13.07 

"Estamos viviendo el apocalipsis", pero "sigamos cantando porque vendrá una época maravillosa"

"Mamá" de dos gatas. Tan filosa como humilde, Fabiana Cantilo habló casi una hora con EL POPULAR Medios, en Grita el Arte. El 18 de julio dará un show virtual.

Yanela Alves

[email protected]

"A todos les agarra el honor conmigo...", se ríe después de ser presentada por Lucas Borzi, el conductor de Grita el Arte, el programa que se emite por 98POP a través de EL POPULAR Medios. Carismática, sencilla y con muchas ganas de charlar, la artista nacional Fabiana Cantilo se explayó durante casi una hora en el programa que se emite los sábados, de 11 a 13

El 18 de julio brindará un show por streaming a través de una plataforma digital creada en pandemia y allí hará música con el sonido un poco más bajo y con la posibilidad de que el público esté tirado en la alfombra de su casa.

Ermitaña y espiritual

Fabiana habló con sus dos "hijas" alrededor, sus gatas. Y es por ellas que se quedó en zona Norte, donde alquila, a pasar este período aislada. Antes de la entrevista se sirve un café (hasta se ´quema´ al aire) y cuenta detalles de su vida actual. En este contexto, asegura que "soy un ser bastante ermitaño. He descubierto que como me cuido mucho y estoy muy sana, no salgo de noche, no me costó quedarme adentro. Tengo jardincito, entreno", comenta sobre cómo atraviesa la cuarentena y reconoce que "estuvo bueno, a pesar del horror".

Admite estar muy ligada al budismo pero asegura que sigue mucho a Jesús aunque no se considere católica. De la pandemia tiene una teoría. "Me llega la información por lo espiritual", reconoce y pide que "no tengan miedo, porque la trampa es el miedo. Esto es una peste más. Si bien ha alcanzado características mundiales, se moría la gente igual por otras pestes". Y asegura que "hay formas de curarla que no las quieren sacar" a la luz porque entiende que hay en juego, "intereses financieros, económicos y de mierda".

Su recomendación para este tiempo es "que la gente baile, que cante, que no se deje amedrentar. Esto va a pasar, hay que darle para adelante y es muy importante escuchar música, bailar, cantar, salir a caminar, tomar sol en casa" y sugiere que reflexionemos que "estamos encerrados, aterrados no".

Con mucha convicción dice que "hay cosas naturales que curan y nadie lo está diciendo" y por eso vuelve a remarcar que para ella el coronavirus es "un negocio porque si la cura la sé yo cómo no lo van a saber todos". ¿Cómo lo sabe? "Tengo informantes, son los ángeles", expresa.

Show con música "baja"

La cuarentena ha llevado a los músicos a pensar en shows virtuales. Fabiana Cantilo tendrá el suyo el 18 de julio y las entradas se pueden adquirir por TICKET Hoy. Se dio cuenta de que esta alternativa tendrá cuestiones positivas para ella pero también para el público.

"Estoy contenta porque me voy a escuchar", plantea la artista al tiempo que reconoce que se dio cuenta de que sufre una hipoacusia y lo atribuye a los altos volúmenes en que se maneja el rock.

Gracias a sus dos productoras, se siente tranquila porque sabe que lo se vendrá el 18 será de calidad y la gente podrá disfrutar en su casa, "tirados en la alfombra. Paga uno y me ve toda la familia". El contacto con el público hoy es el mismo que antes para la música, "un par se tira de cabeza y a los demás nos aplauden pero no nos tocan. Y si te tocan los sacan. Entonces el contacto siempre fue virtual de un modo u otro".

Reflexiones de fe

Desde los siete años toca la guitarra, dibuja, escribe y en algún momento también "haré un libro". Lo cierto es que con la pandemia siente que creció en ella "el sinsentido de preguntarse para qué carajos estamos acá y ahora estoy detenida viendo Netflix, sin novio, sin droga pero sin todo eso no sabés las cosas que se hacen en pandemia...".
En este tiempo piensa en los dolores y pesares que acarrea que entiende que son "traumas en los que nos hemos quedado, fracturas del alma" y por eso piensa solamente en ser mejor, en estar feliz. "Soy simpatizante del budismo, me gusta Jesús, no la Iglesia. Sigo sus enseñanzas y hago meditación" y desde ese costado, envía bendiciones a los olavarrienses y pide que "sigamos cantando porque va vendrá una época muchísimo mejor, maravillosa. Después del delirio mundial que estamos viviendo, estamos viviendo el apocalipsis de una época de mierda que se va a terminar y tengo mucha fe". Y finalizó asegurando que como le sucedió a ella, "la salvación del mundo será por el lado espiritual".

