05.08 | Policiales La mujer pudo denunciar cuatro días después

Violencia policial y daños en un allanamiento: "a los nenes más chicos les hicieron poner las manos en la cabeza"

Los hechos se dieron el sábado por la mañana y en la Fiscalía le tomaron la denuncia ayer. Mostró imágenes daños físicos y roturas en las puertas y muebles de su casa. También contó el trato que le dieron a sus hijos, todos menores de edad.

Una vecina de nuestra ciudad, quien pidió que se mantenga en reserva su identidad, expuso que sufrió daños físicos y roturas en su vivienda durante un allanamiento realizado el sábado por la mañana en su casa, donde estaba con sus seis hijos y su ex pareja.

Indicó que el procedimiento fue llevado adelante por efectivos policiales del GAD y de la comisaría Segunda, que corresponde a la jurisdicción de su domicilio, en el marco de una denuncia por la búsqueda de armas de fuego.

Aseguró que el caso se trata en realidad de un conflicto vecinal originado en diversas denuncias por violencia de género que ella misma ha realizado previamente. No obstante, la mujer dejó en claro -en diálogo con EL POPULAR-, que no cuestiona la realización del allanamiento, sino que se sintió violentada por el tratamiento del personal policial: "parece que se ensañaron conmigo" dijo.

"Me rompieron la reja del frente, la puerta de madera del costado, nos tiraron al piso, me ataron las manos, a mi hija de 15 años también, siempre apuntándonos con armas, y a los nenes más chicos les hicieron poner las manos en la cabeza. Me gritaban y no me dejaban atender a la bebé de un año y cinco meses que lloraba en la pieza. Tampoco me dejaban vestirme" relató la mujer. Agregó que le rompieron también muebles y en la denuncia detalló que uno de los policías le hablaba en tonos de burla e intimidación.

A su vez, se quejó de que al tratar de asentar una denuncia contra los policías por estos hechos, no fue recibida en la sede del Poder Judicial hasta el lunes y que recién ayer por la mañana se la tomaron.

A pesar de que la mujer detalló en la denuncia que sufrió lesiones físicas, no recibió atención médica para verificar este aspecto. Junto con la denuncia entregó fotos y videos para apoyar su postura. "Yo me siento vulnerable, los que nos tienen que proteger nos hacen esto. Al final siento que mi palabra no vale nada" se lamentó.

Otros de los temas que planteó la mujer fue que si bien el allanamiento resultó negativo -no fueron halladas armas en su domicilio-, no se le permitió denunciar a quien la había señalado en la Justicia. Según explicó, en la Fiscalía le dijeron que no era posible puesto que aún no se habían elevado las actuaciones del procedimento.