17.06 | La Madrid Luego del endurecimiento

Comerciantes y profesores de gimnasios piden que revisen las medidas restrictivas

Sostienen que impactarán negativamente en sus economías. Además aseguran que se cumplen con los protocolos de cuidados.

Desde el domingo rigen en General La Madrid una serie de medidas restrictivas que impactaron de lleno en los comercios y en los gimnasios. Por eso se realizaron dos presentaciones ante el Comité de Crisis para que se revea el tope en el horario de cierre y que se les permita abrir, en el caso de los espacios deportivos.

La Cámara de Comercio publicó a través de las redes sociales la carta que le envió a los expertos. En la misma se destaca que "nosotros, los comerciantes y prestadores de servicios, tenemos que estar pagando siempre culpas y negligencias ajenas, por parte de irresponsables que siguen haciéndonos pagar a quienes estamos trabajando, el costo de sus actos".

Platean "innecesario, el cierre o suspensión de actividades en comercios de los rubros gimnasios, eventos, hoteles y gastronomía cada vez que aumentan los casos de Covid".

Asimismo consideraron que la reducción horaria "a la que frecuentemente nos someten, no tiene otro resultado final que no sea aglomerar al público, o clientes sobre todo en el mismo horario de cierre".

Por último pide "la manera de buscar medidas alternativas, o tal vez se puedan extremar los controles que tiendan a terminar con lo "clandestino", y dejar de tener que actuar sobre los que trabajamos para llevar el sustento a nuestras familias, sostener el empleo y seguir aportando al fisco desde nuestros impuestos".

En declaraciones a una radio de La Madrid, el titular de la Cámara, Juan Andrés Barraza consideró que "los comerciantes somos invisibles". "Sin economía no hay salud, es una regla básica y nos vemos obligados a decir lo mismo: no estamos poniendo quejas sobre lo que hacen pero pedimos que no hablemos de otra cosa porque los comercios no pueden estar cerrados", cerró.

En tanto que el lunes por la mañana un grupo de propietarios de gimnasios presentó en la Mesa de Entrada del Municipio una carta dirigida al Comité de Emergencias solicitando la reapertura de esos locales que, según lo dispuesto por el Municipio, no podrán abrir hasta el próximo 22 de junio.

"Somos conscientes del aumento de la curva de contagios, pero nos vemos nuevamente afectados a la suspensión de nuestras disciplinas", se destaca en la misiva.

Los profesores subrayan además que "hoy en día la ciencia ha comprobado que nuestros espacios fitness y de movimiento respetando el protocolo aprobado, no son foco de contagio, a eso agregar todos los beneficios físicos y mentales que logran las personas".

Concluyen solicitando una "mediación, buscando acordar una solución o reajuste del protocolo frente a un posible aumento de la curva para no volver a cerrar".

El martes tuvieron un encuentro informal con las autoridades y la charla no satisfizo sus necesidades ya que si bien se les informó que "se analizan las medidas" deberán mantener los gimnasios cerrados y no se les dan soluciones concretas.

Por su lado la Cámara de Turismo de La Madrid emitió un comunicado en el que apuntó que "nuestro sector ha insistido en la necesidad de encontrar un sano equilibrio entre salud & economía, proponiendo la implementación de protocolos sanitarios que pudieran ser adoptados por la comunidad y ofreciendo la mayor colaboración para que su cumplimiento sea debidamente controlado en cada establecimiento, con el fin de sostener los niveles de actividad, el empleo, aprendiendo a convivir con la nueva coyuntura convencidos de que más tarde o más temprano nuestro distrito no estaría ajeno a la difícil realidad que se vivía en otras latitudes".

"El resultado de las medidas se manifiesta en los lamentables cierres definitivos de "Robinson Discotheque" y "La Cirila RestoBar", que se suman a los cierres temporales de "Beerlin", "Nimsi", y "Amnesia", con la consecuente pérdida de fuentes de trabajo que ello implica", agrega.

Y concluye: "apelamos a la empatía de las autoridades locales y de toda la comunidad, para aceptar la necesidad de que nuestro sector pueda desarrollar sus actividades en un contexto de mayor apertura - exigiendo el debido cumplimiento de los protocolos sanitarios - en pos de evitar nuevos cierres y alcanzar el mínimo sustento de las familias que dependen de cada uno de los emprendimientos".