16.05 | La Madrid 

"Las encomiendas son un abrazo a distancia que cuando llegan permiten reencontrarnos"

Diego y Leandro Caputo son dos lamatritenses que hace muchos años se radicaron en la ciudad de La Plata. Junto con Maxi, otro socio, llevan adelante una iniciativa solidaria desde Bukowski, el tradicional bar platense del cual son propietarios. Diego Caputo contó los detalles de la original movida.

Bukowski es un tradicional bar de la ciudad de La Plata. Dos de los tres dueños son de General la Madrid: Diego y Leandro Caputo. Acostumbrados a salir de situaciones complejas -a las pocas semanas de inaugurar, allá por 2001, el país sufría una de sus peores crisis económicas- ahora resiste a la pandemia. Y en esa resiliencia encontraron la posibilidad de ayudar a otros: entregan encomiendas solidarias en los centros de salud de la capital bonaerense.

Conozcamos un poco de la historia de la movida solidaria a través de uno de los dueños, Diego Caputo, y cómo se liga a las ciudades del interior.

"Cuando arrancó la pandemia y la cuarentena del año pasado podíamos hacer delivery y, como es nuestra costumbre de ser un poco más originales, encontramos el formato de las 'encomiendas', que es un delivery que llega, como las encomiendas a la tardes, con bebida, comida y postre, y con eso unimos nuestra identidad del interior, porque nos dimos cuenta que lo que la gente extrañaba era el contacto con el otro", relata Diego sobre la idea original que le permitió al comercio paliar un poco la crisis económica que generó el cierre de los masivos comercios.

"La encomienda es un abrazo a distancia porque cuando llegaban era como reencontrarnos con nuestros viejos", agrega. Las viandas pronto pasaron de tener bebidas y alimentos a sumar velas aromáticas, jabones, sahumerios y hasta libros. "Metíamos libros usados al azar y le proponíamos a la gente que cuando recibiera la encomienda agregara uno así había circulación", detalla.

"Nuestro público es mayormente del interior y la gente se enganchó porque cuando abrían la encomienda se encontraba cosas que te remitían a tu casa y había muchas más cosas que comida. Así se instaló un sentido de pertenencia y ese amor que nos daban nuestros viejos cuando estábamos estudiando", sostiene Caputo.

Pero la pandemia siguió impactando y ahí los dueños de Bukowski le buscaron una "vuelta de rosca". "De esta salimos todos juntos, es colectiva", comenta.

Así nació la "la encomienda solidaria", las cuales se entregan en los centros de salud de la ciudad de La Plata. "Se destina gratis a las guardias de los hospitales y salas. Como muchas veces no tienen cómo calentar la comida, las llevamos al mediodía con la comida recién cocida y la adaptamos a la realidad", explica.

"Por suerte la gente nos apoya un montón: cada diez pedidos que se hacen, uno se destina a la solidaridad. Es nuestra manera de aportar", rescata Diego Caputo. "Es un pequeño gesto, pero el agradecimiento es constante", dice.

"Los mensajes que nos llegan son hermosos. Nos escribieron un mensaje que decía: 'la comida es siempre bienvenida, pero no saben cómo recibirla nos cambia la energía al momento de trabajar", relata. "Es alucinante", apunta. "A veces volvés llorando cuando vas a llevar la encomienda solidaria. Cuando la llevás se nota el agradecimiento... para nosotros es muy fuerte porque este es un momento muy difícil para todos", indica con emoción.

La "encomienda solidaria" comenzó por el contacto de Diego con un ambulanciero que "me contaba cómo es la situación en los hospitales y lo que viven día a día. Al principio las llevábamos a lugares donde conocíamos gente, pero intentamos ir a todos lados", detalla.

De Bukowski, con amor

Bukowski se encuentra ubicado en plena La Plata (calle 59 entre 6 y 7) y desde que abrió sus puertas en 2001 se diferenció de otros lugares de la ciudad, habituada a los bares y la gastronomía.

Los distintos ambientes, la decoración y las paredes tienen su razón de ser. No debe haber estudiante de La Madrid, Laprida, Olavarría u otras ciudades del interior que no hayan pasado por el sitio.

"La simpleza de Bukowski es algo que la gente entendió. Nunca escondimos que somos del interior y es un lugar donde seguro te encontrás con alguien conocido. También es un poco único, distinto a otros lugares, pero a la vez es plural porque te encontrás con todo el mundo y las puertas están abiertas", repasa Diego Caputo.

En la entrada nomás, al visitante lo encuentra el logo del bar y se puede leer sobre Charles Bukowski, un escritor, novelista y poeta estadounidense nacido en Alemania.

Bukowski es mucho más que un bar. Desde las decoraciones, las mesas, todo remite a las artes. Se han hecho encuentros literarios, un espacio para los cinéfilos, exposiciones de cuadros y distintas propuestas ligadas a la cultura.

"Siempre fue una construcción colectiva, cada uno de los socios ha puesto sus saberes y hasta la gente hizo el suyo: las paredes del salón más grande están pintadas con colores que nos han donado la gente y al mezclarlas quedó así", descubre.

Y en ese lugar por donde han pasado miles de estudiantes del interior, donde muchos han escrito su historia de encuentros, amores y amistades que perduran para siempre a partir de compartir una silla o un vaso, la referencia de General La Madrid siempre está para los hermanos Caputo.

"Cuando nosotros éramos chicos íbamos a la confitería de Lalo Poggioli y él tenía eso de que era más que el dueño de un comercio: él estaba presente. Nosotros hacemos lo mismo con nuestros clientes, estamos siempre, hemos cuidado a los chicos que vienen y eso es un poco la identidad del pueblo", cierra Diego Caputo.

Ayúdanos a abrazar

Bukowski implementó un sistema de "encomiendas" (delivery) que se entregan en horario de la tarde. Hay distintas alternativas y muy económicas. Se pueden encontrar a través de la página de Facebook (https://www.facebook.com/bukowskibar.laplata) o en Instagram (@bukowski.bar). Las reservas se pueden hacer al Whatsapp 221-5031849 o las opciones en el link https://sites.google.com/view/encomiendasbukowski/home.
Cada diez encomiendas que se venden, una es destinada gratuitamente a los centros de salud platense. "La gente del interior también puede enviarnos un mensaje y acercamos la encomienda a los chicos", repasó Diego Caputo. "Las encomiendas son un abrazo a distancia que nos permite reencontrarnos", resumió.