25.05 | Información General Los vecinos habían expuesto "un inusual despliegue de efectivos policiales"

Toma de barrio Lourdes: la defensa apeló y logró frenar el desalojo previsto para el lunes

En la mañana del lunes, se presentaron las fuerzas de seguridad, pero la Justicia de Garantías había aceptado la apelación de la defensa.

La causa penal que se sigue por "usurpación" contra vecinos que tomaron terrenos en la zona de Grimaldi y calle 11 tuvo ayer algunos movimientos: iba a concretarse la orden de desalojo, pero la defensa de los acusados interpuso una apelación que frenó la intervención de las fuerzas de seguridad.

EL POPULAR dialogó con una de las vecinas que permanece en el sector quien dio cuenta de la continuidad de la medida de los vecinos y del despliegue que observaron en la mañana de ayer.

En ese sentido, se había emitido un comunicado que expuso que el sector ubicado detrás del barrio Lourdes "amaneció con un inusual despliegue de efectivos policiales". Interpretaron que era la señal de que el desalojo comenzaría, después de que ya se había postergado el viernes pasado debido a las condiciones climáticas adversas.

Lo que observaron fue definido como "el cordón policial" previo a que se inicie el avance de los efectivos para el desalojo. Sin embargo, todo quedó en eso y no hubo avances.

En ese marco, señalaron que no estaban "funcionarios judiciales y/o municipales" presentes en el lugar, con lo que "no sería posible ejecutar el desalojo dispuesto" agregaron.

Los vecinos expusieron que esperaban "un urgente contacto de parte del gobierno municipal para brindar una solución habitacional a quienes todavía no la recibieron".

Cuestionaron con ello que "la Municipalidad ofreció terrenos en otras localizaciones y materiales de construcción a algunas familias que ya se retiraron de la toma". En ese marco "exigieron un trato justo para todos ya que ha quedado a la vista que hay recursos públicos disponibles para quienes no tienen la posibilidad de acceder a un techo propio".


Apelación

Según pudo saber este Diario, en las primeras horas de la mañana de ayer estaba previsto que se dispusiera la orden de desalojo de los terrenos. Sin embrago, se canceló la decisión.

La Defensa oficial de los acusados, a cargo de la doctora Soledad Kelly, y la representación de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires presentaron la apelación a esa medida solicitada por la UFI N.º 10 a cargo del fiscal Miguel Piñeiro.

La apelación se presentó el domingo y fue aceptada por el Juzgado de Garantías que interviene en la causa penal que se sigue por "usurpación" tras la denuncia del Ejecutivo Municipal, presentada a principios de abril.

En esa instancia, la Fiscalía deberá responder a la apelación para poder avanzar con el desalojo. En ese caso debería recurrir a la Cámara de Apelaciones de Azul. Por el momento no hay certezas de los próximos pasos.

Siete semanas

La toma de dos manzanas del barrio Lourdes comenzó a principios de abril. Inicialmente fueron algunas familias y en pocos días llegaron a ser un centenar. Marcaron el sector, dividieron lotes y algunos hasta empezaron a abrir cimientos.

Pocos días después el intendente Ezequiel Galli denunció en la Justicia la "usurpación" de los terrenos fiscales. En el caso tomó intervención la Defensoría del Pueblo provincial a través de su Secretaría de Hábitat y demandó la aplicación del protocolo de la Suprema Corte de Justicia para estos casos.

El jueves 6 de mayo se realizó una reunión entre el gobierno municipal, el Ministerio Público Fiscal, la Defensoría del Pueblo de la Provincia y delegados de los vecinos de la toma de terrenos del barrio Lourdes, donde se firmó un acta con el fin de llevar a cabo el abandono del predio y finalizar con la causa penal.

Sin embargo, los vecinos se manifestaron pocos días después: "no estamos de acuerdo con el acta que se firmó" dijeron para cuestionar la modalidad de la reunión y las decisiones adoptadas.

Durante la semana que pasó vecinos que permanecen en la toma se acercaron al Municipio citados por el área de Tierras y Regularización Dominial, en la búsqueda de una salida y con el fin de lograr el acceso a la tierra y la vivienda que vienen reclamando desde hace casi dos meses.

Se trata de las familias que optaron por separarse del grupo que acordó una salida consensuada del lugar con autoridades del Municipio y del gobierno de la provincia de Provincia de Buenos Aires.

Por el momento no hay claridad acerca de cómo continuará la situación, sólo la resistencia de los vecinos que siguen en el lugar en carpas que apenas los protegen del frío.