08.05 | Información General 

"Es bueno que una empresa invierta millones de dólares, pero debe tener bien a los trabajadores"

Alejandro Santillán, secretario general de AOMA Olavarría dijo que "es para celebrar, entre el año pasado y este año, que no hemos perdido puestos de trabajo por esta situación que nos preocupa, que es difícil, de la que tenemos que cuidarnos".

Alejandro Santillán es el reconocido secretario general de AOMA Olavarría y desde su puesto, con el respaldo de una comisión directiva y cuerpo de delegados, más trabajadores que lo apoyan constantemente, es un permanente luchador de los derechos de los trabajadores. La situación minera en el centro de la provincia de Buenos Aires, la continua lucha que el sindicato tiene con la megaempresa cementera que siempre está en falta y el objetivo de encontrar un equilibrio para que en territorio sierrabayense haya un acuerdo y beneficios para todos, son cosas que habló Santillán en esta oportunidad, al celebrarse el Día de la Industria Minera. Esto fue lo que dijo:

¿La minería en Olavarría, cómo está actualmente?

Las cementeras, si bien han caído un poco con sus despachos respecto de lo que vendieron a principio de año, son multinacionales e igualmente siguen haciendo dinero. Cuesta que reconozcan el esfuerzo de los trabajadores y eso, lamentablemente, no ha cambiado. Tenemos en la ciudad una cementera como Loma Negra con la que nos cuesta dialogar y tuvimos que enviar una carta documento al Ministerio de Trabajo para podernos sentar a hablar y que el Ministerio fuerce a ambas partes a sentarse, y a tener un diálogo de buena fe. Es que siempre tuvimos una negativa para que nos escuchen y cuando la situación tiene alguna escalada porque no se respetan los derechos de nuestros compañeros, aparece en los medios que AOMA es un gremio poco dialoguista y no es así, estamos lejos de eso ya que siempre intentamos solucionar las cosas en reuniones privadas o bien en el Ministerio. Y el Ministerio de Nación ha estado muy ocupado últimamente para atendernos como nos gusta que nos atiendan, pero de cualquier manera fuimos destrabando algunos problemas. Asimismo, seguiremos en reuniones -quizá por Zoom con el Ministerio- porque hay cuestiones de los trabajadores de la empresa Minerar que aún se deben corregir y nuestra preocupación es L´Amalí 2, que según Loma Negra es una planta modelo y en la que invirtieron mucho dinero, y es muy lindo para el slogan de esta compañía pero no ha invertido en tener trabajadores de calidad. Eso es lo que estamos reclamando al Ministerio de Nación.

¿Y con las caleras?

Hace alrededor de dos semanas estuvimos en contacto con la Subsecretaría de Minería de la Provincia de Buenos Aires -a través de su subsecretario Federico Aguilera- pudimos destrabar los permisos para que en uno de los cerros donde había gente que extraía dolomita en esa zona. Esas viejas canteras van a ser explotadas para garantizar la continuidad de trabajo de 140 familias que están relacionadas directamente y un sinfín de trabajadores que prestan servicios en diferentes rubros, como energía, proveedores, metalmecánica que ofrece servicios. Y con las canteras, entendemos -en nuestra humilde opinión- que el tema de la piedra pasa por una falta de coordinación y de diálogo de los mismos empresarios, porque hay canteras que trabajan a volúmenes aceptables y en otras canteras no llegan ni al porcentaje de tener los premios de producción. Pero cuando uno investiga un poco notamos que hay una disparidad muy grande en la venta del material. Este año ha sido atípico, el anterior también, y no sólo los trabajadores mineros sino toda la masa trabajadora viene con una gran complicación. A mi entender venimos de cuatro años donde el sector que represento se pudo ver que se hicieron inversiones pero las obras nunca llegaron, donde las empresas se equiparon y adquirieron buenos equipos para estar en la competencia, incorporaron mano de obra que es lo que nos interesa como gremio, pero hay canteras donde no llegan a los volúmenes esperados. Eso preocupa.

