15.01 | Policiales 

Detuvieron en España a un hombre que había abusado de dos niños en Olavarría

Los aberrantes hechos ocurrieron en 2012. Desde la Asociación Animate sostuvieron y acompañaron la causa en búsqueda de justicia.

Agentes de la Policía Nacional de España detuvieron a un fugitivo de nacionalidad paraguaya, de 28 años, que era buscado por Interpol por haber agredido sexualmente a dos menores de edad en nuestra ciudad en 2012.

Las autoridades argentinas emitieron una orden de búsqueda y detención para su extradición al país y la Policía Nacional localizó y detuvo al prófugo anteayer en la localidad de Fuente Álamo, Murcia, según informaron fuentes de dicho organismo en un comunicado.

La Comisaría General de Policía Judicial a través de su Grupo de Localización de Fugitivos siguió la pista del hombre y descubrió que se ocultaba en una zona rural de la localidad de Fuente Álamo (Murcia).

  • Sus víctimas tenían 5 y 7 años cuando fueron agredidas sexualmente. El hombre se aprovechó de que los niños estaban bajo su cuidado para abusar de ellos en repetidas ocasiones.

El detenido, Néstor Marino González Galloso fue puesto a disposición de la Audiencia Nacional, a la espera de que se inicien los trámites de extradición.

Hicimos el acompañamiento que corresponde

Fue la Asociación Animate la que contuvo y sostuvo una causa que estaba a punto de prescribir y este viernes sumó un capítulo central para dar un poco de paz a las víctimas y sus familias. "Cuando conocimos a las mamás protectoras, hacía 4 años que habían realizado las denuncias. Todo el mundo les cerró las puertas y hasta el momento nadie los había escuchado" contaron desde la Asociación.
Expusieron sus gestiones, apuntaron al Estado en las ausencias. "Así fue que hicimos el acompañamiento que corresponde (el que tendría que hacer el Estado) y nos encontramos con que la causa estaba por prescribir porque estaba caratulada como "abuso sexual simple" (así le llaman las leyes a lo que a un niño le marca la vida) y ya habían pasado varios años sin que se investigara nada. Ese mismo día que las acompañamos sacaron una carpeta que tenían en un cajón sin haberla tocado antes, le cambiaron la carátula y empezaron a hacer lo que tendrían que haber hecho años atrás". Más tarde, al tibio avance de las investigaciones descubrieron que el agresor no estaba en el país.
Y celebraron que "hoy, después de 9 años se hizo un poco de justicia y va a estar donde tiene que estar".