02.09.2020 

"LuzAzul tiene el corazón de pyme, pero una cabeza de gran empresa"

La empresa abrió seis locales en el último tiempo y próximamente lo hará en otros puntos. "Hemos generado una empresa de servicio y de venta de productos gigantesca", aseguró Gabriela Benac.  

El contexto de pandemia no es bueno para nadie, la situación generó un problema global. Más allá de eso, algunos sectores lograron mantener su actividad desde el inicio del aislamiento debido a su función. Y, en ese marco, hasta mejoraron su producción con la creación -en forma directa o indirecta- de diversos puestos de trabajo.

Uno de esos ejemplos es LuzAzul, una pyme que avanza y se expande por el territorio nacional. Se trata de una marca instalada, que en el contexto actual abrió puertas en seis puntos de la Argentina. Y se espera más en el próximo período.

Debido a los productos que ofrece, la producción no se detuvo ya que se trata de un rubro esencial; entonces siempre estuvieron con sus puertas abiertas para satisfacer las necesidades de los clientes. Aunque, a su vez, LuzAzul le dio posibilidades a aquellos que debieron cambiar de rubro.

"Nosotros estamos viviendo una situación que es bastante diferente en relación al resto; al ser una empresa que nunca tuvo que cerrar porque tenemos productos que son de primera necesidad, nos creció muchísimo la venta", destacó Gabriela Benac quien es la responsable de la firma (a partir de 2012).

En ese marco, indicó que "se quintuplicaron las ventas de cremoso, de dulce de leche, de manteca y ricota. La gente se empezó a concentrar mucho en estos negocios de cercanía y en plena pandemia ya abrimos seis locales y tenemos pensando, de acá a fin de año, abrir seis o siete más".

Debido a la situación, Benac dejó en claro que "la pandemia no benefició a nadie, pero algunas empresas fuimos menos perjudicadas por vender alimentos y por tener este desarrollo de franquicias, ya que mucha gente tuvo que transformar sus negocios ya que les fue muy mal en los últimos meses".

Y puso ejemplos de lo ocurrido: "Los chicos de La rioja tenían un salón de eventos y los chicos de San Juan tenían una perfumería... los dos pusieron LuzAzul. Entonces, en este contexto fuimos una de las empresas a las que le fue bien y por eso creció muchísimo".

"En plena pandemia abrimos en San Juan, La Rioja, Bragado, Barrio Norte, Congreso y próximamente lo haremos en Zárate, Cipolletti, Pilar y Florencio Varela", destacó Benac en relación a la apertura de algunos negocios y la expansión que tuvo la empresa solamente en los últimos meses.

Eso, lógicamente, se suma a lo que ya tenía LuzAzul: "En total tenemos 42 locales. Hay que abastecer a todos, además de hacer la logística. Nosotros les entregamos todo definido en cuanto a la gráfica y los muebles; aunque también los capacitamos y le damos sistema. También la ropa y la papelera".

Ante este panorama, Gabriela Benac sostuvo que "realmente hemos generado una empresa de servicio y de venta de productos gigastesca; a su vez tenemos alianzas con otras pymes de fiambres, aceitunas, jugos naturales, pastas, panificados y tapas de empanadas".

Y en el último tiempo, luego de la visita a San Juan, se sumaron otras dos pymes: "Hice una alianza para poner toda una línea de vinos y otra con una fábrica de dulces. De esta manera, lo que hicimos fue generar una venta al público directamente de fábrica de todas las pymes".

De ese modo, Gabriela Benac destacó que "tenemos un precio súper competitivo porque evitamos un intermediario. Somos la fábrica y directamente venta al consumidor". Y agregó que los locales son "monomarcas, hacemos alianza con una sola empresa".

Entonces, la empresa disfruta de un buen presente aunque Gabriela Benac indicó que "cuando empezó la pandemia realmente nos asustamos por la enfermedad y por nuestro personal, pero también con las dudas de cómo iba a reaccionar el mercado ante semejante situación".

Por eso, Benac valoró "lo que está pasando con la marca a nivel nacional, tanto en las redes como en los medios de comunicación. Fue importante el impacto que tuvo la pandemia en el hábito de consumo y también lo que impacta una empresa pyme que sabe comunicar, y que sabe hacer las cosas bien, ya que le ponemos mucho profesionalismo".

"Yo siempre digo que LuzAzul tiene el corazón de pyme, pero una cabeza de gran empresa. Entonces, ahí fue donde logramos hacer la diferencia con respecto al resto. No es mérito mío, sí de un gran equipo de trabajo", sintetizó Gabriela Benac en relación al buen momento que atraviesa la firma.

Y, entonces, también muchas familias forman parte de LuzAzul. "Hoy LuzAzul en relación directa cuenta con 120 personas, pero son más de 300 los que trabajan a través de las franquicias. Somos generadores de empleo y en plena pandemia la empresa pudo seguir generando mucho trabajo, con lo cual eso es lo más satisfactorio que puedo decir como empresaria", destacó Benac.

Hoy la empresa traspasó límites, pero LuzAzul nació en la zona. "Los locales de Olavarría están entre los cinco que más venden en toda la cadena. Hay una fidelidad terrible con la marca", remarcó Gabriela Benac y explicó que "Azul y Olavarría son nuestras ciudades cabecera".

Justamente el inicio fue en Azul y el proyecto "nace desde una fábrica de quesos" y la titular de la firma indicó que "nuestro producto emblema es el dulce de leche; nosotros decimos que es el mejor del planeta y eso quedó instalado como latiguillo". Pero, también, se destacó que "en LuzAzul van a encontrar una variedad increíble de quesos y fiambres que no van a encontrar en un almacén de barrio, por ejemplo".

Además, la representante de la firma indicó que "cuidamos mucho la imagen, la marca y la estética. Además, sorprendemos a los clientes con promociones, juegos y sorteos... estamos muy atentos a la imagen de nuestros productos", resaltó.

Por último, en el marco del Día de la Industria, Gabriela Benac opinó que "Olavarría es una ciudad pujante. Nuestra fábrica está en Azul, pero acá tenemos nuestro centro de operaciones. Ocupamos mano de obra en la ciudad y la respuesta que tenemos de la gente es extraordinaria".

"En el Día de la Industria, como empresaria le quiero agradecer a mi staff ya que hacen mucho sacrificio porque se levantan a la madrugada. Se trabaja incansablemente, todos los días, para llevarle lo mejor a los clientes. Es mucho sacrificio, pero trae también un montón de satisfacciones", cerró Gabriela Benac.