11.05 | Policiales 

Violento asalto en Azul: los delincuentes dijeron que eran policías

Los asaltantes eran tres y estaban armados. Se apoderaron de una suma superior a los 400.000 pesos y de otros objetos de valor de la familia víctima. Uno de los presuntos autores, que tenía vigente un pedido de captura, fue arrestado en Cañuelas.

Tres sujetos que estaban armados y se hicieron pasar por policías cometieron un violento robo en la vecina ciudad de Azul, el ilícito que el pasado domingo por la tarde tuvo como víctima a una familia domiciliada en el Barrio Urioste. 

Una casa de familia se convirtió en el lugar donde el pasado domingo este ilícito, cuando era alrededor de la hora 15.30, se produjo.

Los autores del hecho llegaron hasta esa vivienda en el mismo Volkswagen Vento de color champagne que horas más tarde sería interceptado en jurisdicción de Cañuelas. 

Un hombre de 36 años víctima del robo, que en ese inmueble ya referido reside con su mujer y sus dos pequeños hijos -un nene y una nena-, se encontraba en las afueras de la vivienda con uno de los menores cuando los delincuentes lo interceptaron.

En un principio, los dos sujetos que primero bajaron del auto le dijeron que eran policías. E inmediatamente después, lo redujeron con las armas de fuego que portaban.

Una vez que ingresaron con la víctima a esa casa donde vive con su familia, los tres autores de este hecho -que tenían barbijos y usaban guantes- se apoderaron del dinero y de otros elementos de valor.

Actuando con extrema violencia, obligaron al azuleño a tirarse al piso y le apuntaron en la cabeza con una de las armas que portaban, al parecer una pistola, lo cual sucedió en presencia de su mujer y sus pequeños hijos. Además, inmovilizaron sus manos con un cable, al mismo tiempo que le exigían la entrega de dinero.

De diferentes sectores de la casa, los autores de este hecho se fueron apoderando de la cantidad ya referida. En un lugar hallaron cien mil pesos y en otro, 260.000. También se llevaron 50 euros y 20.000 pesos más.

  • Tarjetas de crédito de diferentes bancos, al igual que un reloj digital de pulsera y un teléfono celular, fueron otros elementos que robaron; mientras revisaban cada uno de los ambientes de ese inmueble en cuyo interior tenían cautiva a la familia. Y antes de huir, dejaron encerradas a las víctimas.

Instantes más tarde, cuando personal policial fue alertado sobre lo sucedido, las primeras averiguaciones llevadas adelante por los investigadores permitieron, a través de observaciones de cámaras de seguridad instaladas en diferentes sectores de Azul, identificar el automóvil utilizado por los asaltantes. Mismo rodado que horas después seria interceptado en Cañuelas, cuando uno de los ahora considerados autores de este ilícito resultó arrestado.

Al ser aprehendido el conductor del Vento, en su poder se hallaron diferentes elementos que estarían vinculados con el robo ocurrido en Azul: una pistola 9 MM cuya numeración estaba suprimida, proyectiles, guantes de látex, precintos de plástico y dinero, en una suma cercana a los diez mil pesos.

Con infromación de: Diario El Tiempo