¿Qué aspectos hubo que tuvieron algo positivo?

Es para celebrar cuando el año pasado se llegó a acuerdos con las cámaras, fundamentalmente con la rama de Cal y Piedra, donde los trabajadores cobraron el 83 por ciento del bruto, por lo que es para destacar a los chicos de comisión que fueron empresa por empresa a gestionar y ese porcentaje que le faltaba cobrar en cuatro meses anteriores se logró compensar respecto de ese faltante. A fin de año pasado se firmó con Cal y Piedra un bono a pagarse en dos veces y algunos pícaros absorbieron ese valor en ese acuerdo que recién mencionaba con las conquistas logradas localmente. Fueron dos empresas en realidad. Pero estamos acostumbrados a eso y seguimos en carrera, pidiéndoles a los empresarios que nos tomen como socios y no que cuando las cosas van mal nos descarten. Es para celebrar, entre el año pasado y este año, que no hemos perdido puestos de trabajo por esta situación que nos preocupa, que es difícil, de la que tenemos que cuidarnos, y creo que los empresarios deben cuidar más a los empresarios. De eso no tengo dudas.

¿En este momento se encuentran en alguna pelea por el tema salarios?

No, porque hace pocos meses se cerró la paritaria de Cal y Piedra con los tres primeros meses del año que pertenecían a la paritaria del año pasado. Cuando uno hace el prorrateo, los trabajadores de esa rama van a rondar en el 35 por ciento de aumento en nueve meses, y va a faltar discutir los últimos tres meses. Algún compañero se va a poner contento, otros quizá no, pero sabemos que los compañeros de Cal y Piedra tienen porcentajes más bajos. Por eso en 2018 se peleó para mejorar 10 pesos que veníamos reclamando hace tiempo y los reposicionó. el tema paritario se puede discutir y alguna organización que firme por un 50 por ciento, ya que la inflación golpea a todo el asalariado, no sé si va a alcanzar. Porque cuando se sale de una reunión por salario, lo ganado queda licuado por la inflación. Se están peleando cosas y tenemos un dolor de cabeza, y preocupa que haya que mandar una carta documento al Ministerio de Trabajo para que sienten a Loma Negra a discutir. Eso es algo que pasa desde el primer día que puse un pie en AOMA.

¿Qué cosas, por ejemplo?

Vemos que hay salarios en L´Amalí 1 que no corresponden a la empresa que están. Son cosas que la política tendrá que resolver y sino hablaremos con el resto de los gremios, y si hay que tomar algún tipo de medida se tomará. Es para celebrar cuando una empresa invierte tantos millones de dólares en una planta, pero le falta lo más importante que es tener bien a los trabajadores. Eso nos molesta. También hay una competencia desleal, porque hay otras cementeras que respetan lo que está pactado y Loma Negra quiere discutir cosas que se discutieron en 1989. Eso nos enoja mucho. Así estamos en un conflicto constante, pero no porque AOMA quiera tenerlo, porque nos gustaría tener un diálogo, pero hay que tener buenas intenciones y también concretarlas. Si hay trabajadores bajo un encuadre que no corresponde y cobra un 40 por ciento menos, entonces todo eso molesta y mucho. Inclusive, hay inspectores que están sorprendidos por la cantidad de gremios que hay dentro de una planta cementera y con salarios tan dispares, y todos los trabajadores allí está de gusto porque cada uno cumple un rol para hacer cemento, destinar a las plantas y embolsarlo. Así, de esa manera, se le está metiendo la mano en el bolsillo a las trabajadores.

¿Un objetivo más?

Sí. Que con la gente de Sierras Bayas, con los empresas y el gremio, espero que podamos encontrar un punto de acuerdo, que haya un equilibrio, que maduremos todos juntos, para que podamos hacer una actividad como la nuestra sin problemas y que sea fundamentalmente en beneficio de todos. Espero que la comunidad, nosotros y los empresarios, que espero que hagan las cosas como corresponde, tengamos ese equilibrio necesario para el bien de todos que es lo que pretendemos.