20.06 | Información General Espionaje ilegal a familiares del ARA San Juan

"El próximo imputado tiene que ser Mauricio Macri"

La doctora Valeria Carreras, abogada de la querella mayoritaria, analizó la citación a los ex jefes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Gustavo Arribas y Silvia Majdalani para prestar declaración indagatoria

Daniel Lovano

[email protected]

Como derivación de la faceta más cruel del espionaje ilegal durante la gestión macrista, los ex jefes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Gustavo Arribas y Silvia Majdalani fueron llamados a prestar declaración indagatoria por supuesto seguimiento a los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan, que entre sus 44 víctimas tuvo al olavarriense Diego Wagner Clar.

"Esta citación va a tener un coletazo también con la causa del encubrimiento" anticipó la doctora Valeria Carreras, abogada de la querella mayoritaria como consecuencia del submarino siniestrado a fines de noviembre de 2017 en aguas del Atlántico Sur.

La convocatoria fue dispuesta por el juez federal subrogante de Dolores, Martín Bava, quien convocó al ex señor 5 (Arribas) para el jueves 8 de julio a las 11 y a la ex señora 8 (Majdalani) para el 15 del mismo mes.

"No estábamos preparados para la pandemia, como tampoco estábamos preparados para la confirmación de que los familiares de las víctimas del ARA San Juan fueron espiados ilegalmente por el gobierno anterior" subrayó la doctora Carreras.

La certeza del seguimiento operó como respuesta a sospechas que tanto los familiares como sus letrados tenían luego de los testimoniales. "Era como si supieran todo lo que íbamos a preguntar" comentó.

"A veces las madres tenían un dato, me lo pasaban a mí o a mi colega Lorena Arias, íbamos con una pregunta específica y del otro lado en lugar de dudas estaba la respuesta armada, perfecta, claramente 'coucheada', que anulaba todas las hipótesis" recordó la letrada.

Los familiares de las víctimas no le encontraban explicación a ciertas situaciones que se iban dando, como por ejemplo que los acusados o las autoridades tanto de la Marina como de la administración macrista también se adelantaban a la presentación de las cartas documento.

Esta causa por espionaje a los familiares de las víctimas del ARA San Juan se inició a raíz de una denuncia formulada por la actual interventora de la AFI, Cristina Caamaño, quien presentó ante la Justicia de Mar del Plata elementos que permitían inferir que durante el gobierno de Macri se los había espiado.

"Caamaño encontró estos discos, donde aparecen las pruebas del seguimiento a los familiares, pero no sabemos si puede haber más" alertó la doctora Carreras.

"La causa del espionaje, ahora que fue derivada a la competencia de Dolores, tiene además un pedido concreto de investigar si también fueron víctimas de inteligencia naval. Ilegal también" enfatizó.

Tal especulación surgió en función de muchos episodios de los narrados que se dieron dentro de la Base.

Por citar algunos, los reportes de las misas mensuales que se celebraban en la capilla "Stella Maris" de la Base Naval Mar del Plata.

Estos daban cuenta de la cantidad de personas que asistían a los oficios, la identidad de los familiares presentes, sus actividades luego de la desconcentración.

"Había gente adentro y afuera espiándolos. Si bien en las fotos están la totalidad de los que marchaban, hay seis mujeres fichadas con sus nombres, las fotos, los Facebooks, el parentesco que las unía con los tripulantes. Desde el minuto 1 tuvieron la sensación de que había micrófonos ocultos, o de que tenían sus celulares intervenidos" indicó Carreras.

Previo a destaparse estas maniobras, la querella mayoritaria de los familiares de las víctimas del ARA San Juan hizo una presentación en la "causa madre" del escándalo del espionaje ilegal macrista, asentada en los Tribunales de Lomas de Zamora, donde consta que fueron seguidos periodistas, abogados, políticos oficialistas y de la oposición durante la gestión de Cambiemos.

"Tenían tal certeza esas mujeres que seguíamos pidiendo informes y haciendo presentaciones específicas, pero recién nos convocaron para testimoniar luego de que la interventora Caamaño hiciera la denuncia por las pruebas que encontró en los discos, con información, fotos, detalles y partes de espionaje ilegal".

"Es decir, que de no haber sido por este encuentro casual nunca se habrían descubierto las maniobras ilegales y las familias seguirían siendo tratadas de locas, paranoicas, y no hubiesen sido escuchadas por la Justicia" especuló.

Triste reminiscencia de un pasado oscuro en la Argentina.

"Uno de los reportes que causó escalofríos en este expediente dice que 'en la misa del segundo mes de la desaparición (enero), siendo tal hora se concentran tal cantidad de familiares. Notamos que se juntan en un grupo fulanas y fulanas (detallan mujeres)'. Esto sí o sí nos remonta al modus operandi de inteligencia naval, que fue la más cruel del Proceso, y a Alfredo Astiz infiltrado entre las Madres de Plaza de Mayo" recordó.

La abogada de la querella mayoritaria denunció que las maniobras de espionajes incluyeron perfiles de Facebook truchos para embarrar la cancha, informando pistas falsas, prometiendo novedades, plantando señuelos para desorientar y coinciden en que, así como aparecían personas, de pronto desaparecían sin dejar rastros.

"La Armada hizo una investigación en pleno mar austral con una parapsicóloga y otra con un parapsicólogo. ¿Cuál es el nivel de credibilidad que puede tener con este tipo de comportamiento? Evidentemente no querían encontrar nada, y acá se engancha la causa de encubrimiento, donde se sospecha que el Gobierno Nacional tenía noticias de dónde estaba el submarino a las pocas semanas de su hundimiento" observó.

Carreras reveló que la Justicia tomó como prueba en este proceso manifestaciones que aparecen en la página 141 del libro "Primer Tiempo" del ex presidente Mauricio Macri. "Esos párrafos son casi una confesión de la mentira a los familiares" acusó.

"En un apartado dice que 'lo bueno del hundimiento del ARA San Juan fue ver cómo el mundo nos ayudó y las relaciones exteriores sirvieron para volver al mundo'. Algo de una ruindad, de una crueldad incalificable" disparó.

Para el ex señor 5 (Arribas) y la ex señora 8 (Majdalani) este llamado a indagatoria es la señal de una imputación, y luego de 10 días ambos podrían ser procesados por espionaje ilegal.

El supuesto delito, como todos, perseguiría un móvil, que según la doctora Carreras era "proteger la imagen presidencial de cualquier tipo de perjuicio o mancha. Entonces el próximo imputado tiene que ser Mauricio Macri. ¿Quién mandó a Arribas y Majdalani a hacer esto? El beneficiado, el ex presidente".

La doctora Carreras se mostró convencida de que Macri no podía ignorar estas maniobras ilegales, y dio su argumento: "Consta en la causa que el día que el ex presidente recibió a los familiares en la Casa Rosada, los esperaba con una carpeta de color rojo donde tenía redactado un decreto que coincidía con la propuesta que le habían llevado por escrito los familiares. El estaba al tanto de todo".