24.06 

La Casa de Cristina, envuelta en lanas

Hay experimentados, hay novatos, profesionales y amateurs. A La Casa de Cristina en Necochea al 2700 ingresan muchísimos olavarrienses que anhelan crear (o pedir que les realicen) prendas de lana para pasar el frío más confortables. 

Este comercio de la ciudad es uno de los que provee a creadores de prendas de lana y accesorios. Por este tiempo de frío "estamos con mucho trabajo" reconocen desde el local Raúl y Karina que se encargan de la atención al público. "Con el frío con más razón", dice Karina "la mayoría de las que son tejedoras van a buscar exclusivamente una lana que ya conocen" y comienzan a crear.

Por otro lado están los que recién empiezan que son los que necesitan mayor información y suelen optar por lo más económico.

"Lo que más se vende es cashmilon que es acrílico y el shetland con lo que se puede hacer bufandas, gorritos, polainas, también se están usando mucho los chalecos, sacos, pullovers con colores que la mayoría busca que combinen con todo, como los clásicos", comentó Karina desde el local. Aunque reconoció que también "se usan mucho los colores fuertes, quizás más para bufandas, gorros, para que resalten".

Raúl aseguró que con el encierro en tiempo de pandemia "el año pasado han tenido que estar encerrados y ha crecido la venta mucho más, y ha crecido quienes se han volcado a tejer". Además, hay muchas personas que conocen el uso de las agujas, "antes había centros recreativos que enseñaban a tejer y había gente que aprendía. Lógicamente ahora es un furor, al estar encerrados buscan hacer algo y el tejido es importante".

Con lana no solo se confeccionan prendas sino que se pueden realizar accesorios como guirnaldas, borlas, pompones, alfombras. "También se hacen manualidades sin agujas, con la mano. Por ejemplo el hilo de algodón, se usa para hacer macramé", y allí tienen los insumos.

Lo cierto es que desde La Casa de Cristina han visto cómo la lana se ha mantenido vigente con el correr del tiempo al punto de que diferentes generaciones continúen con el oficio en diferentes hogares. "Hay muchas chicas que tejen y les enseñan las abuelas. Hubo una época en la que se usó el polar pero la lana es lo que más calienta, más en estos inviernos y quienes tejen lo toman como una terapia, uno se entretiene". Al mismo tiempo hay quienes lo toman como una salida laboral y ofrecen sus producciones en redes sociales o en comercios que los exhiben.

Para quien desee dejarse envolver por este mundo puede ir hasta La Casa de Cristina en Necochea 2745 en horario comercial o llamar al 412422.