15.05 | Información General 

Experiencias de personas que transitaron el coronavirus

Desde el inicio de la pandemia las personas han tenido incertidumbre y temor frente al Covid-19. A pesar de que hay mucha información instalada después de más de un año de pandemia, ha quedado demostrado que este virus afecta a cada persona de manera diferente.

Milagros Pianciola / Facso

La cantidad de información sobre lo que puede provocar el coronavirus genera incertidumbre y miedo entre las personas. Principalmente por los distintos síntomas que se presentan y cómo afecta, de manera diferente, a cada persona. Una joven que estuvo contagiada expresó que "sentís incertidumbre porque es algo nuevo que no se conoce, que no se tiene experiencia, que no sabes cómo te va a atacar, y muchas veces la sobre información que circula en todos lados termina desinformando y asustando".

Todas las personas que se contagian de Covid-19 experimentan distintos síntomas y por lo tanto transitan la situación de manera distinta. También influyen las condiciones de edad, patologías, si viven solos o con otras personas. Por ejemplo, Agustina de 23 años vive sola y su familia es de Azul. Cuando se contagió tuvo muchos síntomas y transitó esta situación lejos de sus familiares. "Al principio tenía miedo, no sabía de qué se trataba más allá de que hay mucha información sobre el coronavirus y a veces subestimamos la enfermedad, pensamos que es una simple gripe o que es solo pasar los días", manifestó. El miedo y la incertidumbre estuvieron presentes de manera constante esos días en los que estuvo sola, sin poder salir y sin fuerzas para poder levantarse.

El hecho de vivir sola y estar lejos de su familia le generó miedo y malestar, la joven expresó que "si a mi me pasaba algo más que recurrir a una asistencia de salud no iba a poder hacer". Además quienes están contagiados nunca saben cuántos y qué síntomas pueden aparecer, si van a quedar secuelas o cuantos días de aislamiento van a tener que transcurrir. Agustina pasó 10 días aislada sola con muchos síntomas, principalmente tos, fiebre, dolor de cabeza, resfrío.

Después del aislamiento le dieron el alta y pudo continuar con sus actividades cotidianas, pero el cansancio y fatiga continuaban. "Al principio cuando regresé a mis tareas diarias, a mi trabajo, a salir a la calle, empecé a sentir que mis pulmones estaban cerrados, no tenía aire, me costaba caminar mucho, hacer fuerza", manifestó Agustina. Por este motivo es muy importante que quienes hayan estado contagiados de Covid-19, ya sea con muchos síntomas o pocos, se hagan las revisiones médicas correspondientes para estar en conocimiento del estado de su salud. "Mi mirada cambió en querer concientizar sobre una enfermedad que todos la pasamos de manera diferente, más leve o más grave, pero es importante cuidarse", reflexionó la joven.

Otra situación triste fue la que atravesó Camila, quien contó que su tía de 60 años lamentablemente falleció luego de enterarse que estaba contagiada de Covid-19. Su tía, quien había tenido Covid-19 hacía un mes, se fue a vacunar un martes. Tres días después de que le dieran la dosis comenzó a tener dolor de cuerpo y cansancio, por lo tanto decide ir a la clínica pero "le dicen que eran contracturas, que por eso le dolía el cuerpo, y para el domingo la internan porque le costaba mucho respirar", explicó Camila. A los días de estar internada su familia se entera que dió positivo de Covid-19, es por esto que suponen que en el momento que se fue a vacunar ya estaba contagiada y no lo sabía.

La mujer estuvo internada con oxígeno ya que le costaba mucho respirar, una semana después cuando la estaban por pasar a terapia intensiva tuvo una leve mejoría, por lo que le estuvieron por dar el alta. Pero esa misma semana le dió un acv, no pudo recuperarse y dos días después falleció. "Ella falleció por el acv, pero esto lo sufrió por el Covid-19, porque no le llegaba oxigeno al cerebro", comentó la sobrina. Después de vivir esta situación triste y dolorosa, Camila expresó que "es importante que se cuiden y que se den la vacuna, es lo que los puede salvar del sufrimiento que estamos pasando".

Cómo lo vivió Olivia también fue diferente, ella tiene 33 años y es mamá de dos hijas. Transcurrió una situación angustiante porque "cometí la imprudencia de pedirle a una compañera de trabajo que justo viajaba a capital si no me llevaba de onda para visitar a mi hermana allá", explicó. Sus ganas de ver a su hermana que no veía hacía mucho tiempo fueron más fuertes. Al volver del viaje decidió hisoparse ya que una de sus hijas tenía síntomas mientras ella estaba en capital, finalmente el resultado dio positivo.

