", aclaró Horacio, quien media hora antes de abrir las puertas ya está en el negocio acomodando todo ("Esa es una cultura de laburo que nunca perdió y se la contagió a todos. El es así, y eso que está por cumplir 69 años", contó Carla).

"Las gomerías" fueron declaradas "esenciales" por el gobierno en esta época de pandemia. "Arrancamos en la segunda tanda y tenemos mucho trabajo realmente. Las gomerías y talleres están trabajando mucho. También tenemos muchos clientes -algunos que vienen son de la cuarta generación-, empresas grandes de años que vienen acá, canteras, clientes del agro ya que el campo también continuó trabajando, y esperamos que esto arranque con todo y todos van a mover. Por supuesto, respetando todas las normativas de seguridad, rotando turnos al principio pero luego se activó mucho el trabajo en el taller, y lo tenemos abierto de 8 a 15 horas" contó respecto de la actualidad, para resaltar que "no imaginaba que iba a tener una empresa así, pero estaba seguro de algo: a lo que me dedicara, me tenía que ir bien porque me meto de cabeza. Así hubiera sido cocinero. Porque le pongo mucho empeño. Mi viejo, inclusive, los sábados a la tarde me dejaba a mí la gomería y todo lo que ganaba esa media jornada, era todo para mi" resaltó finalmente Horacio Castagnari, quien continuó con ese legado que comenzó don "Mundino", quien aprendió el trabajo con Cavalieri -en Necochea y Lamadrid- y luego se largó solo, para iniciar hace seis décadas una historia que hoy es orgullo de Olavarría.