29.05 | Información General 

Con la mudanza de muebles, la Facultad de Salud prepara la ampliación

Se planifican más aulas y talleres; además de comedor, biblioteca, sanitarios y administración. La intención es adecuar las instalaciones del ex Policlínico Ferroviario frente al incremento constante de la matrícula que este año se ubica en los 1.800 estudiantes. 

La Facultad de Ciencias de la Salud va preparándose para lo que será la obra de ampliación que comenzaría en los próximos días si la situación sanitaria lo permite. En el ala ubicada sobre avenida Pringles comenzaron a mudar mobiliario hacia las aulas nuevas que funcionan en el sector de calle Merlo, mientras que la biblioteca está también en proceso de mudanza.

Se planifican más aulas y talleres; además de comedor, biblioteca, sanitarios y administración con fondos que llegarán de Nación en el marco del Programa Nacional de Inversión en Infraestructura Universitaria 2019-2023.

Con un monto estipulado en los 250 millones de pesos, la intención es adecuar las instalaciones del ex Policlínico Ferroviario frente al incremento constante de la matrícula que este año se ubica en unos 1800 estudiantes, si se contabilizan los 450 nuevos ingresantes en 2021 (340 en Medicina y 120 en Enfermería); un número bastante más alto de los 60 estudiantes que se proyectaba recibir originalmente cada año.

"Ya empezamos con el desplazamiento de los bienes muebles que hay en el edificio y esperamos comenzar antes de fin de mes", dijo el decano de la casa de estudios, Héctor Trebucq, con el entusiasmo propio de ser parte de las 47 facultades que ingresaron a este programa nacional.

Se proyecta cerrar el "claustro" en planta baja mediante aulas, servicios comunes, y una importante reestructuración que incluye la planta superior. "Se construirá un primer piso ubicado sobre la avenida Pringles, entre Grimaldi y Merlo, más el reciclado de la parte que esta sobre la calle Grimaldi y se redefinirá la biblioteca, habrá arreglos en el comedor y se cerrarán pasillos internos", había explicado Héctor Trebucq.

Con una matrícula que crece año tras año, es necesario dotar el edificio de nuevas aulas y de mayores dimensiones, laboratorios y gabinetes nuevos y/o refuncionalizados, así como la ampliación y mejoramiento de los servicios complementarios: sanitarios, comedor, biblioteca, espacios amigables para la permanencia y reunión de estudiantes, y oficinas para la gestión administrativa.

La Facultad de Ciencias de la Salud tendrá 2000 metros cuadrados nuevos y reacondicionará más de 1700 metros cuadrados, de acuerdo al proyecto.

El edificio construido en los '60 había sido donado por el Municipio durante la gestión de José Eseverri a la entonces Escuela de Ciencias de la Salud. Su adecuación para la docencia, extensión e investigación requiere intervenir paredes y cubiertas, ventanas y persianas, veredas exteriores y pasillos de circulación interna, las instalaciones eléctricas, sanitaria y de telefonía/datos, y el sistema de calefacción/refrigeración.

Mejor infraestructura para más estudiantes

El Programa se implementa en forma conjunta por las carteras de Obras Públicas y Educación de la Nación, con financiamiento del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), con el objetivo de extender la cobertura y mejorar el Sistema Universitario Nacional. Permitirá generar, además, 3.500 empleos directos y otros 10.000 indirectos. Y contempla la realización de 63 obras en 47 casas de altos estudios que beneficiará a más de un millón y medio de estudiantes.

El Programa Nacional de Inversión en Infraestructura Universitaria tiene como objetivo incrementar el acceso a la educación superior, optimizar la calidad de la instrucción, fortalecer el funcionamiento y los servicios que prestan las instituciones y vincular el capital humano formado en las universidades con las fuerzas productivas locales.

La obra sera la "más significativa de nuestra Universidad ya que, por la forma constructiva que tenemos, que es por módulos, no ha habido ninguna de esta envergadura", planteaba en julio del 2020 el rector de la UNICEN, contador Roberto Tassara.

La Facultad de Ciencias de la Salud vio crecer exponencialmente su matrícula a partir de la ley 27.204 sancionada en 2015 y que establecía la obligatoriedad del ingreso irrestricto a la universidad. El año pasado hubo cantidad de inscriptos récord con 500 ingresantes (un 40% más), número que tuvo una leve baja en este 2021, con 450 nuevos alumnos.

En términos concretos, la obra que se prevé sumará 4 mil metros cuadrados de superficie, lo que equivale a decir que duplicará la capacidad actual. "Nos permitirán llevar adelante nuevas funciones o actividades académicas, además de un desarrollo de la investigación y de posgrados, contar con una biblioteca acorde a las necesidades y un comedor con otras características. También terminar el área de servicio y los baños. Sumaremos nuevas aulas, laboratorio y talleres que se construirán en un primer piso.