16.06 | Información General El aforo del 30% no alcanza y bailar no está permitido

¿Eventos controlados y con protocolos son mejores que las fiestas clandestinas?

El sector de los trabajadores dedicados a la celebración, las reuniones y las fiestas sufrió fuerte el impacto económico de la pandemia. Muchos dejaron de existir, otros se reinventaron.

A partir de los últimos cambios en las restricciones en la ciudad, la cual está actualmente en fase 4,los salones de eventos pueden funcionar con un aforo para el 30%. Aun así la cantidad de fiestas o reuniones son mínimas en comparación al número antes de la pandemia. "Todos hemos visto cómo en el país en este tiempo se realizaban fiestas clandestinas, y considero que la única forma de pararlas es permitiendo eventos controlados y con protocolos lógicos", opinó Paz Gastón. Esto desfavorece en gran medida la situación económica de muchos olavarrienses que se dedican únicamente a trabajos vinculados con las fiestas, como por ejemplo fotógrafos, diseñadores de vestidos o trajes, Djs, mozos, entre otros.

"Considero que la única forma de pararlas es permitiendo eventos controlados y con protocolos lógicos" dijo Gastón.

Otro de los sectores dentro del rubro de fiestas y eventos que se vio afectado frente a las restricciones fue el de los Djs. Renzo Pianciola y Alejo Salazar, integrantes de Cream Dj's se vieron obligados, como tantos otros trabajadores, a reinventarse o buscar otros empleos para poder solventar los gastos económicos durante la pandemia.

Ellos pudieron realizar durante el 2020 y 2021 algunos eventos virtuales donde la gente podía verlos pasar música. "Lo que tiene que ver con los eventos y la música está todo parado así que me estoy dedicando actualmente a la producción musical y a trabajar con Spotify, con plataformas digitales de streaming", comentó Renzo.

  • Sus últimos trabajos presenciales en fiestas fueron a finales de 2019 o principios del 2020, con el inicio de la pandemia y las restricciones no pudieron volver a trabajar en estos espacios. "También hemos tenido que devolver dinero de fiestas que ya estaban pautadas, pagas en fechas de pandemia y ha llevado a compañeros, a colegas Djs a vender sus equipos que ya habían comprado para pagar deudas", expresó Alejo Salazar.

Las restricciones que se implementaron desde el inicio de la pandemia hasta la actualidad perjudican totalmente su trabajo. "Cuando comenzó la pandemia las restricciones eran las adecuadas, en el momento oportuno, de manera temprana, pero con el correr del tiempo a medida que fue progresando la pandemia, se fue prolongando la cuarentena. Se empezó a hacer insostenible", opinó Renzo Pianciola.

*QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE: Los trabajadores vinculados a fiestas y eventos son el sector más golpeado en este contexto

A pesar del nuevo cambio con respecto a la restricción de fiestas y eventos en salones con un 30% de aforo no es suficiente para que les permita vivir de esos trabajos. "Se complica y en cuanto a los Djs aún más porque no se permite el baile en este 30% de capacidad", explicó Alejo.

Es decir que los Djs no tienen la posibilidad de volver a trabajar todavía, a pesar del nuevo protocolo del 30% de capacidad. Es por esto que consideran que "el rubro de la nocturnidad, de las fiestas, de los eventos es uno de los más afectados porque fue uno de los primeros que se detuvo y obviamente va a ser uno de los últimos en volver", comentó Renzo.

Puntos fundamentales que permitirían realizar un evento

Aun así continúan con la esperanza que tomando todos los recaudos posibles y con la implementación de protocolos puedan volver a trabajar. "Sin dudas que se pueden realizar eventos o fiestas, hay que ver la manera, la forma de organización que se le daría al evento, al aire libre, con espacios delimitados por cantidad de personas, que se cumplan y se lleven a cabo los protocolos, son puntos fundamentales que permitirían realizar un evento", opinó Alejo.

  • Todos los trabajos que conforman la realización de un evento o fiesta son emprendimientos que llevan mucho tiempo para poder instalarse, poder trabajar y generar ingresos para cubrir gastos cotidianos. Además de la inversión económica y dedicación que requiere cada uno de ellos.

Muchos de estos emprendimientos frente a este contexto que no les permite funcionar, no pudieron resistir ya que los gastos fijos son altos y no trabajan hace más de un año. En varios casos se vieron obligados a cerrar sus puertas o vender las herramientas de trabajo. Aún así los trabajadores de eventos y fiestas anhelan poder volver a trabajar de lo que les gusta y para lo que se formaron.

Escribió Milagros Pianciola. /Facso.