28.01 

Divertidos y frutales

Se sabe que consumir fruta en verano es muy importante, pero suele suceder que los más chicos no prueben un solo bocado.

Sin embargo, la fruta en verano refresca y da energía por partes iguales. Es importante que desde pequeños tengan hábitos de vida saludables tanto en actividades como en una dieta diaria. ¿cómo conseguirlo? A veces es necesario jugar con la mente de los más pequeños, convirtiendo en llamativo aquello que les causa rechazo a simple vista.

El ingenio en la cocina está presente incluso con la fruta. Aquí, algunas opciones.

Helado de sandía

Mezclando agua con azúcar en una cacerola, se deja hervir hasta que el azúcar se disuelva. Después se deja enfriar, se corta sandía en trozos (y sin pepitas) y se junta con el agua, se hace un puré con la batidora y se añade jarabe de azúcar y jugo de limón. Esta pasta se divide en pequeños tarros y se congelan. ¡Súper refrescante!

Helados de frutas

Frutillas (500 gramos), leche (200 mililitros), nata para montar (225 mililitros), azúcar (100 gramos), limón (1 unidad). Lavar las frutillas, cortando los tallos y cortando en trocitos. Extender en una cacerola o recipiente hondo y espolvorear encima el azúcar. Dejar reposar durante hora y media.

Añadir la leche, unas gotas de jugo de limón, triturar con la batidora y colar el batido para quitar las semillas. Montar la nata hasta que esté espesa. Añadir la mezcla de fresas poco a poco removiendo mientras para que la nata no se baje. Recomendamos remover de arriba abajo.

Vertir la mezcla en un recipiente enfriado previamente, tapar con film transparente y dejar en el congelador. Remover cada media hora durante las 3 primeras horas. Después dejar que se termine de congelar solo.

Yogur con frutas y avena

Los cereales aportan muchos nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de los más pequeños. Mezclando yogur, frutas veraniegas y avena, conseguiremos un postre estupendo para este verano.

Para ello necesitaremos yogur natural, copos de avena, ralladura de chocolate negro, almendras tostadas, arándanos y un plátano. La fruta seleccionada realmente no importa, ya que este postre admite todo tipo de frutas. Se mezcla bien el yogur con las frutas troceadas, rallamos un poco de chocolate negro y añadimos los copos de avena y las almendras tostadas. Si el postre queda poco azucarado, se puede añadir un chorrito de miel o una pizca de azúcar. Déjalo enfriar servido en copas o vasitos en la nevera.