16.06 | Información General El 30% de aforo no es suficiente para el solventar gastos en el rubro de eventos

Los trabajadores vinculados a fiestas y eventos son el sector más golpeado en este contexto

Son muchas las personas que se dedican especialmente a trabajar para eventos o fiestas. Desde que comenzó la pandemia se ven perjudicados económicamente por no poder desarrollar sus actividades laborales con normalidad. Su preocupación aumenta por la incertidumbre laboral e inestabilidad económica desde hace más de un año.

 Milagros Pianciola / Facso

Con el comienzo de la pandemia se prohibieron muchas actividades, algunas volvieron a funcionar durante el 2020 y otras durante el 2021, ya que son trabajos que sostienen económicamente a personas y familias. A pesar que muchos sectores volvieron a estar activos con protocolos y cuidados, no fue el caso de las fiestas y eventos. "Si hay reapertura de actividades, lo justo sería que nos incluya a todos los sectores", reflexionó un trabajador.

Las reuniones sociales en salones de eventos fueron canceladas por la emergencia sanitaria pero no volvieron a realizarse. "Me parece que tendría que haber sido un poco más parejo todo porque detrás de un evento hay muchísimas personas que se mueven", manifestó Carlos Paiz, quien trabaja como mozo en eventos. Esto perjudicó económicamente a muchos trabajadores que vivían de sus profesiones en torno a reuniones sociales y celebraciones.

"Hay gente que vive de eso,

¿qué hace esa gente si no tienen otra entrada?"

Son muchas las personas que tienen como único ingreso económico el trabajo a través de los eventos o fiestas. "Hay gente que vive de eso, ¿qué hace esa gente si no tienen otra entrada?", se preguntó Paiz. Por lo tanto son unos de los sectores más afectados ya que, por las restricciones implementadas, actualmente no pueden realizarse fiestas, reuniones o eventos con muchas personas.

  • Desde marzo del 2020 no se realizan reuniones sociales de la misma manera, ya no hay oportunidad de contratar un fotógrafo, Dj, un salón de eventos, o comprar un vestido. "Boliches y bares repletos de gente, pero salones de fiesta cerrados desde marzo 2020, totalmente incomprensible", expresó Joaquín Viera, quien se dedica a la fotografía.

Antes de la pandemia con reuniones y fiestas funcionando con normalidad, el fotógrafo aseguró que "el trabajo para mi era habitual y continuo, lamentablemente, instaurado el confinamiento y todas sus restricciones, esa situación cambió drásticamente". Su último trabajo en fiestas o eventos fue antes de la pandemia, desde marzo del 2020 no puede volver a trabajar normalmente.

*QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE: ¿Eventos controlados y con protocolos son mejores que las fiestas clandestinas?

Este sector necesita volver a trabajar en fiestas y eventos, así como volvieron a funcionar otras actividades con protocolos y cuidados. "Sería ilógico pretender volver a trabajar de la misma manera que lo hacíamos antes de la cuarentena, pero sí se podrían haber considerado nuestras propuestas", se quejó Viera.


Hace más de un año que las personas que tienen profesiones vinculadas a las fiestas no pueden trabajar. Más allá de que algunos han podido reinventarse o realizar pequeños trabajos, el ingreso económico no es el mismo desde hace mucho tiempo. "Si bien me reinvente y lance una línea de pijamas 'Paz Gaston At Home' no es el mismo ingreso ni caudal de trabajo", explicó Paz Gastón, quien se dedica a diseñar vestidos y ropa para fiestas hace 9 años.

"Desde el 14 de marzo del 2020 hasta prácticamente diciembre no tuve trabajo"


Los trabajadores de fiestas y eventos son el sector más golpeado en este contexto. "Desde el 14 de marzo del 2020 hasta prácticamente diciembre no tuve trabajo", expresó Paz. También salones de fiestas y peloteros se vieron obligados a cerrar por no poder afrontar deudas.

Desde la Asociación de Organizadores de Fiestas, Reuniones y Eventos Empresariales y sus Proveedores de la República Argentina (AOFREP) se solicitó a Nación que se declare al sector en emergencia pero aún no han recibido respuesta. "Soy consciente que preservar la salud es lo más importante, pero cuando tu actividad o trabajo se ve perjudicado por tanto tiempo, es muy difícil encontrar el equilibrio", manifestó la diseñadora.