19.05 | Información General Verde en todo sentido: alternativa ecológica para los residuos del mate

En la FIO estudian la capacidad de la yerba para almacenar energía

La ingeniera Florencia Jerez busca innovar con uno de los productos que más consumimos y desperdiiamos en la Argentina. La innovación se testeará en los robots y autos eléctricos de la FIO.

Imposible no asociar a la Argentina con el mate. Y no es para menos: es el mayor país productor y consumidor de esta infusión en el mundo. De acuerdo a datos del Instituto Nacional de la Yerba Mate, el año pasado se consumieron 311.700.000 kilos de este producto, de los cuales 270 millones se quedaron en el mercado interno. Una vez utilizada la yerba encuentra pocos destinos al alcance de cualquier persona: como abono para la tierra o, en gran medida, se suma al residuo cotidiano. Esto se traduce en millones de kilos de yerba usada en rellenos sanitarios.

Un poco para poder resolver este escenario y un tanto más para explorar el potencial de esta ancestral planta, es que la ingeniera química Florencia Jerez se encuentra abocada a su tesis doctoral donde estudia la aplicación de la yerba para el desarrollo de supercapacitores y como almacenadora de energía, en la Facultad de Ingeniería de la UNICEN.

*QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE: Yerba buena, el proceso químico que la hace energía

Los supercapacitores son pequeños dispositivos capaces de cargar y descargar la energía que almacenan a gran velocidad, como la que se necesita para un arranque, frenos, sistemas de inicio, sin dañar la batería u otras partes del sistema. Hace algunos años que su visibilidad en el campo de la electrónica crece, e incluso el director general de Tesla Motors, Elon Musk, predijo el rol central que tendrán en el desarrollo de vehículos eléctricos, desplazando a las baterías convencionales.

La ingeniera Florencia Jerez, en el equipo de la FIO que permite determinar las capacidades de acumulación y suministro de energía, de diversos materiales

  • Profesionales de la química y la electromecánica de la facultad olavarriense pertenecientes al Núcleo de investigación Tecnológica en Electricidad y Mecatrónica (INTELYMEC) exploran estas innovaciones como complemento de los robots y vehículos autónomos solares de la FIO. Si bien esta tecnología ya se utiliza, lo hace con materiales sintetizados con elementos poco amigables para el medio ambiente. Tal vez hay una alternativa más sustentable, literalmente al alcance de la mano.

Supercapacitores, superfuturo

Para explicar qué son los supercapacitores, la joven ejemplificó: "Las baterías del auto, del teléfono, almacenan una gran cantidad de energía y la liberan poco a poco en un largo período de tiempo para que funcionen las cosas. Los capacitores están en la vereda de enfrente, almacenan muy poca energía pero la liberan en un corto período de tiempo, en un microsegundo. Se utiliza generalmente en arranques, cuando los sistemas necesitan gran potencia, como un auto o una computadora", contó la investigadora.

"Los supercapacitores están en el medio, porque tienen la capacidad de almacenar más energía que los capacitores pero con la característica de poder liberarla en tiempos cortos. Almacenan energía, la cargan y descargan", señaló. Se utilizan para complementar baterías que proveen energía durante largos períodos, en equipos con picos de consumo. "Si la batería tiene que afrontar estas demandas lo hace pero pierde vida útil porque no está diseñada para eso, entonces los supercapacitores la complementan. Y generalmente están pensados para almacenar energía proveniente de fuentes renovables", sostuvo Jerez.

Fuente: Oficina de prensa y difusión de la Facultad de Ingeniería de Olavarría.