22.10.2020 

El ánimo en decoración

Moda, colores y tendencias son factores que también se ven atravesados por la pandemia. Incluso, la decoración puede ir en sintonía con esta etapa de la vida.

Edición impresa // La Ciudad


De hecho, para definir esas cuestiones participan expertos de distintas disciplinas que vuelcan tendencias globales en paletas de colores para el hogar. En cada decisión reúnen ideas sociales, culturales y de diseño.

La marca de pinturas Alba presentó tendencias para esta época de nueva normalidad. Es que, en un año sumamente especial que trajo nuevos hábitos, la casa se convirtió en un refugio seguro. Las principales tendencias muestran paletas inspiradoras, trayendo los tonos que se traducen en el futuro. Estimulante y a la vez equilibrado.

Los colores inspirados en la naturaleza marcan terreno, según los especialistas. Así, reinarán mucho los azules, verdes terrenales, rojos callados, rosas brillantes y blancos cálidos asociados a lo natural.

En este camino, especialistas hablan de una tendencia que se inclina a lo orgánico, se caracteriza por la simplicidad y el minimalismo tanto en sus muebles como en sus colores para dar un toque de confort en el hogar.

Algo en el que todos los expertos coinciden, es en la importancia de los hogares en este contexto de pandemia, por lo que el interiorismo o crear un entorno agradable y protector frente al problemático mundo exterior, se convierte en necesario.

Siguiendo con la psicología de los colores, materializar aquellos que nos hacen sentir bien en la decoración de nuestros hogares es un punto a tener en cuenta en este 2020/2021; pues hay muchos colores que, de forma directa, mejoran positivamente nuestro ánimo.

En el blog especializado en decoración Mil Ideas, la interiorista Lorna McAleer ha comprimido la lista de todos esos colores en 5, dando como resultado, desde su mirada experta, los 5 colores que más felices nos hacen, para aplicarlos en nuestra decoración, bien sea mediante pintura, en las paredes o en accesorios y complementos.

El amarillo figura en primer lugar. Es el color más alegre del círculo cromático, también es un color muy cálido y, además, causa la liberación de serotonina. Un neurotransmisor que, entre otras cosas, regula el estado de ánimo.

Como el amarillo es un color fuerte y con mucha energía, hay que tener cuidado al aplicarlo, pues puede resultar agobiante si nos pasamos con la dosis.

Para aplicarlo de forma segura, podemos hacer uso de complementos y accesorios en amarillo, para darle una chispa de felicidad a nuestro hogar mediante, por ejemplo, cojines, fundas nórdicas, alfombras, cortina de baño y otros accesorios, o, si queremos añadirlo en las paredes, podemos crear una única pared de acento pintada de amarillo y el resto de otro color.

El verde transmite sensaciones de calma y tranquilidad. Es un color frío que invita a relajarse y a concentrarse.

El azul es otro color sereno y relajante que se incluye en esta lista de colores felices. Relajante, fresco, audaz, moderno, combina con infinidad de colores.

El rosa es un color muy versátil y positivo al mismo tiempo. En sus tonos más suaves expresa delicadeza, cariño, amabilidad. En sus tonos más vibrantes y audaces desprende energía, positivismo y optimismo.

El rojo es uno de los colores más emocionales que hay. Es un color con mucha energía, perfecto para personas del mismo carácter o espacios donde se requiera de cierta energía. Como bien dice la psicología del color de él, es un color que simboliza el optimismo, la vitalidad y el deseo de vida.