24.05 | Información General La joven olavarriense Brisa Strosio es Miss Universal Petite Argentina

"Haber ganado representa la perseverancia y una recompensa por haber trabajado por mis sueños"

Tiene 19 años, se crió en el campo pero se instaló en Olavarría a sus 17 para abrirse camino en sus proyectos y metas. Compitió con modelos de otras provincias del país y se muestra entusiasmada con ser representante de nuestro país a nivel internacional.

"Estudiante de la carrera de martillero público, modelo, promotora y voluntaria activa en proyectos solidarios de mi ciudad", así se presenta la joven olavarriense Brisa Strosio frente a EL POPULAR en un idea y vuelta de mensajes de voz, propios de esta pandemia que reduce al mínimo los encuentros cara a cara.

Con 19 años se convirtió en Miss Universal Petite Argentina hace tan solo unas semanas, luego de competir con modelos de distintas provincias de nuestro país.

"Haber ganado representa la perseverancia y es una recompensa por haber trabajado por mis sueños", sintetiza esta joven que creció en el campo y a sus 17 años se instaló en la ciudad para abrirse camino en sus proyectos y metas.

Universal Petite es un certamen de belleza integral donde participan mujeres y adolescentes que tengan menos de 1,70 metros de estatura. Comprende las edades que van desde los 15 hasta los 27 años en sus dos categorías: Teen y Miss.

Para ser Miss Universal Petite Argentina hay que superar distintas instancias, ganar primero en la Provincia de Buenos Aires y después el certamen a nivel nacional.

Con muchas propuestas por delante, Brisa también deberá competir internacionalmente en Miami, un desafío que asumirá seguramente el próximo año junto con la ganadora de este certamen nacional pero en la categoría Teen Bianca Fabi, de Córdoba. Mientras tanto, sueña con llevar al crucero que se prevé en esa instancia los más bellos diseños de la diseñadora olavarriense Paz Gastón, a quien "estoy eternamente agradecida".

Universal Petite "es un certamen de pequeñas grandes soñadoras", define mientras cuenta que "nos abre las puertas a todas esas chicas de baja estatura que quedamos afuera de certámenes como Miss Universo o Miss Tierra. Nos abre las puertas a todas esas chicas que soñamos y que anhelamos con representar a nuestra provincia y a nuestro país. Pero hay algo que siempre digo: los certámenes son como las agencias de modelaje, tenemos que buscar el que se adapta a nosotras, el que tenga nuestra esencia y el que nos represente".

Nos abre las puertas a todas esas chicas que soñamos y que anhelamos con representar a nuestra provincia y a nuestro país

Con muchas expectativas y objetivos, la joven de nuestra ciudad asegura que la tarea social será una de las cosas prioritarias. "mi principal meta es transmitir la importancia de la educación, algo fundamental desde edades tempranas y que ofrece herramientas para comprender muchas problemáticas que hoy sufrimos como la contaminación, el bullying o la violencia. Esto es lo que voy a trabajar en el año a partir de campañas que apunten a generar conciencia".

Los logros obtenidos y los desafíos por venir

Hace más de tres años que Brisa Strosio sigue el certamen que ahora la llevó a coronarse para representar a nuestro país en el ámbito internacional. "Lo conocí a través de una publicidad en Facebook y a partir de ahí me dije: 'tengo que representar a mi país, a mi provincia"... Y siempre me acuerdo que cada año que pasaba pedía la ficha de inscripción y la completaba, pero por diferentes trabas no me podía postular".

Cuenta que a sus 15 años tuvo la intención de participar en el certamen, pero su madre le aconsejó que no lo hiciera, que aún era chica y le faltaba madurar, aprender y formarse.

Las ganas no se habían ido al año siguiente. Por eso, ya con 16 años, se inscribió de nuevo pero "no podíamos viajar porque mi familia no tenía los medios para llevarme a Buenos Aires".

Como todo, esto también tiene revancha. "La tercera es la vencida y finalmente pude anotarme, viajar a Buenos Aires" y ganar la instancia provincial que se realizó el 2 de diciembre de 2019 en Temperley. Todavía eran tiempos de normalidad y donde las noticias sobre el coronavirus parecían lejanas. Ya en la instancia nacional, el concurso pasaría a la vitrualidad como tantas otras actividades.

Brisa creció en el campo y llegó a Olavarría con la valija cargada de sueños. "Siempre tuve un poco de temor de ir a Buenos Aires a hacer producciones de fotos y ahora con todo esto del certamen he recibido muchas propuestas", cuenta mientras hace extensivo un agradecimiento a su novio y la familia, quienes son parte importante de este logro.

"He recibido propuestas para hacer producciones de fotos, campañas, notas. Me pone muy contenta todo eso porque también me abre las puertas a otro sueño que es modelar", explica.

Bajo la virtualidad, "supimos dar lo mejor de nosotras para este certamen", explica la joven de nuestra ciudad mientras destaca una de las producciones fotográficas que llevó adelante y que más la emocionó. "Una de mis partes favoritas fue el traje típico. Fue emocionante porque habla mucho de mi y representa muchas cosas muy significativas. Le puse todo el sentimiento a ese traje porque representa una pequeña parte de mi vida en el campo", donde vivió desde los 5 hasta los 17 años.

"Todavía están mis papás. Incluso fui a la escuela rural del paraje La Moderna. Esto significó representar a mi familia y a esos años de mi infancia", expone sobre su vida en la cabaña Don Romeo.

Su traje típico, entonces, mucho tuvo que ver con su vida en el campo. Pero además "yo quería algo que ni tuviera género y que pudiera representarnos tanto a hombre como a mujeres. Por eso busqué armarlo con prendas tradicionales de un gaucho acompañando con la simpatía, la elegancia y la hermosura de nuestras mujeres argentinas; además de representar una parte de nuestra identidad cultural".

Miss Universal Petite Argentina, Brisa Strosio dice que este certamen "me enseñó a no bajar los brazos y a seguir adelante por mis sueños, hacer oídos sordos a los comentarios feos a la gente que siempre nos está tirando abajo. Muchas chicas me criticaron o me discriminaron y supe salir adelante. Muchas veces somos juzgadas por lo que hacemos sin saber que nos involucramos en proyectos solidarios o que representamos a nuestros pueblo. Por eso, mi mensaje a todas las chicas es que sean soñadoras porque la vida, Dios o el Universo siempre nos recompensa por nuestro trabajo".