26.04 | Información General 

El Sindicato Luz y Fuerza hoy cumple 74 años

La entrevista con el secretario general Eduardo Amaya y los dirigentes Emmanuel Tambucci, Rodrigo Fernández y Ricardo Corso.

El Sindicato Luz y Fuerza de Olavarría celebra hoy sus 74 años de vida institucional y en medio de una pandemia que ha complicado la vida a todo el mundo, desde la entidad que agrupa a todos los trabajadores lucifuercistas se ha continuado con una forma de trabajar que permite que los dirigentes se mantengan cerca de sus afiliados, colaborando y dando respuestas a las necesidades que día tras día se fueron planteando en este escenario tan complicado como indescifrable.

"Pero pese a todos los inconvenientes, estamos más unidos que nunca. La pandemia no nos ha frenado para trabajar y ayudar a nuestros afiliados. Es una forma de seguir haciendo historia por esta institución que nos ha dado mucho, que la crearon viejos trabajadores que nos contagieron ese compromiso permanente para funcionar mejor día tras día, con militancia y solidaridad. Y eso nos lleva a tener esas ganas de trabajar por los demás". Los que dijeron eso fueron el secretario general Eduardo Amaya y los dirigentes Emmanuel Tambucci, Rodrigo Fernández y Ricardo Corso, en una entrevista realizada en el Ccelyf, para hablar sobre la actualidad que le toca vivir al Sindicato.

¿Durante la pandemia, en la Obra Social tuvieron que readecuarse para trabajar de otra manera para con los afiliados?

Sí, muchísimo. La pandemia nos encuentra separados físicamente pero más juntos que nunca y más comprometidos que nunca con los compañeros. A su vez, nos fuimos adaptando a estos tiempos utilizando nuevas herramientas como todo lo que es virtual para poder comunicarnos. Por suerte la gene se fue acoplando sin problemas y se les fue dando respuestas a todos los reclamos o necesidades que tenían para solucionar. No bajó la intensidad y con la pandemia surgieron nuevas necesidades, y también continuamos dando todos los servicios y recientemente la Federación llegó a un acuerdo con el Hospital Garrahan para chicos de hasta 15 años, lo cual es importantísimo para todos los lucifuercistas del país.

¿En qué consta ese acuerdo?


En ese acuerdo, que es fundamental para los chicos, se podrán atender todo lo relacionado con todo tipo de patologías que están sufriendo, especialmente para prestaciones médico asistenciales y tratamientos especiales. Este acuerdo es algo histórico también desde el punto de vista de la salud. Ampliando un poco más lo relacionado con la forma de trabajar durante la pandemia, si bien se siguió trabajando igual que antes pero hubo más obstáculos, ya que los médicos estaban aislados o no se podía hacer traslados y en ese caso se complicaron un poco las cosas, por lo que hubo que buscar nuevos mecanismos para solucionar inconvenientes como algo tan simple como ir al médico, o el tema de las recetas que después se hicieron en vorma virtual, e inclusive ir a Buenos Aires o Mar del Plata. Nos adaptamos todos a esta nueva modalidad de vida, en realidad.

¿Quizá hubo mayor trabajo para atender las requisitorias de los jubilados y pensionados?


Con los jubilados se ha trabajado muy bien pese a que necesitan un gran apoyo para tener las prestaciones. Nos hemos ocupado más intensamente, ya que los afiliados nos pasaban la receta en forma virtual, por WhatsApp o mail, y después iban directamente a la farmacia a buscar los remedios ya que nos encargábamos nosotros de comunicarnos con la farmacia. Por supuesto, tenemos que hacer un agradecimiento especial a las compañeras que trabajan en Obra Social, en el Sindicato, ya que se organizaron en burbujas para ir a trabajar y atender de lunes a viernes, con un horario más reducido a veces, pero con un enorme compromiso desde que comenzó la pandemia para ayudar a los afiliados. Es más, algunas tuvieron coronavirus y aún así continuaron aportando su granito de arena para colaborar, lo que refleja esa unidad y compromiso que tenemos todos con el gremio. Todos sabemos que nos acostamos pensando en el Sindicato y nos levantamos pensando en el Sindicato.

