06.06 | Información General El objetivo es ganar tiempo en el marco de la campaña de vacunación

La posibilidad de adelantar las vacaciones suma adhesiones dentro del ámbito educativo

Se trasladarían a la última semana de junio y primera del mes que viene, aunque aún no hay nada oficial. Tampoco se descarta extenderlas unos días más, ya que uno de los factores que se analiza es que se viene la época más fría del año en julio y agosto. Desde los distintos niveles educativos, tanto el Jefe Dristrital Julio Benítez como la secretaria general de Suteba Verónica Danelli, hablaron de la posible concreción de esta medida.

La posibilidad de adelantar el receso invernal está cada vez más firme y la medida cuenta con adhesiones desde distintos niveles del ámbito educativo.

Aunque aún no hay un comunicado oficial al respecto, el objetivo es ganar tiempo en el marco de la campaña de vacunación que se aceleró en los último días con una importante cantidad de dosis que están llegando al país en forma constante, sumado a la concreción de la fabricación de la Sputnik VIDA en Argentina.

En este contexto y en sintonía con las medidas nacionales, las vacaciones de invierno que en la provincia de Buenos Aires ocupa las últimas dos semanas de julio podrían adelantarse para fin de este mes y principios del próximo, al tiempo que no se descarta la posibilidad de extenderlas unos días más, ya que uno de los factores que se analizan es que se viene la época más fría del año.

De acuerdo al protocolo, en las escuelas la calefacción puede estar prendida, pero debe haber una ventilación cruzada cada 20 minutos, razón por la cual -y dependiendo de las condiciones de cada institución- en ocasiones se complica alcanzar a calentar los ambientes.

El Jefe Distrital de Educación Julio Benítez y la secretaria general de Suteba en Olavarría Verónica Danelli hablaron con EL POPULAR sobre la importancia de esta medida, aunque coincidieron en que la incidencia de contagios en el ámbito escolar sigue siendo baja.

"En relación a la Provincia todavía ni siquiera hemos empezado a hablar de este tema, lo que sabemos es por lo que ha venido saliendo en los medios de comunicación y aunque empezamos a ver que esta posibilidad está más firme, no hemos tenido nada oficial hasta el momento", declaraba Benítez ayer a la mañana.

La decisión, de acuerdo a lo anunciado en las últimas horas, dependerá de cada distrito. Lo que está en análisis es "la posibilidad de que en los días más duros del invierno deban permanecer en las instituciones educativas con ventanas abiertas. Cuando el clima es más benévolo no es inconveniente pero con el frío empiezan a aparecer otras patologías que están vinculadas al Covid pero que son de otras enfermedades propias del invierno. Eso implica el aislamiento preventivo y el hisopado correspondiente".

Lo positivo "es poder aprovechar este tiempo para vacunar y que después del receso invernal haya un porcentaje mayor de personas inmunizadas", dijo.

De ahí que "no estaría mal la medida si se piensa en función de estas cosas. Todo aquello que vaya direccionado a proteger la vida humana bienvenido sea".

Referente de Suteba a nivel local, Verónica Danelli también se mostró empática con esta posibilidad. "Consideramos que adelantar el receso invernal quizás ayudaría. Esto sería beneficioso porque permite completar el esquema de vacunación de docentes y auxiliares. En la Provincia tenemos un 52% de este personal inmunizado y en Olavarría alcanza al 60%", planteó.

Aunque remarcó que "preferiría hablar más de una extensión que de un adelantamiento. Sabemos que julio es un mes muy frío, sobre todo en el interior de la Provincia y el receso siempre estuvo fijado en las fechas habituales precisamente para contener esa situación. Hay que pensar que el protocolo que estamos utilizando hoy en las escuelas, con las temperaturas de julio es complejo", sostuvo.

Por otra parte, "en Provincia son más los distritos que actualmente están sin presencialidad que los que estamos con semi-presencialidad porque el territorio bonaerense está atravesando esta ola con muchísimas dificultades", planteó la dirigente gremial.

En este sentido, reducir la circulación y avanzar en la vacunación son cuestiones clave que sumarían a las medidas de prevención del contagio.

La presencialidad

Olavarría es uno de los pocos distritos de la Provincia que continúa bajo el esquema de una semi-presencialidad donde cada burbuja asiste a la escuela semana por medio en la mayoría de las instituciones educativas.

Respecto de la situación en las escuelas, Julio Benítez contó que "estamos muy bien con los números. El impacto nunca tuvo un crecimiento significativo o que esté ligado a la presencialidad".

El Jefe Distrital de Educación expuso que "todavía seguimos con la estrategia de testeos realizados en escuelas", en el marco de la propuesta que busca detectar casos asintomáticos que entre el jueves y el viernes demando unos 50 hisopados que arrojaron un resultado negativo.

Más allá de esto, otro punto que explicó Benítez es el sostenimiento de la presencialidad aquellos días de frío intenso, a pocas semanas del comienzo de las etapa más dura en cuanto a las temperaturas propias de la época.

"La calefacción está prendida en todos lados y lo que hacen las instituciones es ajustarse al protocolo que expone que se pueden tener las ventanas cerradas y abrirlas durante cinco minutos cada 20 minutos para la correspondiente ventilación cruzada".

A su turno, Verónica Danelli también habló sobre la presencialidad y coincidió en que "se está llevando adelante de manera muy dispar. Hay instituciones mucho mejor preparadas para esta situación que otras. En Olavarría todas las instituciones tienen gas, no tenemos esas dificultades, pero sabemos que hay un sistema de calefacción que es más eficaz en unas instituciones que en otras".

Por otra parte, planteó que "a esta altura los docentes ya nos hemos acostumbrado en esto de implementar los protocolos y la situación está más controlada. Una de las medidas que se tomó rápidamente en la mesa de UGD (Unidad de Gestión Distrital) es que aquella institución que tuviera dificulta con la calefacción suspendería las clases y eso se cumplió porque hubo escuelas cerradas hasta que se hicieron las reparaciones necesarias o salones cerrados por un tiempo. "Eso da tranquilidad de alguna manera".

Con un balance positivo en cuanto a la presencialidad en cuanto a incidencia de casos positivos, ambos sostuvieron que si bien los contagios se están dando por fuera de la escuela, tiene su impacto de todas maneras.

"Tenemos tres compañeros que hoy están luchando por su vida en terapia intensiva y eso nos entristece mucho", destacó Danelli. Mientras que Benítez apuntó que "la incidencia dentro de las instituciones es mínimo, pero tuvimos que sufrir el fallecimiento de dos docentes y eso es absolutamente doloroso, tiene un significado muy fuerte".