28.04 | Información General 

El Tejetón Solidario no para: necesitan lana porque manos sobran

Debido a la situación sanitaria sus trabajos para la recudación de fondos se vieron modificados. Invitan a la comunidad a colaborar y formar parte del proyecto. La biblioteca Coty Laborde es el lugar donde los interesados pueden acercar las donaciones.


Por segundo año consecutivo el Tejeton Solidario Olavarría no podrá realizar su tradicional evento, sin embargo sus labores de caridad no frenan y tampoco lo hicieron el año pasado. El 2020, al igual que para la gran mayoría de las iniciativas solidarias el trabajo no cesó, pero si se vieron limitados a la realización de diferentes actividades. El Tejeton, es un proyecto que se encarga de tejer mantas de abrigo y prendas de vestir para bebé, que se donan a diferentes entidades sociales o personas particulares que lo necesiten. El mismo está a cargo de Mariel Machiaroli y Nora Cairoli, que junto a más de 15 personas voluntarias, mantienen en pié el proyecto que está próximo a cumplir seis años.

El Tejetón Solidario Olavarría ya es conocido en la ciudad, lo que hacen es tejer cuadros pequeños de lana, con una medida de 20 centímetros por lado, que luego al ensamblarlos forman las frazadas que se donarán.

Respecto a la cantidad de mantas donadas en 2020, Machiaroli cuenta que los pedidos fueron menores respecto a años anteriores, ya que "el ante año pasado veníamos de donar 185 frazadas y el año pasado yo busqué y llegamos masomenos a 120". Además añadió que le sobraron un remanente, que fueron las que les permitieron solventar algunos encargues de principios del 2021. Actualmente se encuentran con pocas demandas porque la época acompaña, pero "cuando empiezan los primeros fríos, ya empezamos a tener pedidos" señaló y agregó que en invierno es donde mayor demanda tienen. Esas peticiones son generalmente de Cáritas, de diferentes barrios de Olavarría y de personas particulares, que se comunican con ellas.

Desde la entidad todos los años, llevan adelante la venta de números para una rifa, con el fin de recaudar fondos que les permitan comprar la materia prima que necesitan para la confección de frazadas. Sin embargo "el año pasado lo suspendimos y apelamos a la gente que quería donar, en un sobrecito anónimamente" explica Machiaroli, y agrega que gracias a la solidaridad y bondad de las personas pudieron solventar la lana de todo el año. En lo que respecta al 2021, desde el Tejetón Solidario sostuvieron que están analizando distintas alternativas para la recaudación de lana o dinero para comprarla."Supongo que la rifa también la vamos a suspender", expresó apenada Mariel Machiaroli. Además cuenta que son muchas las personas dispuestas a ayudar, que recibe varios llamados de gente que quiere empezar a tejer. Sin embargo señala que la lana es una materia prima cara, y que no es justo que quienes estén dispuesto a dar una mano también tengan que pagar el insumo, es por ello que recalco: "Lo que necesitamos es lana, porque manos sobran".

Sin embargo, suspender la rifa, a ellas les implica una merma económica muy grande, ya que es la única actividad que realizan para comprar la lana que necesitan para llevar adelante sus tareas. Por este motivo es que desde el Tejetón Solidiaro, están invitando a quienes quieran realizar donaciones: "Si alguien tiene lana para dar perfecto, pero por ahí tienen 100 pesos, 200 en un sobrecito, para nosotros un poquito cada uno, juntamos" y agrega que el año pasado mediante esta modalidad pudieron reunir una determinada cantidad de dinero que les permitió comprar lana para todo el año.

El tejeton cuenta con un apoyo de alrededor de 90 personas: algunas tejen, otras ensamblan los cuadraditos que forman las mantas, y otras simplemente llevan lana a la biblioteca Coty Laborde, lugar donde generalmente se reunían antes de la pandemia, pero personas activas realizando diferentes actividades "seremos 20" señaló Machiaroli. Actualmente la biblioteca funciona como lugar de intercambio de insumos de las mantas, debido a que no pueden organizar reuniones sociales. Es el lugar donde van a donar lana, a retirar para tejer y donde se acercan la mayoría de los cuadraditos ya tejidos o mantas ya terminadas.

Además desde el proyecto solidario invitan las personas involucrarse en la causa, recalcan que para ellos siempre son bienvenidas nuevas manos para tejer, o si hay personas que tengan lana que ya no usen la pueden acercar a la biblioteca Coty Laborde, "Si alguien tiene interés en adherirse a nuestra causa es muy bienvenido" recalcó Machiaroli.

Más allá de Olavarría

Las diferentes y numerosas donaciones que se relizan desde el Tejetón Solidario, van más allá de las fronteras de Olavarría. En Octubre del 2020 la entidad solidaria mando frazadas a la ciudad de Bariloche. La conexión se dió porque "Nora -Cairoli- tiene un amiga que está en ecosueños, son un grupo de mujeres que atienden a distintos merenderos entonces sabiendo que había mucha demanda allá y como nos habían sobrado mucho, le mandamos" contó Machiaroli. Además agrega que en esa oportunidad el transporte no les cobró por el viaje y que además de mantas mandaron ropa de bebé.