06.07 | Política Programa Tu.Vi

El análisis de la oposición, la deuda en materia habitacional y un plan "muy selectivo"

Los concejales Celeste Arouxet y Germán Aramburu hablaron de las "chicanas políticas" y de una "gran deuda habitacional" por parte de la gestión de Galli. En el medio, un amplio universo de trabajadores que no llega a cumplir con los requisitos para acceder al Plan.

El programa de viviendas que lanzó el Municipio recientemente sigue siendo foco de críticas no solo en el ámbito opositor, sino también por un amplio universo de vecinos que queda excluido básicamente por no llegar a cierto nivel de ingresos.

La entrevista que realizó EL POPULAR con el Intendente Ezequiel Galli para la edición del domingo reflotó la polémica. Allí, el Jefe Comunal planteaba que el programa está pensado para "gente que puede pagar" y que "para los que no pueden, hay otros programas".

Pero además, Galli hablaba de una ciudad y un país "donde la gente se gane su techo con el laburo", quizás sin tener en cuenta que hay muchos trabajadores cuyos salarios están por debajo de lo requerido para el ingreso al primer plan habitacional de la Gestión actual. 

El plan Tu.Vi., el análisis de la oposición, la deuda en materia habitacional y un plan "muy selectivo". Esta vez, los concejales Celeste Arouxet (Bloque Radicales de Juntos por el Cambio) y Germán Aramburu (Renovación Peronista) aportaron sus miradas en materia habitacional. 

Con más de 2500 inscriptos al Registro de Demanda Habitacional -de acuerdo a los datos aportados oficialmente hace días y sin precisiones más actualizadas- la adhesión al programa de viviendas Tu.Vi. llegaba hasta ayer un total de 103 anotados.

En el medio, un juego de "mucha chicana política por la cuestión electoral y una gran deuda del Gobierno municipal que lanza un programa sobre el final de su segundo mandato y después de seis años de no hacer nada en materia habitacional", definió Aramburu.

Para Arouxet, es un programa "donde la Municipalidad no aporta un centavo y lo paga ciento por ciento la gente". Pero además, el plan de viviendas "sin dudas es muy selectivo".

Críticas

El plan de Viviendas Tu.Vi. fue lanzado oficialmente el 26 de junio, pero estaba pensado desde el 2019 y la pandemia obligó a postergar su concreción.

"No es lo mejor, pero es lo que hay", resumió el edil de Renovación Peronista que cargó contra los seis años de gestión gallista sin propuesta habitacional, razón por la cual "me parece bien que el Gobierno tome en agenda el problema de viviendas".

Germán Aramburu fue más allá del programa Tu.Vi. y puso el foco en otra problemática: el banco de tierras. La realidad marca que hay pocos lotes disponibles para una demanda que crece, un hecho que vinculó con la cuestión ideológica de Cambiemos "que es dejar los negocios en manos de los privados" (ver aparte).

"Hablan como si recién llegaran, pero están sobre el final de la segundo mandato", sentenció Aramburu al tiempo que respondió a las críticas de Ezequiel Galli sobre el voto por unanimidad de la ordenanza que dio pie al Tu.Vi. 

Si bien el programa "fue producto de una ordenanza debatida en su momento y votada por todos, lo que se critica son los valores que se han puesto. Es cierto que son valores reales y que con respecto a viviendas hay muchos instrumentos que son válidos y este es uno de ellos. Así como queda afuera mucha gente, hay quienes se anotaron. Lo que es real es que el costo es excesivo".

Celeste Arouxet también se refirió al voto de la ordenanza mientras que valoró el proyecto que en su momento se presentó desde su espacio (ver aparte). Dijo que "nosotros aprobamos un plan de viviendas que decía un valor 'A' y un valor 'B', pero la implementación, los costos, las licitaciones y la metodología del Tu.Vi quedaba a cargo del Ejecutivo".

Destacó que "siempre vamos a acompañar cualquier proyecto que sea para generar viviendas, pero en este caso en ningún lugar de la ordenanza estaban todas las falencias que vemos en este proyecto".

"El Municipio no es una financiera"

"Llegaron a comparar el programa de viviendas con un banco", señaló la concejal de Radicales en Juntos por el Cambio en referencia a la defensa del Intendente sobre las ventajas de este plan habitacional respecto de lo que es un crédito hipotecario.

En esta línea, Arouxet enfatizó en que "el Municipio no es una financiera y debe encargarse de cumplir con las políticas públicas con el dinero que le brinda el olavarriense".

Dijo que Olavarría "tiene un presupuesto de 5 mil millones de pesos con una proyección de más de 6 mil millones en lo que es este año. Entonces cuesta entender como todavía no puede desarrollar un plan de viviendas con recursos propios".

Para la concreción de las 40 viviendas Tu.Vi. en el barrio Pickelado (20 de construcción tradicional y otras 20 prefabricadas) el Municipio afirmó que invertirá 100 millones de pesos, de los cuales como mínimo llegarán 50 millones del dinero que los adjudicatarios destinarán a la adjudicación, requisito que fija el acceso a la licitación y que parte del millón de pesos necesarios para la puja de uno de los 40 lotes disponibles. 

Otra cuestión que analizó Arouxet es el valor de la cuota que se estima en los 33 mil pesos para viviendas tradicionales y $17.800 para las industrializadas, con un ajuste cuatrimestral estipulado según el Coeficiente de Variación Salarial. 

"Hay que entender cuál es el salario promedio de un olavarriense", señaló la concejal al tiempo que cargó contra los costos de fabricación de estas viviendas. 

En la misma línea se ubicó Germán Aramburu: "cuando uno ve los ingresos medios que hay en Olavarría se da cuenta a simple vista que este programa del Municipio queda lejos de un trabajador promedio".

Por otra parte, "es necesario pensar otras alternativas para el sector trabajador de menores recursos y el sector informal que tendrá que tener alguna ayuda más fuerte del Estado sea municipal, provincial o nacional".

Celeste Arouxet también puso en eje de discusión los costos. "No entendemos de dónde se hicieron las estimaciones en cuanto al valor. Se tomó un valor de 86 mil pesos el metro cuadrado y todos sabemos que hay alternativas más económicas de viviendas al alcance de la gente. Además, si se toma ese valor, a hacer 40 viviendas debería reducirse. Como decimos siempre, el Ejecutivo efectúa las compras con unos niveles más elevados que incluso equipara el precio máximo de mercado. Acá no se están buscando precios ni cotizaciones, no se está cuidando el bolsillo de la gente, ni se está invirtiendo tampoco".