Después de transitar los días con mucha preocupación le dieron el alta, tanto a su familia como a su hermana en capital quien también estaba contagiada. "No tenía miedo por mi sino por la gente con la que había estado en contacto", expresó Olivia. A pesar de cuidarse continuamente el virus entró a su casa, por lo tanto reflexionó que "no es algo para tomarse a la ligera, creo que es un tema bastante importante".

La situación que pasó Gustavo con el Covid-19 comenzó con leves síntomas. "Empecé teniendo mucho dolor de cuerpo los primeros dos días, después empecé a tener fiebre", manifestó Gustavo de 58 años. La fiebre no desaparecía por lo tanto la familia decidió internarlo, durante la semana que estuvo en la sala Covid-19 sintió mucho cansancio y tuvo neumonía bilateral.

Dos días antes de que le dieran el alta le dieron plasma y pudo regresar a su casa. "La atención del hospital fue espectacular, ya sea médica como psicológica", expresó Gustavo. Durante la primera semana de vuelta en su casa sintió mucho cansancio.

"Yo no me la vi venir, en ningún momento pensé que podía tener Covid-19", expresó Norma de 65 años. Una mujer que transitó el Covid-19 de la peor manera y logró superarlo gracias al personal de salud y el acompañamiento de su familia. Norma siempre se cuidó del virus, siempre salía con barbijo, no veía a otras personas y siempre cumplía con los protocolos, aun así el 24 de marzo se enteró que el hisopado dio positivo.

Sus primer síntoma fue tos, pero como tenía bronquitis o gripe con frecuencia no se alertó demasiado, además de que siempre mantuvo los cuidados necesarios. "Nosotros nos re cuidamos, tengo una mamá muy grande, mis salidas son a la farmacia, al cajero y supermercado, acá no viene nadie, nosotros no vamos a la casa de nadie", manifestó Norma. Sin saber cómo se contagió tuvo que transitar esta situación de la peor manera, con mucho miedo, angustia y sostuvo que "sinceramente no se de donde me contagie, yo me cuidaba".

Poco después empezó a tener fiebre y su estado de salud empeoró, por lo tanto decidió hisoparse. El viernes 26 ya se sentía mejor, no tenía fiebre pero en media hora pasó de estar saturando 93 a 89 en niveles de oxígeno en la sangre, por lo tanto le avisó a su hija y a los pocos minutos la internaron.

Estuvo primero un rato en la guardia y después la pasaron a la sala Covid-19 donde estuvo 3 días. El domingo 28 de marzo su situación no mejoraba y decidieron trasladarla a terapia. "Entré llorando, me acompañó mi hija, de eso me acuerdo, ella es la única que me podía acompañar porque es médica y le dije que me despidiera de todos mis seres queridos porque yo sabía que si entraba ahí no salía con vida", recordó Norma. De ese momento solo le quedaron recuerdos borrosos y confusos.

El estado de salud de Norma fue muy delicado, estuvo días internada e intubada. "Estuve muy grave, en un momento empezaron a fallar los riñones". A partir de un análisis que le realizaron descubrieron que tenía un hongo en esa zona, la medicaron y respondió bien. Pasó 3 días en terapia y luego la trasladaron a maternidad.

En total pasó 20 días internada, lejos de su casa, de su familia y con miedo por la incertidumbre de lo que le podía pasar. Los primeros días en su hogar fueron difíciles, no podía caminar, no tenía fuerzas. "Las primeras dos semanas estaba muy cansada, así que me ayudaban porque yo todavía no caminaba, llegué a pensar que no iba a caminar", expresó Norma. Con ayuda del kinesiólogo realiza desde el primer día actividades de rehabilitación para poder desenvolverse normalmente.

Actualmente Norma puede caminar, está recuperando la fuerza, no tiene falta de aire y sigue trabajando junto al kinesiólogo. Aun así no se siente segura todavía para salir de su casa, ya que a pesar de los cuidados se contagió. "Ahora a mi me da miedo hasta salir, más allá de que ahora no puedo. Porque no se donde me contagie, teniendo todos los recaudos, entonces ahora no se si salgo y me vuelvo a contagiar", expresó. Ya hace unos días que puede realizar muchas actividades cotidianas de manera normal y sin ayuda dentro de su casa, esto la anima a seguir para recuperarse totalmente. "Es tanta la gente a la que hay que agradecer, no solamente mi familia, los médicos, a dios, las enfermeras, kinesiólogos, las muestras de cariño", manifestó Norma.

A un mes de haber vuelto a su hogar, de haber superado el Covid-19, Norma reflexionó sobre lo que le tocó vivir: "Yo lo que quiero para mi es que esto no pase como si nada, es decir, si Dios me dio una segunda oportunidad, lo que me quede de mi vida quiero tratar de ser más sabia, no cometer errores que he cometido, yo soy por ahí muy ansiosa, quisiera tomarme las cosas más tranquila, ese es mi deseo y espero poder lograrlo".