27.05 | Opiniones El Gobierno quería bajar el precio y lo terminó subiendo con la medida. Dos carniceros opinan sobre el hecho

La carne aumentó un 10% en una semana por el cierre de las exportaciones y el paro

Un efecto no deseado. El paro podría extenderse por otra semana más pero el titular de la SRO dijo que "no hay nada definido". Ambos carniceros, Sollé y Vigo, confirmaron que la caída de la oferta provocó el aumento, pero advirtieron que los productores "están en su derecho de responder con un cese en la comercialización". 

Cacho Fernández

[email protected]

El Gobierno puso un cepo a las exportaciones de carne para bajar el precio en el mercado interno y terminó propiciando un aumento.

Efectivamente, según los carniceros José Luis Sollé y José Vigo, "la carne aumentó un 10 por ciento por kilo y eso se debe a la falta de oferta que provocó el paro de productores que a su vez lo hicieron como una manera de defenderse al cierre de las exportaciones decretado por el Gobierno".".

La medida de fuerza podría continuar pero, según Sebastián Matrella, presidente de la Sociedad Rural de Olavarría, "todavía no hay nada decidido".

Es que desde el Gobierno se creyó que el cese de las exportaciones produciría una baja del precio por aumento de la oferta pero no tuvo en cuenta que lo que la Argentina exporta es lo que los argentinos no comen. Por lo tanto, la reacción ganadera de responder con un paro de comercialización a partir de la semana pasada generó una caída de la oferta que a su vez trajo aparejada una suba del precio.

Tanto es así que el carnicero José Vigo dijo que en estos días "estaban vendiendo el kilo de la media res a 420 cuando unos días antes se ofrecía a 360 pesos".

Aumentos y versiones

La situación es muy errática y las cosas no salieron como lo pensó el gobierno. La carne sigue aumentando y el campo está dispuesto a continuar con la medida de fuerza porque necesita a su vez ganar la pulseada contra el Gobierno que no desperdicia ninguna oportunidad para reflotar la antigua controversia profundizada desde 2008.

"Lo que se exporta no es lo que se consume", dijo Sollé, pero la pelea no radicaría en eso sino en el afán de reflotar ese enemigo mítico del kirchnerismo y también del peronismo. En una palabra, el Gobierno está haciendo política electoral con la carne. "La carne ha aumentado un 10 por ciento porque cayó la oferta a causa del cierre de las exportaciones", coincidieron ambos carniceros.

"El productor hizo un paro con todo derecho y los matarifes se llenaron de carne. No entendemos la medida del gobierno porque lo que se exporta es lo que no se consume", reiteró José Luis Sollé. "Todo el mundo palpa la hacienda y la que está con ternero la deja y la otra la manda a otros países. Por eso no se entiende la medida. Para mí el Gobierno está pésimamente asesorado. No exportar es como que alguien se niegue a cobrar el sueldo".

Según Vigo, "el kilo de novillo subió la semana pasada de 212 a 229 pesos el kilo. Sí, los precios subieron y la carne aumentó un 10 por ciento el kilo. Hoy querés comprar un novillo y no te lo quieren vender", dijo, graficando de algún modo la tensión entre el Gobierno y el campo que nunca termina y se profundiza toda vez que hay elecciones. Los años electorales son famosos por la renovación de esta puja histórica. "Dicen que el paro se podía extender una semana más", dijo, pero luego Matrella señaló que "se está negociando y todavía no hay nada definido".

Las versiones son muchas. Algunos dicen que se está liquidando vientres para despoblar los campos y plantar soja debido a la suba del precio, otros lo desmienten enseguida y alegan que no se está vendiendo nada por el paro. Lo cierto es que la carne volvió a aumentar y la medida gubernamental aceleró este proceso.

Ambos carniceros opinaron que "se necesita un matadero" y que "no se debió haber cerrado. Hacer uno nuevo cuesta mucho dinero y encima no hay nada más político que eso. Se tendría que haber aprovechado que Provincia y Municipio eran del mismo palo político para no cerrarlo. Ahora todo va a ser más difícil", dijo Sollé. "En Bolívar no se cerró nunca y no pasó nada", completó.

Es cierto que "no andaba bien, pero igual se lo tendría que haber mantenido abierto. La cooperativa no era nadie y quizás había malos manejos, pero se debió haberlo mantenido abierto y hacerle mejoras mientras funcionaba. Ahora hay que conseguir quien haga la inversión, y eso es mucha plata", cerró.

Concretamente, se persiguió el objetivo de bajar el precio de la carne cerrando las exportaciones y lo único que se logró es que aumentara un 10 por ciento. En fin, una paradoja más en la política nacional.