¿Qué otros servicios fueron brindando?

Para dentro de muy poquito ya estaremos con la campaña antigripal, ya que las vacunas nos están por llegar por lo que a esto lo informaremos a través de nuestra página web (www.luzyfuerzaolavarria.com.ar) o bien por redes sociales, para que se vacunen todos los jubilados. También nos encargamos de recibir las inscripciones para que los jubilados reciban la vacuna contra el Covid, es decir que a través de Internet le hacíamos el registro en la web de Vacunate. También tenemos el servicio del coseguro, así como el servicio del médico auditor (Dr. Pablo Nagel) que les facilita todo lo relacionado con las recetas y es algo que se les hace gratuitamente a través del Sindicato. Y lo bueno es el acuerdo que tenemos con varias farmacias de Olavarría para hacerle el descuento a todos nuestros afiliados en forma directa, e inclusive es factible que sumemos más farmacias para hacer acuerdos con Luz y Fuerza. En tanto que siempre contamos con el departamento en La Plata, aunque ahora está frenado pero siempre fue utilizado para que los afiliados que tengan que viajar a esa ciudad por razones de salud puedan alojarse allí, por lo que este es otro servicio muy importante que tiene Luz y Fuerza, que es un Sindicato que -por otra parte- está comprometido con la sociedad y brinda su ayuda a algunas instituciones de la ciudad como a los abuelos que se encuentran en el Hogar San Vicente de Paul, por ejemplo, y allí es importante destacar a la Secretaría de la Mujer. Lo fundamental es eso de ayudarnos mucho, está arraigado eso de poner el hombro para los demás, y es algo que nos da orgullo a todos los lucifuercistas.

¿Cómo vienen con los cursos de capacitación?


Próximamente se van a realizar cinco cursos de capacitación. Una parte virtual va a comenzar la próxima semana y también se harán en forma presencial, que tendrán una duración hasta fin de año. Por supuesto, la pandemia nos complicó todo lo relacionado con la capacitación porque no se pudo hacer actividades prácticas de cursos y hubo que volcar todo a la parte virtual, por lo que se hicieron modificaciones a medida que iba cambiando la situación sanitaria. Es que los cursos son fundamentalmente presenciales. Por supuesto, se van a realizar en el Celyf (Centro de Capacitación Educativo), que es la casa donde se levantó el Sindicato, en su sede original en la calle Moreno 3368, más allá de que el Sindicato siguió creciendo y después construyó su amplia sede en Maipú 2150. Y respecto de los cursos, continuamos trabajando para iniciar nuevas capacitaciones pensando en los adelantos tecnológicos que se vienen, como por ejemplo el de energías renovables.

Precisamente en el Ccelyf entregaron útiles escolares a los hijos de afiliados...

Sí, es así. Por supuesto, hay que resaltar el aporte a los hijos de afiliados a los que se les entregaron kits de útiles escolares. Fueron alrededor de 240 y ese es otro logro grandísimo, que se les entregó a un 60 por ciento de la familia lucifuercista. Si bien es una constante que se repitió en los últimos veinte años cada vez se les va brindando una mejor ayuda para los chicos, desde jardín de infantes, primario, secundario y terciario/universitario. Con el trabajo de los jóvenes, que colaboran mucho como siempre, se reacomodó lo relacionado con los alumnos de terciario. Somos uno de los pocos gremios de Olavarría que cubren con útiles a chicos de salitas de 3 años hasta universitarios, con elementos de primera calidad. Entre los beneficios que se les brinda a los compañeros afiliados también está la Colonia de Verano, en la quinta Recreo Feliz, pero la pandemia nos ha frenado todo eso y tenemos la esperanza de que muy pronto podamos volver a hacer esa actividad durante la temporada de verano, así como la escuelita de deportes, que es otra característica del Sindicato Luz y Fuerza.