30.05 | Opiniones Escenario político

Obediencia y política, las obras innecesarias y las faltantes

 La Provincia insiste con la construcción de los Versalles burocráticos en vez de acordar obras con los municipios. La obediencia histórica y medular de la política y la respuesta inesperada del Presidente. 

Cacho Fernández

[email protected]

La política actual, lamentablemente está regida por un código de obediencia. Y en nombre de una supuesta fidelidad se termina traicionando los mandatos del corazón y del buen juicio.

Los políticos actuales -hay excepciones, claro- son fervientes devotos de la obediencia y saben que con ella van a poder permanecer y seguir cobrando. Prefieren pasar inadvertidos, sacrificar su dignidad y someterse hasta la extinción de sus propias identidades.

Operetas

Las probables candidaturas de María Eugenia Vidal o Diego Santilli y la de Florencio Randazzo que no ceja en pelear por un espacio peronista alternativo a Cristina Kirchner y a La Cámpora ha puesto a la Provincia en un verdadero tembladeral.

Últimamente pululan operaciones políticas y se cree que esto va a ser así en los próximos dos meses. Circulan versiones de todo tipo y hasta se ha apelado a argumentos demenciales para justificar los porqués Argentina no tiene la vacuna Pfizer cuando fue varios miles de argentinos habían participado de las pruebas científicas. Pero, bueno, es el mundo de la posverdad y todo parece lícito, aunque no lo es. Una diputada oficialista, dentro de una lógica extraña, llegó a acusar a países limítrofes de entregar recursos naturales como parte de la transacción con ese laboratorio.

Lo cierto es que Vidal todavía no definió qué es lo que va a hacer, que Rodriguez Larreta se siente mucho más cómodo con la ex gobernadora como candidata en la CABA que si lo fuese Patricia Bullrich o Mauricio Macri, y que Diego Santilli ha salido a convencer líderes sindicales en el Conurbano bonaerense para un futuro armado territorial y ya contaría con un armado local.

Los Versalles provinciales

Mientras el gobierno provincial alienta inversiones millonarias y descolocadas como la construcción de varios Versalles provinciales en algunos municipios (uno de ellos es la casa de la Provincia que se quiere levantar en Olavarría por más de 180 millones de pesos ), el Frente de Todos intenta ampliar su base electoral para amortiguar de algún modo la amenaza rediviva del randazzismo.

Estos Versalles burocráticos provinciales, construidos con fondos que podrían tener destinos más sociales y humanos que el de edificar verdaderos templos burocráticos para generar más puestos políticos. Más allá de que puedan ser generadores de trabajo, hubiese sido mucho más sensato acordar con los municipios qué tipo de obras eran más necesarias que estos centros de poder provincial.

El proyecto es un verdadero despropósito en un país con la más de la mitad de la población sumergida en la pobreza, sin trabajo, otro tanto con salarios por debajo de la inflación y con una pérdida constante del poder adquisitivo. Y, como si faltara algo, ahora Sergio Massa se pone al frente del "trencito sanitario" para confirmar el sesgo electoralista de la vacunación. Como si todavía no hubiese quedado claro que la gente necesita vacunas, no campañas políticas.

Superávit y personal

La gestión municipal enfrenta este lunes el juicio de la oposición sobre la Rendición de Cuentas y que ya ha ido expidiendo sobre algunos puntos.

Fundamentalmente van a atacar la subejecución del presupuesto porque quedó un superavit de 132 millones, la falta de obras e inversiones municipales a pesar de que los ingresos como las tasas y el impuesto a la piedra no cayeron, y, llamativamente, el Frente de Todos atacaría la contratación de "194 empleados nuevos" y si bien 114 se habían jubilado, para el concejal Ubaldo García "no tenía por qué reemplazarlos", dijo, "y no es un momento para seguir sumando personal", completó, lo que para un peronista o un keynessiano sería un tecnicismo, aunque la decisión admite varias interpretaciones desde todo el arco ideológico y político.

Pero lo más fuerte es la crítica que se le hace al Intendente por la falta de obras con fondos municipales, una crítica que habría logrado instalar José Eseverri y su espacio, y se le cuestiona que teniendo superávit "no fue capaz siquiera de comprar barbijos para el personal de salud o algunos insumos para el área", como dijo un político que conserva su independencia de todos los espacios.

El Municipio le cuestiona a La Cámpora y por extensión al gobierno provincial que siguen si pedir colaboración del aparato sanitario municipal que permitiría acelerar la vacunación. "Es una cuestión de mezquindad y la quieren hacer ellos para capitalizarla políticamente", apuntó una fuente municipal.

  • En tanto, Ezequiel Galli, al frente de uno de los trece municipios que están en Fase 3 y con un sistema sanitario que le permite respirar un poco, continúa afianzando su armado seccional cerca de Jorge Macri y María Eugenia Vidal mientras que Azul se maneja con Joaquín De la Torre. Supuestamente el ex titular de la Región treinta del Pami, Ramiro Ortiz, encontró su quintita con Patricia Bullrich.

Lee la nota completa en: La Edición Impresa