23.04 | Información General Día del Agrimensor

Era bancario, hasta que descubrió la agrimensura

Eduardo Blas García, presidente del Distrito 2 y del Consejo Profesional de Agrimensura bonaerense

Eduardo Blas García es presidente del Consejo Profesional de Agrimensura de la Provincia de Buenos Aires desde julio de 2019, "con un año de pandemia en el medio, más medio año desde que asumí en el cargo" dice este chaqueño de 66 años nacido en Villa Berthet, aunque radicado en Tandil desde hace ya varios años.

La pandemia le cambió la vida a todos y la forma de trabajar también, por supuesto. "Generalmente nosotros asumimos en La Plata, ante las autoridades provinciales, pero estuvimos seis meses casi sin saber con quién debíamos hablar. La primera reunión con ARBA fue en febrero de 2020 y enseguida llegó la pandemia, así que tenemos una gestión complicada por el coronavirus" siguió diciendo Blas ("nadie me conoce por Eduardo en Tandil", comentó en un momento de la entrevista telefónica. "Todos me dicen Blas, que era el nombre de mi abuelo", agregó), quien tiene un pasado como gerente bancario, aunque cuando era joven descubrió la agrimensura y un día se decidió estudiar la carrera, aunque ya tenía 50 años.

"Yo estudié ingeniero en agrimensura en la Universidad de Morón. Es que vivía en el Gran Buenos Aires en mis tiempos de estudiante y de trabajador, ya que hice las dos cosas a la vez en un momento. Nací en el Chaco, pero llegué a los 9 meses a la provincia, en la zona oeste de Morón, con mis padres (Eduardo García, que era gastronómico, fallecido, y mi mamá Ema Gómez, era ama de casa, fallecida) y mis dos hermanos (Daniel y Gustavo) que ahora viven en San Luis. Después yo emigré al interior" contó Blas.

"Inclusive fui bancario. Pero de joven trabajé como ayudante de agrimensores y eso me quedó picando. Me había gustado. En un momento me dije que no quería ser bancario, y eso que ya estaba casado. Era una responsabilidad cambiar el rumbo, aunque mi esposa (Silvana Campanella) también trabajaba. Es que la facultad permitía hacer ir a las clases de noche y los sábados era turno completo, mañana y tarde, para hacer las prácticdas. Obviamente, se me hizo un poco larga la carrera. También llegaron los tres hijos (Luciana, Fernando y Darío) y habrá tardado ocho años para terminar, aunque recordemos que empecé tarde. Pero me encantó aquella época en la que hice el trabajo con agrimensores y después pensé que no quería para mi ese trabajo de bancario, así que a mis 50 años me agarró la locura y renuncié al banco con la anuencia de mi esposa y de mis hijos. Para esto ya vivía en Tandil, porque tenía un cargo gerencial en el banco, era gerente de sucursal. Me agarró el año 2000 y dejé el banco, en el que tuve que vivir los cacelorazos y la historia que conocemos en 2001. Eso me trajo algún problema de corazón por el estrés, había mucha presión, así que tomé la decisión y dejé el banco para empezar a estudiar agrimensura" recordó García.

"El comienzo fue difícil, por supuesto. Si había algo para hacer, lo hacía, ya sea solo o en sociedad con algún colega. Me recibi en 1989. Cuando llegué a Tandil miré la ciudad que ya era pujante, y pensé "acá puedo ejercer". Me costó un montón, porque si bien estaba bien insertado en la sociedad por mi condición de gerente de banco, lo mío fue tirarse a la pileta. No era fácil. Me costó, repito, y me ayudó también que el país empezó a levantar en 2003/04, la economía cambió y el panorama también. De a poco eso me ayudó a trabajar mejor y a sostenerme, aunque en ese lapso me quemé un montón de ahorros. Pero todo mejoró, lo veía en colegas también, era una cadena que se fue haciendo de a poco, funcionó y ya ahí me recuperé" siguió recordando de aquellos primeros momentos duros como agrimensor. "Hoy trabajo solo; tengo ayudantes en mi estudio, pero desde la pandemia estoy en mi casa, esperando el momento de ver a mis cuatro nietas (Martina, Juliana, Valentina y Catalina)", agregó.

