18.04 | Información General 

Huerta de otoño: cinco plantas aromáticas para empezar a cultivar en esta época del año

Cedrón, ciboulette, estragón, perejil y salvia estarán en su apogeo dentro de algunos meses. Pero antes, para poder aprovecharlas en la cocina durante el invierno y la primavera, habrá que sembrarlas, dividirlas por matas o multiplicar por esquejes o gajos. Te contamos cómo.

Las plantas aromáticas tienen una bondad inigualable a la hora de aportar sabores frescos y únicos a nuestros platos. El otoño es momento de multiplicar algunas especies por estacas o gajos, dividir sus matas o sembrar sus semillas. En esta nota te mostramos cinco especies que podés empezar a cultivar ahora y que se adaptan fácil a cualquier balcón, terraza o jardín. Solo habrá que tener un poco de paciencia y esperar para que, en pocos meses, puedas llevarlas de la huerta a tu cocina sin escalas.

Cedrón

Cedrón, exquisita hierba para tragos e infusiones con muchas propiedades medicinales.

Las hojas frescas picadas se pueden usar en salsas y aderezos. Las hojas secas se preparan en infusión como tónico estomacal, digestivo y antiespasmódico y se pueden tomar calientes o frías.

Multiplicación: por estacas leñosas y semileñosas en otoño. Para eso, hay que tomar un pedacito del tallo, deshojarlo, sumergirlo en agua durante 48 horas y luego colocarlo en forma vertical en el suelo o maceta para que eche raíces.

Exigencias: es una planta rústica que requiere exposición a pleno sol. Prefiere suelos profundos y necesita riegos frecuentes. Admite podas de limpieza.

Cosecha: se cosechan las hojas frescas para su uso inmediato o se las deja secar a la sombra. Se puede empezar a cosechar cuando el arbusto está desarrollado.

El sabor cítrico del cedrón combina muy bien con la menta fresca o con la melisa, el jugo de limón o la miel.

Ciboulette

Ciboulette. Durante el invierno, parte de las hojas mueren para luego rebrotar con la llegada de la primavera.

Es una aromática perfecta para cultivar en una ventana, ya que es súper ornamental y es insuperable para aromatizar platos con huevo, mayonesas, purés o queso crema. Si se la cosecha con las flores, se puede aromatizar y colorear un vinagre blanco que ganará en color y sabor.

Multiplicación: En otoño se realiza por semillas. La planta produce muchas semillas y con frecuencia se resiembra sola, además de multiplicarse sus bulbitos. En esta época, también, se pueden hacer almácigos. En pimavera-verano la multiplicación se hace por división de matas: se separan con cuidado las matitas y se replantan en un suelo rico en compost.

Exigencias: Requiere exposición a pleno sol o media sombra. Necesita un suelo rico en humus, suelto y profundo. Mantener el suelo húmedo garantiza hojas turgentes y saludables. Se desarrolla sin inconvenientes en macetas, aunque es recomendable mejorarle el sustrato cada dos años.

Cosecha: Hay que practicar cortes limpios con tijera o cuchillo a 5 cm del suelo. Nunca se debe arrancar.

TRES ESPECIES PARA SEMBRAR EN OTOÑO Y VER FLORECER EN PRIMAVERA

Estragón

Estragón, un aliado de la alta cocina.

Esta hierba, que estimula el apetito, es muy frecuente en la cocina francesa, en platos con huevo, queso, carnes, pescados, patés, vinagres y aliños en general. Puede cultivarse en macetas.

Multiplicación: Lo más recomendable es comprar los ejemplares jóvenes o dividir las plantas desarrolladas y plantarlas a 50 cm de distancia. Se siembra entre los meses de marzo y mayo y en primavera es posible sembrarlo bajo cubierta. Cuando las plantas tienen cuatro hojitas, hay que repicarlas (mudarlas) a macetas individuales. Cuando alcanzan los 15 cm, hay que trasplantarlas al cerco, a un cantero de aromáticas perennes o a una jardinera.

Exigencias: Requiere pleno sol o sombra parcial. Exige suelos y sustratos con excelente drenaje. No es muy exigente en nutrientes y necesita riegos moderados. En otoño las plantas maduras se cortan a ras del suelo y se protegen con una cobertura de paja.

Cosecha: Hay que cortar las ramitas con tijera antes de la floración. Se usan, en lo posible, las hojas frescas.

Perejil

Perejil: la huerta lo admite todo lo año y en la cocina es una hierba aromática infaltable.

Es una excelente fuente de vitaminas A y C, hierro y minerales. Tiene propiedades digestivas, depurativas y diuréticas. Las hojas desprenden su aroma cuando se cortan, por lo que cuanto más picadas estén, más sabor aportarán a la comida. Como su aroma se pierde con la cocción, es mejor añadirlo al momento de servir el plato.

Siembra: Directa, al voleo. También admite siembra en almácigos, sembrando varias semillas en un contenedor. Para acelerar su lenta germinación, se pueden dejar las semillas en remojo 24 o 48 horas. Otra opción es refrigerarlas o dejarlas un par de días en el congelador. Si la opción es dejarlas en remojo, hay que cambiar el agua al menos dos veces para eliminar la furanocumarina, un inhibidor hidrosoluble de la germinación.

Exigencias: Requiere exposición soleada. Prefiere un suelo suelto y nutritivo ya que cuanto más fértil, más hojas producirá. En verano se desarrolla perfectamente a media sombra. Se trasplanta a 30 cm de distancia entre plantas. Necesita riegos moderados. Hay que seleccionar una o dos plantas para que florezcan y den semillas, para tener una provisión segura.

Cosecha: Con tijera, cortar los tallos a 5 cm del suelo. Es recomendable cosechar sólo lo que va a consumirse, en lo posible de mañana. Se podrá empezar a cosechar a los 45 días de sembrado.

Salvia

Salvia. Su forma redondeada y el color grisáceo de su follaje la vuelven protagonista en cualquier diseño con plantas aromáticas.

Con esta hierba se condimentan carnes, pescados, quesos y panes. Frotar los dientes con sus hojas frescas los blanquea y tonifica las encías. Ante una picadura de insecto en la huerta o en el jardín, hay que aplicar una hoja de salvia algo machacada en la lesión.

Propagación: En otoño se puede realizar por división de matas y, a comienzos de la primavera, ya es posible sembrar en almácigos.

Exigencias: Requiere pleno sol. En condiciones de sombra se enferma el follaje por ataque de hongos. Prefiere suelos sueltos y con buen drenaje. Precisa riegos moderados. Hay que controlar las malezas al pie de la planta con una cobertura de chips de madera.

Cosecha: Las hojas se recolectan con tijera justo antes de la floración. Sus hojas se utilizan tanto frescas como secas en multitud de platos mediterráneos.