"San Sadaic" y el sonido bajo

Fabiana Cantilo reconoce sus peleas con los sonidistas porque "me di cuenta de que me aturde la música fuerte y no soy histérica, soy hipoacúsica". Al encierro lo disfruta, "en casa ahora soy feliz porque los sonidistas de rock son sonidistas de rock y todo estaba muy fuerte" y al darse cuenta de su lesión auditiva dice que "voy a empezar a tocar más bajo cueste lo que cueste". Hoy la diosa del rock no se da grandes lujos. Vive desde la humildad. "Estoy contenta porque no hay shows. No es que tengo plata, vivo de ´San Sadaic´. Con una carrera tan larga puedo vivir de lo que cada cuatro meses aparece para morfar, cero lujos. Pago el alquiler y vivo porque la plata que tuve me la gasté, eso estuvo mal pero estoy pagando las consecuencias y aprendiendo de eso".

De película

El film "Lágrimas de fuego" es uno de lo sueños y cuentas pendientes de Fabiana Cantilo. Contará con el guión escrito por la propia cantante acompañada de las colaboraciones de los directores Santiago Montes de Oca, Cynthia Benítez, Quique Barros, Sebastián Mónaco, Franco Cesario y Cynthia Pulido.

Lejos de ser celosa de su trabajo, la artista pasó la historia a sus amigos y "la terminamos de escribir todos porque la empecé a repartir, soy lo contrario a un acaparador, yo delego y dije ´vos hacé esto´, ´vos lo otro´. Porque estoy con gente talentosa y es alucinante eso si lo puedo llegar a hacer".

La película cuenta la historia de una joven que sale al mundo después de haber estado cuatro años en un psiquiátrico y "es una tragicomedia de misterio", asegura su creadora. La idea es que salga a las pantallas y será entregada al INCAA, cuando la pandemia quede atrás. En la actuación estarán Luz Palazón, Fernando Noy, Inés Estevez, Claudia Puyó, Fito Páez, Gastón Pauls y Pipo Cipolatti. Su director es Gabriel Grieco. El éxito se anticipa.

Mañanas de angustia

Después de una vida de tantas experiencias y vivida al máximo, la respuesta sorprendió. Cuando la pregunta es "¿a qué le tenés miedo?", la respuesta de Fabiana Cantilo responde "a la angustia". Cuenta que "es una lucha a la mañana cuando abro un ojo digo, ´no´ y después está todo bien. La mañana es rarísima, yo les diría que necesito arreglar mis mañanas, me falla la mañana. Voy a la psiquiatra, me cuido mucho porque uno puede seguir y estar en mismo lugar que otros pero ser un poco más feliz". Si despierta junto al mar, sus mañanas son mejores. Todos los días abre los ojos alrededor de las 11, desayuna en la cama y a las 13 comienza sus actividades. Casi todas por Skype. Y le encanta.

Judith lo hizo

En su cuenta de Instagram Fabita Contenta, Fabiana Cantilo disfruta de hacer a Judith, un personaje muy expresivo que, a los gritos, no se guarda nada. "Estudio teatro desde hace 5 años pero toda la vida fui actriz, cantante, bailarina. Vivo para el arte, eso me salvó la vida", asegura con mucha convicción. Con su mamá "no nos llevamos bárbaro, somos dos piscianas bravas y un día mamá se empezó a reír porque hice a Judith y empecé a zapar. Lo puse en redes y mamá está chocha".

Ser hippie

No necesita comodidades. "Soy hippie, por eso no me importa nada y nunca dejé de serlo. Amo a los hippies, a los Beatles. Soy paz y amor, anti-guerra, me gusta hacer fueguito, ir al campo, comer hierbas, vivir en carpa. Porque el espíritu hippie cuando se pudre todo puede vivir sin tanto lujo", dice Fabiana Cantilo. Además, dice que le reconforta practicar "la humildad, porque me hice famosa no sé por qué, no lo buscaba".

Vibrar en 432

Al "no ingerir sustancias extrañas desde hace ocho años, estoy hecha un faro", asegura Fabiana Cantilola. "Recibo información y puedo afinar en 432, que es como está ahora la Tierra, en frecuencia 432 y vamos hacia una vibración más alta". Su último disco "Cuna de Piedra" está afinado en 432 y hay una explicación: "tiene que ver con mis antepasados, estoy vinculada con los celtas y en ese disco hay canciones hermosas. Ellos le daban importancia a la mujer y recién ahora a la vejez o la madurez viruela me di cuenta que podía producirlo".