Respecto del Consejo Profesional que preside, señaló que "en este momento estamos manejando los trámites con el Consejo Superior de La Plata en forma virtual. Algunos, no todos. Es CS administra los diez distritos que hay en la provincia. El nuestro es el 2 que tiene sede en Azul y abarca 23 municipios, desde Tandil a General Villegas, pasando por Olavarría, y desde Las Flores hasta el límite con La Pampa, y tenemos aproximadamente 13.00 afiliados. Somos pocos agrimensores en la provincia, pero hicimos una ampaña muy intensa con la Unicen y vamos mejorando en cantidad de gente que se recibe cada año. Inclusive ahora vamos a matricular en forma provisoria a todos los chicos que se reciben y que tienen el título en trámite. Así van a poder ejercer la profesión sin tener el título en su poder, pero la Facultad nos certifica reuniendo condiciones y toda la papelería para que puedan trabajar apenas se reciben".

En cuanto a los objetivos a cumplir por el Distrito, García manifestó que "los profesionales estamos tratando de gestionar más trabajos vía online. La mayoría pasa por la agencia de recaudación de la provincia, ARBA, y todo eso repercutió porque al principio de la pandemia cerró. Hicimos gestiones para que nos incorporaran vía internet algunas tareas que se hacen por papel. Implementamos algunas, pero las dos principales (planos de mensura y planos de propiedad horizontal) se hacen vía papel porque hay que presentar copias. No lo hemos logrado porque la agencia argumenta que no tiene personal. Eso nos ha originado poblemas, porque son muchos los planos que se tramitan al año y hay un gran atraso. Estamos muy preocupados y tenemos la presión de los matriculados para que hagamos algo y solucionar el problema".

"Provincia de Buenos Aires siempre fue modelo para el interior en cuanto a su catastro bien organizado. Pero hoy hay provincias (Córdoba, Santa Fe, Tucumán, San Luis y Entre Ríos) que nos han superado con la tecnología; hasta CABA tiene trámites vía web. Es comprensible lo de Buenos Aires que tiene 7 millones de partidas inmobiliarias, y las otras provincias no alcanzan ni el 10 por ciento de esa cifra, por lo que no es fácil hacer cambios. Pero es momento de que se hagan porque sino es imposible trabajar asi. Hoy el profesional hace todo desde su casa y nosotros estamos a medio camino. Cuando asumimos en 2019 ese fue uno de los objetivos y la pandemia nos frenó, y si bien se lograron algunas cosas aún falta eso. Antes, una consulta técnica era con turno en La Plata y ahora se hace por internet. Un agrimensor de Bahía Blanca se perdía uno o dos días para hacer un trámite y era una pérdida de tiempo y de gastos", reconoció García.

"En nuestro trabajo la tecnolgia ahora da una mano importante. Hace 40 o 50 años cuando se hacía una medición en un campo estaban varios días trabajando. Y después había que procesar todo en la oficina y tramitarlo. Hoy, con GPS se mide todo, aun siendo muchísimas hectáreas, se hace en el día la medición del campo completo. Antes había cinta, que sigue estando pero en desuso, y la tecnología ayudó" agregó, para resaltar que hay sangre nueva en la carrera: "Ha crecido la carrera, felizmente. Estuve en una charla de agrimensores y pude comprobar que hay muchas mujeres estudiando. La mitad de los alumnos son mujeres me dijo Carlos Melitón (director de la carrera en Olavarría) -quien está haciendo un excelente trabajo- y hace 15 o 20 años no era asi. En agrimensura la mujer se ha ganado su lugar. Eso es interesante. Y además la Unicen está haciendo un trabajo sensacional" terminó diciendo Eduardo Blas García.