19.10 | Información General 

Por el Síndrome de Rett la Municipalidad se tiñe de violeta

Es una enfermedad genética, irreversible y que en muchas casos se puede confundir con el diagnóstico de parálisis cerebral. Mirá el testimonio de una mamá

El Municipio de Olavarría, a través del Programa de Promoción de Derechos para Personas con Discapacidad y Personas Mayores, conmemora el mes de concientización sobre el Síndrome de Rett (SR) durante el mes de octubre.

Por tal motivo, este lunes por la noche el edificio del Palacio Municipal San Martín se iluminará de violeta, color conmemorativo que identifica la lucha de las familias que conviven con el Síndrome.

  • El Síndrome de Rett es un grave desorden neurológico infantil, de causa genética -aunque raramente hereditario- , que se caracteriza por una evolución normal inicial, se registra mayoritariamente en nenas. Más tarde se observa la pérdida del uso voluntario de las manos y sus movimientos característicos, sumado a dificultades para caminar y convulsiones, entre otras.
  • Los bebés parecen saludables durante los primeros seis meses de vida, pero con el tiempo pierden rápidamente la coordinación, el habla y la capacidad para usar las manos. Luego, los síntomas pueden estabilizarse durante años.

  • No hay cura, pero los medicamentos, la fisioterapia, la terapia conversacional y el apoyo nutricional ayudan a controlar los síntomas, evitar complicaciones y mejorar la calidad de vida.

La severidad del cuadro y diversidad de síntomas es amplia, por lo tanto, el abanico de posibilidades terapéuticas es vasto y debe ajustarse a cada caso en particular.

¨Desde el Programa de Promoción de Derechos para las Personas con Discapacidad y Personas Mayores nos sumamos a las voces de familiares y redes afectivas de las personas que conviven con el Síndrome de Rett, con la convicción de que a partir de la difusión de esta información y de darle mayor visibilidad, estaremos contribuyendo en el propósito mutuo de una sociedad más inclusiva¨, sostuvo la referente del Programa, Romina Sponer.