20.06 

Bomberos de Sierras Bayas cumplen 23 años de servicio a su comunidad

Sin ceremonias debido a los protocolos que se vienen implementando por la pandemia del coronavirus, hoy se celebra el 23º aniversario de la creación del Destacamento Nº 2 de Sierras Bayas de la Asociación Bomberos Voluntarios de Olavarría.

Se celebra hoy el 23 aniversario del Destacamento Nº 2 de Bomberos Voluntarios de Sierras Bayas, sin actividades ceremoniales debido a los protocolos sanitarios adoptados en el marco de la pandemia del coronavirus, aunque sí se realizará un saludo a la Bandera argentina.

La creación de destacamentos en las zonas industrial y más habitadas de nuestro Partido respondió a la necesidad de descentralizar y acortar los tiempos de respuesta de los bomberos voluntarios, y en ese contexto el 20 de junio de 1998 comenzó a funcionar el Destacamento Nº 2 de Sierras Bayas, dependencia que hoy está al mando del oficial auxiliar de Dotación, Jorge Del Río.

Del Río, que lleva casi cuatro años como titular del Destacamento, explicó que "hoy en el cuerpo activo somos 15 y tenemos una tanda de aspirantes que están en la etapa de preparación. Son 4 ó 5 aspirantes que cuando cumplan el período de capacitación y aprueben pasarían a formar  parte del destacamento".

Asimismo, detalló que "en lo que respecta a la relación con la comunidad, el vecino sierrabayense es de colaborar mucho" y que "hay una excelente relación con el personal del destacamento", recordando que "la unidad Nº 27 que lleva el nombre de Gabriel Guasura fue donada por Canteras Piatti".

Del Río también planteó que "en colectas que se han hecho se adquirió también la unidad 22 y parte de la unidad 14. Esa colaboración nos hace sentir apoyados y nos demuestra la gratitud por la actividad que desarrollamos".

El titular del Destacamento sierrabayense indicó que "en los destacamentos la idiosincrasia es distinta que en el Cuartel Central, acá como todo el mundo se conoce si se necesita algo relacionado a bomberos se pide a la persona con la que más confianza se tenga. Hemos colaborado con todo y para todos, con cosas que a veces ni eran para el destacamento. Por ejemplo en la Fiesta del Choripán Serrano se participó con gente de los destacamentos sin tener ningún beneficio económico, simplemente por conocer a la gente que lo organiza, por ser vecinos, y por la buena relación que hay con la comunidad".

"Lo mismo pasó con el Día de Hacer el Bien -agregó- que siempre piden colaboración al cuartel, la gente que ese día tiene franco y no trabaja colabora pintando, haciendo parquizado, con el fin de beneficiar a la comunidad".

Con respecto a la cantidad de salidas que han tenido en el último año, explicó que "afortunadamente no se dio el verano que se pronosticaba. Esperábamos un verano difícil. Nosotros tenemos la dificultad del Cerro Largo, que por sus características geográficas es muy complicado. Creo que salimos dos veces nada más, a incendios bastante chicos comparando con lo que han sido otros años. Esperemos que la comunidad tome conciencia de que hay que cuidarlo".

Del mismo modo, destacó que "actualmente hay una movida importante con el tema de lo que es el Cerro Largo en sí, y por lo mismo tratamos que se cuide, no solamente por la fauna y la flora sino también por el trabajo que da cada vez que debemos ir por un incendio. Hay lugares que son tan inaccesibles que cada vez que se prenden hay que dejarlos quemar porque es imposible trabajar. Tratamos de que la gente tome conciencia de que realmente hay que cuidarlo".

En cuanto a cómo se ha dado el trabajo en pandemia, Del Río señaló que "el año pasado fue muy atípico, como en todos lados. Nos manejábamos con una guardia mínima, en la cual pedíamos que solo los suboficiales estuvieran en el destacamento en el momento que se los necesitaba por el hecho del desconocimiento de lo que es la enfermedad en sí. En un primer momento era todo con muchísima precaución, como trabajar con materiales peligrosos; a medida que se fue adquiriendo conocimiento de la enfermedad, de la forma de transmisión, de cómo cuidarnos, fuimos tomando confianza y fuimos retomamos actividades, aunque sin llegar a ser normal. Todavía nos estamos cuidando de manera extrema porque al ser 14 nada más si compartimos capacitaciones, aunque mantengamos distancia, si nos llegamos a contagiar y fuera algo masivo sería un desastre, porque tendrían que asistir a las emergencias desde el cuartel central. La idea del destacamento es ser autónomos y cubrir todas las salidas".

Por otra parte, el titular del Destacamento reveló que "yo les digo constantemente a los integrantes del cuartel lo orgulloso que estoy, incluso tuvimos el reconocimiento de un médico que trabajo en un accidente cerca de Canteras Piatti con el tren. El hecho de que ya llevan 23 años de trabajo los ha hecho profesionales, el de menos antigüedad tiene 10 años como bombero. El médico emergentólogo accidentado me llamó para felicitarme por la forma que trabajó el personal; nosotros nos capacitamos para trabajar de esa manera, pero el hecho de que lo reconozca alguien que trabaja en el mismo ámbito que nosotros hace que se nos infle el pecho al decirnos '¡mirá que bueno el personal que tenés y felicitalo de mi parte!'. Yo estoy orgulloso de conducirlos y trato de ser un compañero más, hoy simplemente por las circunstancias de la antigüedad, llevo 32 años en el cuerpo, eso hace que esté a cargo del destacamento".

En cuanto a las actividades previstas para hoy, aclaró que "vamos a hacer una ceremonia muy sencilla, una formación que ni siquiera es formación ya que nos vamos a parar frente a la bandera para saludarla, decirle feliz cumpleaños al destacamento y luego nos desconcentramos. Cuando todo esto pase ya habrá tiempo para festejar, tendremos todos los festejos atrasados y los nuevos; pero por ahora para cuidarnos el personal y la institución en sí no vamos a hacer nada oficial ni representativo para evitar el tema del contagio".